sábado, 31 de enero de 2009

LO QUE NO VA EN EL MUNDO DE LA CONSTRUCCIÓN





En 1978 hace poco más de 30 años, se aprobó en este país una Constitución en cuyo artículo 47 se priorizaba el derecho de todo español a disponer de una vivienda digna. En aquellos momentos la duración media de una hipoteca era de 13 años. En la actualidad, una hipoteca de menos de 30 años, es una cosa rara. ¿Qué ha cambiado a por peor, teniendo en cuenta que los avances técnicos deberían de abaratar el coste de la vivienda?. Sin duda la política de imponer normas y leyes embrolladoras, y la especulación.

Pero nos remontemos unos años muchísimo más atrás de la vigente Constitución. Estaba probado que en España había un personaje llamado Jaime de Andrade de seudónimo, guionista de la célebre “Raza” y autor de “Diario de una bandera”….¿adivinan quién era?. Pues Francisco Franco Bahamonde, el vencedor de la última guerra civil española. En su juventud a Don Jaime de Andrade le gustaba hacer planos de urbanizaciones y de viviendas pensadas para los obreros, las clases más necesitadas del país. Y de allí saldría el germen de la ideología de “Ni hogar sin lumbre, ni un español sin pan”. Durante la dictadura de Franco, fue cosa muy frecuente hacer barrios y urbanizaciones de “casas baratas”, destinadas para viviendas de los obreros españoles, algo que no recuerdo que se hayan hecho en el periodo que vendría tras la muerte del dictador. En aquellos tiempos, una hipoteca, apenas se tardaba una década en acabar de liquidarla, y cualquier obrero con ganas de trabajar, podía hacerse él mismo su propia casa, y lo que es más: se salía con ello. Entonces las cosas tenían el valor que tenían que tener: con poco dinero, podías hacer y comprar muchas cosas, sin leyes perturbadoras que estorbaran; y no es como ahora que con mucho dinero sólo puedes hacer muy pocas cosas por lo caro que se ha puesto todo y además con malas leyes que ponen palos a toda clase de iniciativas. El peón con el sueldo más bajo de una fábrica, si se estrechaba el cinturón y ahorraba algo, empezaba a comprarse un trozo de parcela, buscaba el arquitecto que le ofrecía el dibujo más barato, pedía un sencillo permiso a su modesto ayuntamiento, cogia un pico y pala, cavaba, pastaba a mano con una pastera, llenaba los cimientos a mano, cogía los ladrillos, y de vez en cuando solicitaba los servicios de algún colega, amigo o familiar para poner las vigas, cubría la casa, y poco a poco terminaba la casa, con grandes sacrificios, esfuerzos y ahorros, y terminaba teniendo una casa mínimamente digna, hecha con amor, con esfuerzo,….y sin que nadie le exigiera como ocurre actualmente: plan de seguridad e higiene, reglamento tal o cual, permiso tal o cual, y toda una burrada de exigencias administrativas que no sirven para nada (salvo dificultad aún más todo) y encarecen de verdad la vivienda. En verdad, a Franco le preocupaba que el obrero pudiera tener una vivienda, por lo que toleraba todo lo posible para que el obrero se la construyera, y no le ponía leyes persecutorias. En aquellos tiempos se podían ver muchas calles con pilones de arena en los lados de viviendas o parcelas, en la que ya se podía adivinar que alguien se estaba haciendo obras, y sin lo que hoy se entiende por un permiso. Pero hoy día, simplemente por construirle una caseta al perro, ya tienes que pedir todos los correspondientes permisos reglamentarios. Cosas como esas han hecho que para poder disponer de una vivienda, cualquier hijo de vecino se tenga que endeudar de por vida con hipotecas de más de 30 años (y en algunos casos hasta 50 años).

A los nuevos ayuntamientos del postfranquismo les vino bien sacar una buena tajada de dinero con lo de los permisos de obras, por lo que dejaron de tolerar la libertad que entonces disponía la gente de hacerse obras por su cuenta dentro de sus propiedades. Y a la administración y los sindicatos, le fue bien colarse con aquello de la Seguridad e Higiene, que terminaría llevando a menudencias tales como elaboración de un plan de seguridad e higiene a cada obra, con la excusa de que de esta manera mejoraría a seguridad de los trabajadores, y para colmo, cada semana, una o más veces, enviando un inspector de seguridad que compruebe todo, con el consiguiente entorpecimiento de las obras, aparte de encarecerlas aún más. Lo cierto es que ningún gobernante, ni ningún sindicalista liberado sabe lo qué es soportar largas horas un casco en la cabeza sobretodo con mucho calor, trabajar con unos mal llamados zapatos de seguridad que con los calores del verano producen sabañones en los pies, unos andamios montados de una forma de estorban la manera adecuada de trabajar, aguantar unos arnés horas y horas que casi se parece a cómo trabajarías a todas horas con un traje de buzo. Por otra parte, con todos estos instrumentos de tortura a lo que obligan por aquello de la Seguridad e Higiene, no mejora en nada el rendimiento del trabajo por lo entorpecedor que ello es. Y otra cosa muchísimo más grave e hipócrita: lo que nunca dicen ni la prensa, ni los sindicalistas, ni los gobernantes, es cuando hay un accidente laboral, en la inmensa mayoría de las veces suele ocurrirle a un inmigrante, a un extranjero, a alguien de muy baja preparación, de poco sentido común en el trabajo, y de muy poco cuidado, procedente de un país acostumbrados a trabajar de cualquier manera, sin ese sentido del trabajo bien hecho que tenemos en nuestro país. Entonces por qué los accidentes de unos inexpertos, lo tienen que pagar el resto de los trabajadores con sentido común en el trabajo como para no buscar accidentarse. La Seguridad e Higiene, los Planes de trabajo o prevención, no sirven absolutamente para nada, salvo para estorbo de la libertad de trabajo, y lo digo porque se ha buscado culpabilizar a la gente (haciendo de ello un suculento negocio para abogados y administración –con llenado de arcas a través de sanciones-), cuando antes te partías un hueso y no se culpaba a nadie, salvo a uno mismo. Cada cual tiene que trabajar a su manera, y como quiera, o el trabajo en las condiciones impuestas por la fuerza se convierte en una tortura. Además tal preparación técnica en seguridad e higiene que se exige a los trabajadores, se parece más bien dirigida a un licenciado universitario, que no a un simple obrero de la construcción que suele ser de lo más bajo en nivel formativo y cultural, el más incapacitado para los estudios. En la construcción es el sector donde por norma entran las personas que menos capacidad tiene para los estudios, pero con los suficientes cojones para soportar ese trabajo tan duro, por lo que es para gente a la que no se le puede exigir conocimientos técnicos, y menos conocimientos complicados derivados de la “seguridad e higiene”. Por cosas como esas hoy día es tan complicado, caro y difícil hacerse una vivienda, cuando en comparación, en los tiempos de Franco, que no existían esas cosas impositivas, el más bajo de la escala social, si de verdad se lo proponía y ponía empeño y voluntad, con un poco de destreza, pericia y trabajo, se salía con ello. Y si no os lo creéis, preguntadle a nuestros actuales jubilados de la construcción si es verdad de lo que estoy hablando. La culpa de que sea tan caro construir, es de esas normas obligatorias, de esos chupones que quieren su tajada de pastel sin apenas trabajar, y de los especuladores que se aprovechan de ellos. ¿La solución?, pues volver a las mismas maneras de los tiempos de Franco: eliminar normas, obligaciones, impuestos, exigencias,…y permitir la total libertad de construcción de vivienda al gusto de cada uno. Los accidentes de trabajo, se debe de decir que es el precio que ha de pagar quien no sabe o no quiere andar con cuidado, pero no tienen porque pagar los justos por pecadores. En una obra con un sol de justicia, lo adecuado no es ponerse un casco, sino una ligera gorra; y con los pies, lo adecuado no son unas botas de suela y recubriendo metálico, sino un aislante y aireador calzado. El corte con radial, se debe de aconsejar el uso de gafas o protección,….pero ya digo: las obligaciones son siempre malas: nadie tiene porque meterse con la libertad de cada uno, y si alguien se accidenta o muere, no hay porqué buscar culpables, que eso es lo que hacen los abogados siempre rapiña ávida de buscar excusas para sacar dinero a los demás: buscando culpables en el empresario, en el arquitecto, en el encargado, en los oficiales etc…., como si los colegas de trabajo tuvieran que ejercer obligatoriamente de policías laborales de sus propios compañeros. Las cosas no deben de ser así: tiene que haber libertad de que cada uno trabaje como quiera y a su gusto, y que nadie se sienta obligado a nada: el libre mercado ya podrá las cosas en su sitio: el consumidor comprará la vivienda que encuentre en el mejor precio y calidad, sin fijarse en el método o forma construida, y todo lo demás poco cuenta, aparte que nada de lo que encarece indebidamente una vivienda es bueno. Es el libre mercado quien tiene la última palabra sobre si una construcción está bien hecha o no, no la Administración señalar o imponer lo que ha de ser bueno o ser malo en la ejecución de una tarea.

Errado va quien piense que un obrero trabaja mejor con un casco. Para que lo entendáis, basta que os pongáis uno, lo llevéis en un día cualquiera, con sol o sin sol, todo el día puesto; para lo que hagáis: girar la cabeza, inclinaros a recoger algo, etc…, y al cabo del día, ya me diréis que tal os ha ido. Los políticos sólo se los ponen para hacerse la foto en las obras, pero bueno seria que también se las pusieran a todas horas en el parlamento, donde allí también existe un riesgo: si aparece otro Tejero, disparando al techo, ese podría caerse, ¿no?, entonces sus señorías, al menos lleven la protección que obligan a ponerse por la fuerza a los obreros de España. Seguro que siendo así, sus señorías bien pronto sacarían una nueva ley en la que derogarían la obligación de ponerse casco. Eso hace que los obreros que son más expuestos a la vista del público o inspectores, se lo tengan que poner, pero de obras a dentro, tienen unos códigos secretos corporativistas de avisarse en caso de presencia de indeseables, de ponérselo, porque la verdad es que siempre que pueden, se lo quitan, y si trabajan en lugares donde no son vistos, en vez de casco, se ponen gorra ligera. Los inspectores, por supuesto, siempre son mal vistos y temidos por casi todos los obreros de la construcción, aunque tengan que ponerles buenas caras para no complicar más aún las cosas. La hipocresía laboral estás servida.

Cuando yo entré por primera vez en la construcción, a finales de los años 70, cualquier peón podía llevar una grúa, y generalmente la solía llevar el empleado que mejor destreza tenía en saber recoger la carga i llevarla exactamente al punto requerido. Hoy día te exigen un curso de muchísimas horas, como si te enseñaran a pilotar un avión airbus. Algo absurdo. ¿Sabéis quienes tienen la culpa?...los abogados y los jueces, y la administración ávida del dinero de las multas, pues todos se aprovechan de los fallos para ir tras el dinero. Eso no es nada bueno, ni para el país, ni para nadie, y además va contra el principio de la libertad de trabajo. Incluso para llevar una simple máquina-toro, te exigen un curso de muchísimas horas. Hasta tal punto han llegado las prohibiciones, que casi ni vale la pena entrar en el oficio, por la falta de libertad de trabajo. En mi opinión, un toro lo puede llevar cualquier imbécil que demuestre que puede llevarlo bien, y eso no pasa necesariamente por un curso con un título. Y lo mismo vale para los maquinistas de retros y otras máquinas, de los cuales, los mejores maquinistas del país, los que mejor saben hacer las zanjas y nivelar bien los terrenos, ninguno tiene el consabido título y los cursos exigidos. ¡Hasta dónde llega el nivel de estupidez de los políticos, los abogados, y los sindicalistas!, que por supuesto, los sindicalistas no son los que trabajan de verdad en la obra, sino que hacen de liberado, es decir “de político que vigila la empresa”.

Ahora se dice que un albañil para ejercer, tendrá que tener un carnet en el año 2012, lo que le exigirá un curso de muchísimas horas. Como si la de albañil fuera una carrera universitaria más. ¿Qué albañil, tras la cansada jornada, y con obligaciones familiares, va a sacar el tiempo para un curso que de verdad no necesita, ya que eso es un oficio que no se aprende en cursos, sino con la práctica y la experiencia?. Existen miles de autónomos de la construcción, y ninguno con ese carnet que ahora se exige; porque parece ser que el de empresario es la única función social en la que puede entrar cualquiera sin necesidad de título alguno, salvo el de ganas de trabajar,…y un país sin empresarios, sin gente con dinamismo e iniciativa, ¿adónde irá a parar?. Desde luego, vamos por mal camino. Ese carnet lo que hará es que los listos que obtengan carnet se aprovecharán de los demás, encontrándose los veteranos que tendrán que hacerse pasar por peones, cuando existan las visitas de los inspectores, algo malo, puesto que al recortar aún más la libertad de trabajo con tanta norma y exigencia, no se puede competir, y encima el resultado final del producto es un encarecimiento desorbitado y de una peor calidad de acabado. Creo que la conclusión final será: en lo posible, quien pueda encontrar la manera de que se trabaje en negro, y con las puertas totalmente cerradas, es lo mejor que puede hacer.

Con todo lo que explico aquí lo que trato de reivindicar es que se vuelva a la libertad de trabajo, como en los tiempos de Franco, sin normas, sin trabas, para que que se esfumen todos esos cuantos elementos que han puesto el derecho constitucional a la vivienda, a un precio inaccesible.

¿Sabéis a qué ha traído esas normas y esta falta de libertad de trabajo a España?. Que seamos el país de la chapuza: Los acabados de la construcción, aparte de lo carísimos que son, son de muy pésima calidad. Un obrero soportando la carga de un casco en la cabeza, es imposible que ate bien una armadura, o deje bien colocada la pieza cerámica, o heche la adecuada proporción de material en la mezcla. Eso da lugar a que seamos el país de los remiendos. Cada vez que vas a una casa distinta, uno se da cuenta de la última chapuza que han dejado, e intenta arreglarla. Pero viendo tantas chapuzas en todas partes, qué importancia tiene dejar otra chapuza de más. Ese es el rol que se sigue habitualmente, aunque tampoco voy a cuestionar la existencia de muy buenos profesionales, pero que son clara minoría, y bastante marginados en su buen hacer y su buen sentido común.

He leído todos los libros sobre construcción CEAC, el vademécum de la construcción de los aparejadores, incluso algo sobre arquitectura de Vitrubio,…y a decir verdad, allí no se aprende el arte de la albañilería: ello es oficio, y sólo se puede aprender con una larga y constante práctica, y los libros influyen de manera nula. La construcción no se aprende en los cursillos de los lacayos de los políticos que lo que saben es simplemente a nivel de chapuza. La verdadera esencia del oficio de la albañilería, sólo sale de las manos de los hombres trabajadores capaces de hacer auténticas maravillas empleando las manos y la inteligencia, la experiencia que la los años de práctica en el oficio. Puesto que la tarea de cada día es algo distinto, algo que requiere improvisación, y es por tanto, algo que más que nada requiere esa libertad de trabajo que ahora tanto está siendo cuestionada, por culpa de la Administración, el estamento judicial, y los sindicatos (tanto los empresarios, como los trabajadores de verdad, saben que todas esas imposiciones son estorbos entorpecedores de las obras). De nada va a servir ese supuesto carnet de constructor de 2012, puesto que existe el hombre de oficio en la construcción, pero de escasas facultades para las letras, y eso último no se puede exigir, como a nadie se le ocurriría exigirle a cualquiera un largo curso de lengua china. La falta de libertad de trabajo, para nada crea unas condiciones de orgullo de trabajo bien hecho: sino que más bien lo que hay con demasiado abundancia es el orgullo de no trabajar, de buscar excusas para todo, y hasta incluso hay quienes presumen de no dar golpe, que incluso parecen admirados por el resto de la sociedad. Eso último es lo que fomentan la inacabable lista de normas y reglamentos. ¿Realmente alguien cree que le va a construir una buena casa, un operario que tenga que soportar todo el día el peso de un casco sobre su cabeza, la confusión y la torpeza de unas normas?.

Estoy seguro de que si Franco resucitara y volviera al poder, se suprimiría todo aquello que ha hecho encarecer la vivienda, e imposibilitado al obrero que se construyera una por su cuenta. No discutiré la seguridad e higiene en el trabajo, pero que sólo quedara a título informativo, sin que ello recortara para nada la libertad de trabajo: trabaja como quieras, y para quien se accidente, mala suerte, pero eso no es razón para que las libertades laborales de los demás tengas que ser cuestionadas. Entonces es muy posible volver a los tiempos de las hipotecas a 10 años, y de los mozos de almacén, que son capaces de construirse ellos mismos su propia casa, como simples aficionados. ¿No es eso la libertad que queremos?, ¿o preferimos la esclavitud de las normas, que incluso nos llegan hipotecar de por vida, y convierten el amor al trabajo en un desengaño para convertirse en un profesional de la chapuza?.

Y cuando necesitéis un profesional de la construcción, no os fijéis en un carnet, sino en la buena fama que le acompañe. Fijaos más bien en su estilo y manera de trabajar, en cómo ejecuta y deja los acabados. En una profesión que es muy competitiva, y además es oficio, de muy poco valen o sirven supuestos carnets o normas. Y andaros con mucho cuidado con los vagos y chapuceros, pues son quienes más viven y se aprovechan de las normas impuestas y de la falta de libertad de trabajo. Esos últimos, dejádselos para los que realmente les conviene: para los mismos que las imponen y las fomentan. Con todo lo demás, hemos tenido la mala suerte de hacer un país de mierda, donde el derecho constitucional a una vivienda decente, no está al alcance de cualquiera.

martes, 27 de enero de 2009

TENGO UNA PREGUNTA PARA USTED





No me seleccionaron ni me invitaron en el programa de Lorenzo Milà para poder hacerles algunas preguntas como ciudadano a nuestro presidente del gobierno, pero si hubiera asistido, le hubiera preguntado lo siguiente:


Buenas noches, Señor Zapatero. Sólo un par de preguntas:

¿Por qué los funcionarios tienen la nómina a perpetuidad y por esa razón no tienen que preocuparse de nada en sufrir el paro, los trabajadores a cuenta ajena con suerte tienen el fondo de garantía (a cuenta de los contribuyentes) para cobrar indemnización si la empresa está insolvente en caso de despido, los parados tienen un subsidio limitado según el tiempo cotizado, y los autónomos que son los que de verdad trabajan y aguantan a todos los demás (en 2008 se dieron de baja más de medio millón) no perciben ningún tipo de protección del Estado, existiendo tal visible discriminación social, cuando usted incluso tiene en su gobierno un ministerio llamado de la “Igualdad”?

Y la segunda pregunta:

Los norteamericanos suelen decir: “tal preso cuesta al contribuyente”, “tal vale de la asistencia social cuesta al contribuyente”, “tal maestro cuesta al contribuyente”, “tal carretera”, “tal beca”, etc…y aquí en España, con todo el interminable abanico de gastos públicos ¿por qué no decimos lo mismo, lo que nos cuesta al contribuyente, hablando claro?.


Me hubiera gustado saber qué es lo que me hubiera respondido Rodríguez Zapatero. Pero quisiera añadir en mi bloc algunas consideraciones acerca del programa de anoche en las preguntas al presidente. En primer lugar ya indicaban los mismos servicios informativos que el presidente ya tenía ensayado con fichas las posible preguntas y las posibles respuestas, por lo que como buen torero, estaba preparado para lidiar las embestidas de los distintos toros. Me llamó la atención que dijera que tiene 77 asesores en La Moncloa, y que nadie pudo predecirle hace un año la gravedad de la crisis a la que ha llegado. Yo recuerdo que Adolfo Suárez tenía entre 10 y 20 asesores en La Moncloa (se les apodaba “los fontaneros”). Yo desde luego, tampoco predecía hace un año una crisis financiera, pero lo que si veía venir hace al menos 2 años, una burbuja inmobiliaria. Si me hubiera contratado como asesor en La Moncloa, al menos la mitad de la crisis la habría preveído.

Luego sobre algunas cuestiones del tipo “hay que destinar más recursos en eso y en aquello (en becas, en justicia, etc…)”, no nos aclara quiénes lo van a pagar y de qué manera. ¿Más recursos para la justicia?, ¡qué disparate, Sr. Zapatero!, cuánto más justas son las leyes, menos tribunales necesita un país. Y un país en el que la justicia se encuentra que requiere más recursos, es un país que va por mal camino. Lo que hace falta es reformar y simplificar las leyes, cerrar tribunales y prisiones, y dejar bajo mínimos la legión de jueces, fiscales y abogados, que son la verdadera lepra del país.

Referente a la creación de 400000 puestos de trabajo entre directos e indirectos, con la inyección de dinero a los ayuntamientos, que daría para 31000 obras, la considero la manera más torpe de fomentar el empleo: más de la mitad de ese dinero se quedará perdido en las marañas de la burocracia improductiva.

Y finalmente aquello que pide de que tengamos confianza y que tengamos un compromiso de país, me gustaría recordarle al presidente, que para salir de la crisis al único que hay que darle confianza es al único que nos puede sacar de la crisis: al capital. Los alemanes tienen un viejo proverbio: “El dinero es como un pájaro que sólo se posa donde hay tranquilidad”. El país necesita leyes justas y simplificadas, eliminar impuestos y trabas al ahorro, y fomentar la confianza al capital inversor, que es el único que nos puede sacar de la crisis. La gente sólo invierte, si se le aseguran ciertas garantías, y esas a nivel político siguen sin estar seguras.

lunes, 26 de enero de 2009

LOS TIPOS DE INTERÉS Y LA SOLUCIÓN A LA CRISIS ECONOMICA

Hace tiempo que estamos inmersos en un proceso de crisis económica, en la que estoy viendo que los políticos no hacen más que tomar medidas torpes, y los analistas haciendo comentarios de todos los colores, pero nadie habla con claridad de soluciones que es lo que de verdad hace falta saber. Así que no me queda más remedio que proponer de modo resumido lo que pienso que ha de ser la receta ideal para salir de la crisis.

En primer lugar, la bajada de los tipos de interés ha sido una decisión tremendamente equivocada. Si en principio la subida de tipos sirvió para frenar la especulación, ahora se ha demostrado que la bajada no ha servido para la recuperación de la demanda inmobiliaria en una economía como la española en la cual la construcción era la locomotora de arrastre.

Los tipos de interés deberían de estar al fijo del 5%-6%, ni más ni menos, porque la economía para moverse precisa de los créditos, y como los créditos proceden del ahorro, si no hay recompensa para el ahorro, no hay ahorro ni se fomenta el ahorro mismo. Recuerdo que con Calvo Sotelo, con las Obligaciones del Estado que podías suscribir hasta entre 10 y 15 años, te daban un 16% de interés, algo que ya quisieran para sí muchos ahorradores (pero hay que tener en cuenta que en aquellos momentos, la inflación incluso superaba los réditos). Y ahora con unos tipos de interés entre el 2% y el 0% al que vamos camino, sólo nos llevará a que, aparte de lo malo de las retenciones que se aplican a las plusvalías, a que no valga la pena tener dinero ahorrado en los bancos. La gente guardará su dinero debajo de la teja, o en su caja fuerte de su casa, cuando no en un paraíso fiscal quien pueda permitirselo, de modo que circulará aún más el dinero negro, y con ello un estímulo para la economía sumergida en esa sociedad que de alguna manera precisa sobrevivir. Japón es un país, cuyo caso deberíamos de mirar: estalló la burbuja inmobiliaria a finales de los años 80, y de la cual unos 20 años después todavía no se ha recuperado. Desde entonces, la política del gobierno japonés fue la de aplicar bajos tipos de interés, hasta llegar casi al nivel cero, para que se estimulara y se recuperara la economía, pero lleva años de estancamiento y con una Bolsa muy floja, que se afloja más que no se relanza desde hace ya varios años. ¿Ahora volveremos a caer en el mismo error que los nipones?. No aprendemos de la Historia. En mi opinión, el tipo de interés debe de ser siempre fijo, y fijado por ley, para dar confianza absoluta a los inversores y seguir con ello unas seguras reglas de juego iguales para todos. No debe de ser demasiado alto que fomente la usura y la desinversión, ni demasiado bajo que tampoco fomente el ahorro. Un 5% sería un tipo de interés razonable y bueno para todos.

El segundo paso, dar a todos los ciudadanos una pensión, y nada de “discriminaciones positivas” o cosas por el estilo. O todos cobran lo mismo e igual, o nada para nadie. Los antiguos gobernantes romanos daban a sus ciudadanos una porción mensual de pan, aceite y carne, para su alimentación (aparte de entradas gratuitas al circo y al teatro), y de ese modo se evitaban los problemas que conllevaban la miseria: revueltas callejeras, robos, asesinatos, etc… En el mundo de hoy día, una familia donde todos sus miembros están sin trabajo, y sin dinero, es algo que no debería de tolerarse. ¿Cuándo aprenderemos de la política social de los antiguos romanos?. Y de aquí insisto en la necesidad de esa pensión para todos, que cubra sus necesidades básicas de un modo mínimamente digno. En esos momentos sobran proyectos faraónicos con el que se gastan muchos miles de millones de euros, que más bien harían en dirigirse a pensiones para todos. He aquí la responsabilidad el gobernante: es inmoral que tipos como Zapatero o Montilla se gasten miles de millones de euros en obras faraónicas a costa del contribuyente, y no sepan repartir el dinero entre los que realmente han sido afectados por la crisis. Las clases sociales existirán siempre, y nadie ha de estar obligado a trabajar, pero quien quiera tener más dinero, que se lo sude y trabaje, aparte del complemento de la pensión que ha de aportar el Estado. Si cribamos bien las cuentas del presupuesto del Estado, nos daríamos cuenta de que sí es posible que cada español pueda tener una pensión. Con eso resolvemos la mitad de la crisis, que ya es mucho.

El tercer paso, es la eliminación progresiva de los impuestos. Los impuestos, aunque algunos los consideren necesarios, son siempre malos para un país: fomentan el despilfarro, la corrupción, la picaresca,…y hace que el país sea menos libre porque….¿qué ciudadano se siente libre, si está obligado a pagar toda esta sarta de impuestos?. Los impuestos sólo hacen que una parte del país se convierta en la parásita sanguijuela que chupa a la otra parte, y eso no puede ser nada bueno para un país.

Y por último, cuando se haya logrado todo lo demás expuesto arriba, y se tengan claro las reglas del juego entre todos, lo único que tienen que hacer los que tienen dinero (que son muchos, y tienen muchísimo) es ponerlo a circular, es decir, por ejemplo: hacer obras en su vivienda, renovar su mobiliario, consumir libros, comprarse ropa, cambiarse el coche, salir el fin de semana a cenar al restaurante,…., en fin, se trata de gastar, para que el dinero vuelva a circular y con ellos todos se beneficien, creando de nuevo otra situación de pleno empleo para todos, donde todos pueden ganar, gastar y ahorrar.

DIAS DE FIEBRES E INSOMNIOS FEBRILES

El pasado viernes, a partir de la tarde empecé a sentirme mal. Llegué a casa del trabajo y pude comprobar que tenía fiebre. Luego pasaría una mala noche de insomnio aguantando 40 grados de fiebre. Al día siguiente la fiebre continuaría, aunque remitiendo un poco: tuve una media de 38,5 en las varias veces que me lo comprobé. La noche siguiente no seria mejor: otra mala noche de insomnio con una media de 39,5 de fiebre. Ya el domingo, continué todo el día con fiebre: una media de 39 grados durante prácticamente todo el día, aunque ya entrada la noche la fiebre me bajó y empecé a sentir cierto alivio después de aguantar tanto malestar. Es complicado dormir bien y descansar cuando se tiene fiebre. Hoy, el lunes 26 de enero de 2009, aunque me ha bajado la fiebre, y en algunos momentos tengo alguna pequeña subida, he visitado a mi médico de cabecera, que tras un examen, afortunadamente ha podido decirme que mi respiración está bien y que la presión la tengo bien por el momento, y que lo que se trata es de una gripe. Me siento desgastado físicamente, aunque con algunas fuerzas para poder escribir, puesto que escribir es una actividad que requiere muy poco esfuerzo y es bastante entretenido. No hay nada para combatir el aburrimiento como escribir.

He pasado unos días muy malos, y de mucho sufrimiento, y de algo parecido lo recuerdo de hace unos 20 años, cuando pillé otra gripe de fiebre constante. Las otras veces que he tenido fiebre, no han solido durar más de un día, pero esta vez han sido tres días ininterrumpidos, demasiado para lo que estaba acostumbrado. Me sentía que no había manera de salirme de este malestar intenso que se apoderaba de mí, y que no podía sacarme de encima, y aunque me iba mentalizando de que era algo pasajero en el cual tienes que pasar, se me hacia inevitable acordarme de Dios, y pedirle: “Señor, estoy mal, ayúdame”. Y es curioso que cuando más te acuerdas de Dios es cuando estás muy mal, o cuando te encuentras con dificultades que te desbordan. Era consciente de que aparentemente era de naturaleza fuerte, en aparente buena forma física, y que por ello tenía mayor capacidad de soportar y sufrir la enfermedad. Y me estaba preguntando: ¿y aquellos que son más flojos que yo, cómo aguantan, hasta dónde puede llegar su intensidad de sufrimiento?. Se dice que la frontera de los 42 grados de fiebre es muy próxima a la muerte, y me preguntaba: ¿qué se hubiera sentido de acercarme ahí?. Y siendo una gripe, de la cual se dice que en su momento produjo más muertos que los que produjo la Primera Guerra Mundial, por allí en el año 1918, ¿si yo me hubiera encontrado en 1918, me hubiera muerto?. Todo eso da de pensar en lo fácilmente expuestos que estamos a las enfermedades cuando menos lo esperamos, y que tenemos que ser solidarios y pacientes hacia aquellos que las padecen, porque cuando estás totalmente sano, es muy fácil olvidarte de cuando estabas enfermo, y más difícil comprender a aquellos que padecen enfermedades. En algún momento me vino a la cabeza aquel diálogo de Luke Sywalker con Obi Wan Kenoby (de la Guerra de las Galaxias), en el libro no en la película, en la que el maestro jedi le dice al discípulo: “somos seres luminosos, no esta materia tosca”. El cuerpo es materia expuesta a los sufrimientos, al deterioro, a la enfermedad, al desgaste, al envejecimiento,….pero nos queda la otra parte luminosa, la que con la edad nos permite conocernos más a nosotros mismos.

En el momento de escribir eso, no sé cómo dormiré esta noche, pues la idea de las anteriores, ya me asusta. ¡Alejaos de mi, Parcas!, ¡Alejaos de mí malos espíritus de Pandora!, ¡Enfermedad, márchate!. Dios, devuélvame la salud que me merezco, pero que esto sólo sea así si es tu voluntad. Pero te ruego que escuches los ruegos de tu humilde servidor. Guárdame, Dios.

miércoles, 21 de enero de 2009

CARTA ABIERTA A BARACK HUSSEIN OBAMA




Hola, Barak:


Felicidades, ya eres presidente.


Lo que me sorprende es toda esta celebración montada en torno a tu investidura. Has despertado muchas ilusiones, tanto dentro de tu país, como afuera. Pero creo que las celebraciones, las fiestas, quedan mejor después de hacer los deberes. Con lo cual digo: es de desear que tengas mucha suerte, porque si dentro de 4 años, la Gallup indica en sus encuestas que tienes el mismo nivel de popularidad que en el día de hoy (21 de enero de 2009), es que has conseguido mucho y no has decepcionado.


En política existen dos graves fallos: no interesa hablar claro, ni trabajar, por lo que se confunde y desorienta a los ciudadanos, y no se les resuelve sus problemas. Por tanto te doy un par de consejos: no te digo que dejes de ser tu mismo, pero al menos intenta hablar claro, y trabajar como un negro (perdona si te ofende el adjetivo “negro”, te lo sustituyo por “trabajar como un burro”). He oído muchas veces la expresión “trabajar como un negro”, que es la misma que “trabajar como un burro”, que quiere decir, querido Barack, trabajar mucho, muchísimo, con gran esfuerzo y dedicación.


Si la política fuera un baile, tú tendrías que ser Fred Astaire; no quedaría bien tu baile de investidura, que quedó flojo como el de un principiante. Por tanto, te doy un tercer consejo: pídele a Schwarzenegger-Terminator un programa de ejercicios de pesas, y a Bill Clinton su programa de entrenamiento de footing por las calles de los alrededores de la Casa Blanca, puesto que tu cargo reclama buena forma física, no esa imagen tuya de fideo largo que apenas se aguanta.


Y otra cuestión: intenta reformar la Constitución de tu país, de modo que el actual governor-Terminator de California pueda tener la oportunidad de llegar a ser Presidente. El presidente de Estados Unidos, es también indirectamente el presidente del mundo, y tener uno que proceda de cualquier parte del mundo, puede ser algo positivo, puesto que aquí en España ningún presidente del gobierno o autonómico lo ha sido por elección directa como ahora lo eres tú de Estados Unidos, y además de procedencia de ese país africano que llaman Kenia. Con eso aún cabe la posibilidad de que yo llegue a presidente de Estados Unidos, si es que todavía me quedara edad para ello, ja, ja, ja, ja,….¡es broma!.


Nuevamente te deseo. ¡Buena suerte, Barak!


POSTDATA.- Barack: la verdad es que si me ofrecieran ser presidente, lo primero que haría es preguntar dónde está la puerta, para por ahí escaparme y salir corriendo. Amo demasiado la libertad, como para meterme en los lios que conllevan ese cargo.







domingo, 18 de enero de 2009

LA MUERTE ES LA DONCELLA


Hace tiempo que quería hablar sobre la muerte, pero tan ocupado estoy siempre, que no encuentro tiempo para reflexionar a fondo sobre ella.


Recuerdo que hace muchísimo tiempo alguna vez leí algo sobre ella, referente al Felón, uno de los diálogos de Sócrates a sus discípulos en la cárcel, en la víspera de su muerte, escrito por Platón. En ella recuerdo que Sócrates decía que la muerte es la separación del cuerpo con respecto al alma., y que consideraba que el cuerpo era algo así como el envoltorio del alma, y en la que el alma era una manifestación de Dios, de la Divinidad, algo dotado de inteligencia y al mismo tiempo inmortal. Llega un momento que hemos de liberarnos de esta cosa llamado cuerpo, y dejar libre al alma, en la inmortalidad. Entonces, si no recuerdo mal, en palabras de Julio César, la muerte es un agradable sueño eterno. Aunque todavía no he entendido ni he profundizado ese sentido de la muerte de los antiguos romanos, que para ellos era un fin deseable, sobre todo si se llegaba a ella con todo el honor, con toda la dignitas lograda a lo largo de toda una vida.


Yo algunas veces he reflexionado y he llegado a la conclusión de que la muerte es algo deseable, algo que con el paso de los años, a medida que vamos adentrando en edad, cada vez la deseamos más y la tememos menos. La vida misma es lucha, algo agotador, totalmente desgastador, en la que por cada éxito antes se han padecido una larga lista de fracasos, en la que para avanzar cada paso conseguido, antes se ha retrocedido una inmensidad. Como dice el mismo adagio : “la vida es un valle de dolorosas lágrimas”. Son tantas las decepciones, los sufrimientos, el cansancio, que llega un momento que sobrevives a todo esto e inconscientemente estás deseando la llegada de la muerte, sumirte en ese sueño dulce, descansado y eterno al que se refería Julio César. Igualmente sabemos que inevitablemente algún día tenemos que dejar ese mundo y esa vida. Puedo entender que algunos se pasen la vida intentando detener a la muerte: actuando, comiendo, inventando, amando, rezando, luchando, incluso matando por sobrevivir,…pero…¿qué sabemos realmente sobre la muerte?. Sólo que nadie vuelve, que no se conoce ni un solo caso de resurrección. Pero llega un momento en la vida, en que la mente sobrevive a sus deseos, a sus ambiciones, a sus obsesiones. Cuando esas aspiraciones tuyas sobreviven a tus sueños, y cuando las pérdidas de la vida te dejan resignado, entonces tal vez pueda llegar a considerarse que la muerte termina siendo como un regalo, como el premio mismo de la vida, como algo deseable. Por eso no creo que a la muerte se le pueda representar como un terrorífico espectro descarnado cubierto de una negra y sucia túnica y empuñando esa guadaña que ha de segar tu vida, sino como una dulce, angelicial y hermosa doncella, como esa imaginaria hurí del paraíso que se promete a los buenos musulmanes. Por eso digo: LA MUERTE ES LA DONCELLA, la más hermosa, la más deseada,..y que bienvenida sea cuando llegue la hora. A mi me gustaria que cuando llegue mi hora, poder hacer algo parecido a lo que hizo el emperador romano Octavio César Augusto, que preguntó: ¿considerais que he interpretado bien la comedia de la vida?,...entonces si es así, por favor, ¡aplaudirme!. Y entonces ya estaria listo para ese largo y eterno paseo, con la más hermosa y deseada de las doncellas celestiales, la que ha de venir a buscarme.

sábado, 17 de enero de 2009

VIDAS PARALELAS


Las dos maneras diferentes de resolver la crisis económica española de dos presidentes del gobierno:

Sencillo ejemplo:

Partida presupuestaria para la renovación del parque móvil de la Benemérita (Cuerpo de la Guardia Civil):

Política de gasto público austero (Calvo Sotelo), para la sufrida clase media española:


Política de gasto público despilfarrador (Rodríguez Zapatero) a la medida del riquísimo español de a pie, que paga encantado la sarta de impuestos:




CON ESAS SENCILLAS Y SIMBÓLICAS IMÁGENES, SOBRAN LAS PALABRAS

viernes, 16 de enero de 2009

ASÍ NOS VEN EN EL EXTRANJERO

ASÍ ESTÁN LAS COSAS:

Le envié a una amiga que vive en EEUU, un correo con una pregunta:

¿Por qué crees que los españoles somos pobres?

Esta fue su respuesta:

Hola, Javier:

Cómo se ve que los árboles no te dejan ver el bosque...........

¿Cómo puedes llamarte pobre, cuando eres capaz de pagar por un litro de gasolina más del triple de lo que pago yo?
Cuando te das el lujo de pagar tarifas de electricidad, de teléfono y móvil un 80% más caras de lo que me cuestan a mí.
¿Cómo puedes llamarte pobre cuando pagas comisiones por servicios bancarios y tarjetas de crédito el triple de lo que aquí nos cuestan, o cuando por un vehículo que a mí me cuesta 2.000 dólares vosotros podéis pagar el equivalente a 20.000 dólares?
¿Por qué vosotros sí podéis daros el gusto de regalarle 18.000 dólares al gobierno y nosotros no?

¡NO TE ENTIENDO!

Nosotros, los habitantes de Nebraska, somos pobres. Por eso el Gobierno Estatal, teniendo en cuenta nuestra precaria situación financiera, nos cobra sólo el 2% de IVA (más otro 4% que es Federal; total = 6%) Y no el 16% como a vosotros los ricos que vivís en España.
Además, sois vosotros los que tenéis “Impuesto de Lujo” sobre la gasolina y el gas, alcohol, cigarros, cigarrillos, cerveza, vinos, etc., que llega hasta el 320% del valor original, y otros como: Impuesto sobre la renta (impuesto sobre el sueldo), impuesto sobre automóviles nuevos, impuesto a los bienes personales, impuesto a los bienes de las empresas, impuesto por uso del automóvil (de circulación).
Y dichosos vosotros que, todavía, os dais el lujo de pagar un 16% de IVA por estos impuestos, además de todos los trámites y pagos nacionales y municipales (tasas).
Porque si no fuerais ricos, ¿qué sentido tendría tener unos impuestos Nacionales de ese calibre, y además pagáis los Autonómicos y los Locales,?

¿POBRES?, ¿de dónde?
Un país que es capaz de cobrar el IMPUESTO A LAS GANANCIAS Y A LOS BIENES PERSONALES por adelantado (mediante retenciones) como España, necesariamente tiene que nadar en la abundancia, porque el Gobierno considera que los negocios de la nación y de todos sus habitantes siempre tendrán ganancias a pesar de saqueos y asaltos, mordidas, terremotos, sequía, invierno, corrupción, saqueo fiscal e inundaciones y, por supuesto, está seguro que todos debéis ganar muchísimo.

Los pobres somos nosotros, los que vivimos en USA y que NO pagamos impuesto sobre la renta si ganamos menos de 3.000 dólares al mes por persona (más o menos 2.000 €).
Vosotros tenéis además, el IBI, impuestos de basuras, impuestos sobre el consumo de Agua, Gas y Electricidad.

Y allí pagáis seguridad privada en bancos, urbanizaciones, municipales, etc. mientras que aquí, nosotros nos conformamos con la pública.
Allí hasta envían a los hijos a colegios privados, y mira si seremos pobres aquí en EE.UU., que las escuelas públicas nos prestan los libros de estudio previendo que no tenemos con qué comprarlos.
A veces me asombra la riqueza de los españoles que piden un préstamo cualquiera, y son capaces de pagar el 8% mensual de intereses, como mínimo.
No como aquí, que apenas llegamos al 8% anual (generalmente 7.8%), justamente porque NO estamos en condiciones de pagar más.
Supongo que, como todo rico, tienes un coche y que estás pagando un 8% ó 10% anual de seguro. Si te sirve de información, yo pago sólo 245 dólares por año.
Y como os sobra el dinero, vosotros sí podéis efectuar pagos anuales en concepto de eso que llamáis IMPUESTO DE CIRCULACION, (aparte de la ITV, zona verde, zona azul, aparcacoches forzosos, etc. mientras que acá nosotros no podemos darnos esos lujos y pagamos 15 dólares anuales por el STICKER sin importar qué modelo de coche conduzcas, pero claro, eso es para gente de recursos).

¡¡¡ ESO ES SER RICO!!!

Ser rico es tener 86.000 concejales, casi 9.000 alcaldes, 17 Presidentes de Autonomías, casi 1.600 parlamentarios autonómicos, 350 diputados en Cortes, 300 Senadores, 200 parlamentarios en Estrasburgo, una Casa Real, 20 Ministros y todos sus adláteres - paradójicamente a menor rango, mayor sueldo, hay alcaldes que ganan más que el presidente del Gobierno -, todo esto para un país tan pequeño como el suyo.

¡¡¡ ESO ES SER RICO!!!

Vamos, os quedasteis en ESPAÑA porque sois RICOS.
Somos los pobres como yo los que nos vinimos a probar suerte a otros lados.
Bueno, te mando un abrazo y ya me explicarás cómo os va con el nuevo presupuesto, lo que sí es seguro es que os aumentarán más los impuestos. Pero no os preocupéis, que la inflación lo va a diluir.
Pero bueno eso es lo de menos cuando se tiene el dinero para pagarlos.
Y tened por seguro que en el próximo discurso todos le van a dar un gran aplauso a su presidente.
Además eso es lo que hay que pagar por vivir en la 8ª potencia mundial, el mejor lugar del mundo y tercero donde la gente se siente más feliz del planeta.
Un saludo:
Tu pobre amiga inmigrante, Natalia.

miércoles, 14 de enero de 2009

ANECDOTAS DE LA PUTA MILI



Me contaba mi tío Perico, que había hecho el servicio militar en el glorioso ejército franquista, concretamente en un lugar llamado Cerro Muriano, al sur de España, lo siguiente sobre cómo aprendió allí a ser un hombre integro y derecho.

Por supuesto que lo primero que le dijeron cuando llegó allí como recluta, junto a otros novatos, fue lo siguiente: “Cabrones del culo, a ver si os enteráis: los cojones los habéis dejado afuera, aquí mandan los galones”.

Le tocó de sargento instructor, un tal Muñoz Serrano (no me acuerdo muy bien cómo me dijo que se llamaba, pero lo llamaré así), el peor que había en toda España, que no paraba de reprenderle, descalificarle e insultarle, que una vez mientras limpiaba a fondo el barracón le oyó cantar una canción de Juanito Valderrama, que le dijo a gritos lo siguiente: “¡Pedazo de cabrón hijoputa, si te vuelvo a oír cantar, te dejaré el jodido culo como un tomate! ¿Lo has entendido? ¡Bien, capullo, ahora hazme el puñetero favor de dejarlo todo bien limpio, y rápido guarro de mierda!”

Como que por su forma de hablar, ya podéis adivinar la personalidad del terrible sargento, que a un nuevo teniente recién incorporado le picó la curiosidad ante lo que veía, por lo que en algún momento no le quedó más remedio que entrar en el despacho del sargento, estando los dos solos, para preguntarle lo siguiente:

- Dígame, sargento Muñoz, ¿qué haría usted si uno de sus hombres le plantase cara?
-Mi teniente, eso sería lo más fácil del mundo –contestó. Ya sabe que un subordinado no puede pegar a un superior, y que un superior puede matar a un inferior si considera violada su autoridad. Se agachó y cogió de debajo de la mesa un palo de madera dura-. Mire, le daría una paliza de muerte, hasta dejarlo hecho papilla, con sólo que uno de esos capullos me tocase un pelo.

Al cabo de unos meses hubo un relevo de mando en el cuartel. Llegó un nuevo coronel, junto con su hermosa esposa, que se parecía a Grace Kelly, con una exquisita educación a la que no le gustaba oír las palabrotas. Y se dio orden de que, como en el Cerro Muriano se hablaba con mucha mala educación, eso tendría que cesar inmediatamente. Así que al día siguiente, al tocar la corneta y formar filas en el patio, el sargento Muñoz fue el encargado de anunciar la nueva orden. Se situó ante el pelotón de soldados a su cargo para hablarles y les dijo lo siguiente a grito pelado:
- Eh, cabrones, escuchad lo que voy a deciros. El nuevo coronel considera que aquí se dicen demasiados tacos de los cojones, y quiero que todos vosotros, gilipollas de mierda, os enteréis de una puñetera vez que no quiero volver a oír un taco de los cojones hasta nueva puta orden, ¿entendido?
-¡Sí, mi sargento!
-Bien, podéis ir a tocaros los cojones. Rompan filas.
Desde luego, el sargento Muñoz no tenia la menor intención de poner en cuestión al coronel ni mucho menos de boicotear la nueva orden. Lo único que hacia era transmitirla de la única manera de buenos modales que él conocía, y con las palabras que sabía que los soldados le entenderían perfectamente.
Al final en el fondo los soldados terminaron apreciando al sargento y el sargento apreciando a los soldados, pues había hecho de ellos unos hombres con cojones, tanto para estar listos en la defensa de España en caso de invasión o agravio, como preparados para soportar y enfrentarse a esas innumerables cabronadas que nos depara la vida. Allí en la mili es en donde se aprendía a ser el típico macho ibérico, el ejemplar hombre español capaz de enfrentarse a la vida.
De eso ya han pasado más de 50 años, y mi tío Perico ya lleva un tiempo jubilado. Pero desde que lo licenciaron, nunca más volvió a saber sobre el inolvidable sargento Muñoz. Me preguntaba: hoy en día (escribo eso en mi blog en enero del año 2009), con una ministra de defensa como Carme Chacón, y con la moda del famoso teléfono 016 (para denunciar el maltrato femenino –no el masculino-), y ante unas damas (¿o lo correcto sería decir señora o señorita soldado?) recibiendo instrucción en el cuartel mencionado anteriormente, ¿en qué se hubiera cagado el sargento Muñoz?.
¡El ejército español ya no es lo que era!

domingo, 11 de enero de 2009

¿COMO SE SIENTE EL ORGASMO SEGÚN QUÉ SEXO?

¿Quieres saber cómo siente el orgasmo la persona del otro sexo?. Encontré una simbólica demostración on line a través de internet. Sólo tienes que entrar en la siguente entrada:


http://perso.wanadoo.es/jcfs/orgasmo.htm


Y desde el ordenador tu curiosidad estará satisfecha.

Esperando que os aproveche, ¡¡ feliz orgasmo !!

HISTORIAS DEL CONDÓN







Por fin, la eterna solterona Bridget Jones había encontrado novio, y ya tenia planeada la fecha de la boda.

Recibe una llamada telefónica del mossen para explicarle los detalles de la ceremonia nupcial en la iglesia.

Cuando el cura llega a casa de la novia se da cuenta que sobre el órgano (piano) hay un jarrón de vidrio lleno de agua con un condón flotando.

El cura no puede creer lo que ve, y trata de disimular su asombro ante la futura casada.

Después de un rato hablando sobre los detalles de la boda y haberse tomado dos tes, el cura sigue atónito de ver el condón flotando en la jarra de vidrio, así que no aguanta más y decide salir de su curiosidad.

-Perdona hija pero, me podrías explicar…..¿que qué es eso? (lo dice señalando al jarrón de encima el piano).

- Ah, claro que sí, es una cosa maravillosa. Me explico: El año pasado estaba buscando novio por el pueblo, de pronto vi en un pub, un sobrecito en el suelo que decía en letras muy pequeñas: “Colóquelo sobre el órgano, manténgalo húmedo y prevendrá cualquier enfermedad”…….y desde entonces, ni gripe me ha dado, reverendo. Ya sabe: más vale prevenir.
….y no se enfade, reverendo…, que soy muy moderna. Además es algo muy práctico que puede servir hasta para cubrir el paraguas del Santo Padre, por si se pierde la funda del bendito paraguas del Papa . Y si no os lo creéis, reverendo, mirad en el video lo que pasó con el paraguas de la prima de Barack Obama.


video

sábado, 10 de enero de 2009

UN ALZHEIMER SOCIALISTA DE 50 EUROS




Nunca he creido en aquello de la igualdad, porque siempre he creido que las personas son diferentes, unas mejores, otras peores, todas distintas, y todas diferentes. Por eso he sido más inclinado a ideas de tesis individualistas, que no de tesis colectivas. El socialismo, es de suponer, valora más el grupo que no el individuo, pero yo creo más en el individuo que no en el grupo. Cuando actual el individuo y va motivado por algo, actua mucho mejor y con mayor eficacia que no un grupo, que al final termina desmotivado y refiandose del resto del equipo. Por eso, pienso que en un sociedad, cuando predominan las ideas que se tienen más en cuenta al individuo que al grupo, va mucho mejor.

Pero la primera vez que voté socialista fue cuando Pascual Maragall se presentó para la presidencia de la Generalitat y ganó por mayoria simple, obteniendo el sillón de Honorable a costa de pactar con otros grupos más afines. Lo voté por una razón muy simple: me leí los programas electorales de los distintos candidatos, y sólo en el programa de Pascual Maragall encontré algo que podía beneficiarme: Prometió una paga mensual de 50 euros al mes por cada hijo, hasta que cumpliera los 18 años. Y como bien sabemos todos, no cumplió, como ya es habitual en los socialistas, y el resto de los políticos, no cumplan con lo que prometen en las elecciones.

Pero más tarde anunció que padecia la enfermedad de Alzheimer, es decir, esa enfermedad que hace que pierdas la memoria, la razón, y acabes convertido en un vegetal hasta que te mueres. ¿Fue esa la enfermedad que hizo que se olvidara de su promesa electoral?

Eso evidencia que todos los políticos antes de presentarse a las elecciones deberían de visitar a un neurólogo para que les hiciera una exporación médica que certificara que no padece el Alzheimer, porque si no pasa lo que pasa: que se olvidan de sus promesas, entre ellas alguna tan insignificante (pero no por ello menos importante) como los 50 euros mensuales de ayuda por cada hijo. Como padre de dos retoños, no me hubiera venido mal, y por ello lo voté, pero habiendo ganado las elecciones y haber sido presidente, cabe decir que su olvido es una verdadera verguenza (con perdón, pues no sabiamos que el pobre padecia Alzheimer).

Pero...¿padeces tu de Alzheimer?. Para ahorrarte de ir al neurólogo, en la parte de abajo te escribiré algo con lo cual podrás comprobar que a una persona que le cueste descifrar este escrito, tiene mayor posibilidad que otras de sufrir Alzheimer.. Espero que tu sí puedas descifrarlo!!!!
SI CONSIGUES LEER LAS PRIMERAS PALABRAS, EL CEREBRO DESCIFRARA LAS OTRAS.¿LISTO PARA LEERLO?, PUES ATENTO Y ADELANTE:
C13R70 D14 D3 V3R4N0 3574B4 3N L4 PL4Y4 0853RV4ND0 A D05 CH1C45 8R1NC4ND0 3N 14 4R3N4, 357484N 7R484J484ND0 MUCH0 C0N57RUY3ND0 UN C4571LL0 D3 4R3N4 C0N 70RR35, P454D1Z05 0CUL705 Y PU3N735. CU4ND0 357484N 4C484ND0 V1N0 UN4 0L4 D357RUY3ND0 70D0 R3DUC13ND0 3L C4571LL0 4 UN M0N70N D3 4R3N4 Y 35PUM4. P3N53 9U3 D35PU35 DE 74N70 35FU3RZ0 L45 CH1C45 C0M3NZ4R14N 4 L10R4R, P3R0 3N V3Z D3 350, C0RR13R0N P0R L4 P14Y4 R13ND0 Y JU64ND0 Y C0M3NZ4R0N 4 C0N57RU1R 07R0 C4571LL0; C0MPR3ND1 9U3 H4814 4PR3ND1D0 UN4 6R4N L3CC10N; 64574M05 MUCH0 713MP0 D3 NU357R4 V1D4 C0N57RUY3ND0 4L6UN4 C054 P3R0 CU4ND0 M45 74RD3 UN4 0L4 LL1364 4 D357RU1R 70D0, S010 P3RM4N3C3 L4 4M1574D, 3L 4M0R Y 3L C4R1Ñ0, Y L45 M4N05 D3 49U3LL05 9U3 50N C4P4C35 D3 H4C3RN05 50NRR31R.

Espero que hayas podido entender el mensaje, porque si no es así, casi seguro que vas a padecer Alzheimer, pero te adelanto algo: termina diciendo que al final “sólo permanece la amistad, el amor, el cariño, y las manos de aquellos que son capaces de hacernos sonreir”.








GIRONA ENAMORARIA A TODOS, SI PUDIERAMOS APARCAR EN LA VIA DE FRANCO


En las fechas que escribo las presentes líneas, en enero del año 2009, en Girona (que es una de las capitales de provincia catalanas, situada en la zona noreste de España) se están realizando una serie de molestas obras condicionadas por el paso subterráneo del tren de alta velocidad, lo que implica el agravante de lo que ya era todo un caos circulatorio en la llamada Inmortal Ciudad, sobretodo en la hora punta.

Girona es, desde luego, un lugar horrible donde ir cualquier día entre semana, donde no encuentras aparcamiento en ninguna parte, y con numerosos parkings de pago, que cuestan un riñón, vamos, un atraco a mano armada, que ha hecho del negocio de los parkings una auténtica gallina cuyos huevos ya no son sólo oro, sino más bien de diamante, aprovechándose de los sufridos usuarios que necesitan acudir a la capital para cualquier asunto, aparte de muy importantes molestias para los propios residentes en Girona, que no ven cómo encontrar aparcamiento decente en su propia ciudad.

No estoy muy informado, pero corre la voz de que la famosa vía del tren que atraviesa todo el interior de Girona, construida por Franco (por aquello que se decía tanto de carreteras, como de autopistas, o vías férreas “todos los caminos conducen a Franco”), va a ser derribada, para en su lugar construir algo de zona verde. Decisión escandalosa, y puro disparate. Lo que de verdad necesita Girona, tanto para sus residentes, como por sus visitantes, son amplias zonas de aparcamiento, que además descongestionen su excesivamente saturado tráfico. Y el espacio de la vía del tren que atraviesa la ciudad, si ahora pudiera aprovecharse la oportunidad, podría condicionarse para una futura utilidad de espacio para aparcamientos, tanto en su parte superior, como por debajo de la vía misma.

Esa vía del tren, que tiene la forma de un largo y kilométrico puente sostenido por robustas columnas en forma de pilares, se había construido en la llamada época gris de Girona, porque siendo gris la estructura de hormigón, dio un tinte algo más gris a la Ciudad, en aquella época de tranquilo aburrimiento en la que cualquier hijo de vecino, podía dejar su añorado SEAT 600 a cubierto, aparcándolo bajo el paraguas gris de la vía de Franco. Y ahora quieren derribar el recuerdo más gris que nos queda en Girona.

Construyendo varias rampas para llegar a la parte superior de la vía, y condicionarla para que tanto encima como debajo de la mencionada vía-puente, podrían crearse miles de necesarias plazas de aparcamiento, que es lo que de verdad agradecerían tanto residentes como visitantes de Girona, convirtiendo la Inmortal Ciudad en un lugar más agradable, tanto para quien vive, como para quien está de paso.

Pero parece que nadie ve en la vía del tren la solución a la crónica y cada vez peor falta de aparcamientos, y que finalmente será derribada, para negocio de unos pocos, que se llenaran bien llenos los bolsillos, y a quienes no les interesa conservar la vía de Franco. Si Franco resucitara os preguntaría a los gerundenses: “pero…¿qué habéis hecho con mi vía?”.
Pero por fortuna, yo no resido en Girona, y como a nadie parece preocuparle cómo solucionar en serio el problema de los aparcamientos, se la dejo para que sigan haciendo lo que les dé la gana a aquellos políticos y aprovechados que hacen de ella ese gran negocio que, a base de parkings de pago, zonas azules, grúas y multas, les permite decir de la Inmortal Ciudad, aquel famoso slogan de “Girona me enamora”. Porque eso sí es verdad: Girona enamora, sobretodo a aquellos que a costa de ella se llenan sustanciosamente sus bolsillos, como seguramente sabrá cierto conseller de Política Territorial y Obras Públicas, que durante un tiempo representó a la Inmortal Ciudad como máxima autoridad local, y que sabe que las obras públicas son la mejor actividad política que hace que se enriquezcan los listos aprovechados de siempre. Las máquinas no sólo derriban estructuras, llenan los camiones de runas, o abren agujeros, sino que teóricamente también llenan de miles de millones las arcas acorazadas de los empresarios maquinistas que pueden obtener beneficios de promedio un 200% como sabemos los que hemos trabajado en el ramo de la construcción, y en algunos casos superior al 400%, puesto que entre ellos hacen pactos mafiosos que inflan los presupuestos de obras que pagan los organismos públicos a costa de los contribuyentes, y que nunca son dados a aclarar los políticos sobre su verdadero coste.

¿ QUIEN TEME A JENNIFER ANISTON ?

video

La guapa, simpática y talentosa actriz ex amante de Brad Pitt, que él la dejó por Angelina Jolie, ¿cómo es que nadie la tiene en consideración, ni por una cerveza?. Quizás sea que los hombres las preferimos más jovencitas. Veamos el video que acompaño, en el cual sobran las palabras.

NOTA DEL AUTOR A JENNIFER ANISTON: Jennifer: si entras en mi blog, te digo que no sólo te cogo la cerveza, sino que además te invito a una cena. Conociéndote por tus películas, estoy seguro de que esta velada seria divertida. Y en cuando a Brad Pitt,….¡que se joda con Angelina Jolie!. Greetings ,one kiss and a smile for you, Jennifer.

PERROS BARRENDEROS



¿Mientras te paseabas por la calle, has pisado alguna vez sin darte cuenta la mierda de un perro?. La solución seria que la brigada de limpieza municipal disponiera de un can amaestrado precisamente para eso: para la limpieza de las cagadas de los chuchos de nuestros vecinos, que para eso pagan impuestos, ¿eh?. A ver si alguna autoridad municipal capta la idea, y la aplica. Tenemos mucho que aprender de los perros, y el mejor amigo del hombre se merece un poco más de respeto (él nunca lo haria, entre otras cosas, quejarse por las “cagadas” de los verdaderos guarros de dos patas que dejan sucias las calles).

martes, 6 de enero de 2009

EXQUISITO CHOCOLATE



Hoy hace un frío de esos de los que pelan, y además nieva, por lo que me quedo en casa a escribir un poco. Para los que visitéis mi blog, quiero compartir con vosotros un secreto alimentario:

¿Os habéis encontrado alguna vez consumidos por el stress, cansados, débiles, sin ánimos, desgastados,…?. ¿Habéis tenido una dura, cansada e intensa jornada de trabajo?, ¿o habéis dormido pocas horas?, ¿o habéis pasado una apasionada noche con vuestra pareja, que os ha dejado prácticamente sin vuestros jugos vitales?, ¿o estáis incubando alguna enfermedad, pasándola, o saliendo de ella totalmente desgastado?. Pues evidentemente, si habéis pasado por eso, estaréis con con los ánimos bajos y sin fuerzas.

Yo conozco un remedio efectivo para eso: comeros, y con gusto, al menos media tableta de chocolate, tiene unos efectos reconstituyentes que te reponen bastante pronto, y se nota bastante que vuelves a estar con nuevas energías. Nada de pastillas de vitaminas de la farmacia, ni de las llamadas “bebidas energéticas” (que además son muy caras), ni ging-seng (que eso son para los que explican cuentos chinos, con perdón), ni guarana del Amazonas (la planta de la inmortalidad), ni pastillas de levadura de cerveza-germen de trigo …. Lo mejor es comer un chocolate que encuentres sabroso y agradable, y un buen zumo natural de naranjas. Los efectos son rápidos, y se notan.

No obstante, no todos los chocolates tienen la misma calidad, ni el mismo gusto, ni siquiera el mismo efecto. Claro que dice el adagio que sobre gustos no hay nada escrito.

Existen muchísimas marcas de chocolate, y para todos los precios y gustos. Pero el chocolate que yo considero el mejor, el más dulce y sabroso, y el que ejerce mejor efecto reparador, es el llamado chocolate negro Ghana ( 70% de cacao ), de la marca Torras, el fabricante con sede en Cornellà de Terri.

Por lo visto, no se encuentra en cualquier supermercado, salvo en el Consum (Eroski), o en el Hipercor. Pero cuidado: entre uno y otro hipermercado hay aproximadamente unos 50 céntimos de diferencia por tableta.

Por si alguien considera que existe otro chocolate mejor, con mejores efectos terapéuticos, agradeceré que me lo mencione en el comentario.

Mientras tanto, para los aficionados al chocolate, ¡¡¡ buen provecho !!!.

!!! CUIDADO CON LOS HOMBRES !!!

video

ATENCIÓN, MUJERES: ¡¡¡ MUCHO CUIDADO !!!

domingo, 4 de enero de 2009

Carta a los Reyes Magos 2009



Queridos Reyes Magos:

Sé que estáis a punto de venir, por lo que espero que mi carta os llegue a tiempo, y que no quede rezagada con las que vais a recibir a última hora. He estado estos días bastante ocupado escribiendo, y no he tenido tiempo de escribiros a vosotros antes.

Este último año, como es habitual con los restantes, me he portado bastante bien y he intentado hacer mis deberes, por lo que me veo facultado con el derecho a pediros algo, como todos los años.

Primero de todo, os pido salud y bienestar, para mi familia y para mí. Con ese primer regalo, ya tendré más que suficiente, y con ello os solicito que siga teniendo el favor y la estimación de la Divinidad.

Ya no necesito ni juguetes, ni bicicletas, ni coches,….hace ya años que he disfrutado de sobras con ellos. Pero si creo que me falta algo que no sé si me lo podréis traer: una mujer que me guste y que me quiera, y para quien yo pueda ser alguien importante. Por eso recurro a vosotros, porque sois los Reyes Magos.

Os pido una mujer hermosa, inteligente, atractiva, simpática, amable, cariñosa, trabajadora, hogareña, limpia ella misma y con la casa, ordenada en la casa y con ella misma, deportivamente sana sin vicios, no manirrota y sí previsora, y que le encanten los niños,…y que me ame con todo su corazón. Una mujer que cuando llegue a casa me tenga preparado un baño caliente, y sepa lavarme suavemente con jabón. Una mujer que sepa tenerme despierta y encendida esa cosilla que tengo abajo. Una mujer buena conversadora, con la que no me aburra con su compañía, y además que sea buena cocinera. Os pido, pues, esa mujer por la cual seré capaz de enamorarme, y por ella ser capaz también de llegar hasta el fin del mundo, aunque sea a costa de partirme el brazo. Sé que soy muy exigente y os pido demasiado, pero es que yo soy de aquellos que quieren un sueño. Por mi parte, la dificultad no estriba en buscarla porque buscando siempre se encuentra, sino en encontrar la ADECUADA, porque las guapas que encontré resultaron ser frías, amantes del dinero, perezosas, poco interesadas, aparte de bastante pasivas e inconstantes, y además no sabían ni cocinar, ni planchar, ni tener limpia y ordenada la casa,…., y yo no me merecía eso. No sé si me encontraréis una para mí, pero si no lo lográis, no os lo reprocharé, porque seguramente lo tendréis más difícil que yo en buscármela y encontrármela. Estoy totalmente seguro de que existe alguna por ahí, pero siempre ocurre que hay como otros 50 candidatos más inteligentes y mejor situados que yo, que también la solicitan, así que las posibilidades de que yo le pueda interesar a ella serán favorecidas tan sólo por un factor: la suerte. Así que comprendo que es totalmente imposible que me consigáis ese deseo, por lo que tan sólo me conformaré con que me traigáis lo que en este caso simplemente me hará falta: LA SUERTE. Es lo único que os pido si no lográis traérme a la mujer de mis sueños: la suerte. Así que os deseo suerte a vosotros, porque buena suerte es lo que me hará falta a mí.

Muchas gracias, Majestades, y hasta otro año.

sábado, 3 de enero de 2009

SON TUS PERFUMENES, MUJER

Los pocos momentos que puedo sentarme delante de un televisor, son los de la cena, en los que habitualmente ponen un telediario, y en esos días de pascuas navideñas, lo que apenas sin interrupción suelen poner son anuncios de perfumenes de todas y variadas marcas. Lo que nos lleva al asunto de oler bien. Tal mal olemos las personas que tenemos que echar mano de los perfumenes.
Podemos oler a suciedad, a mugre, a enfermedad,…incluso a muerte, porque hasta los moribundos tienen un olor característico. La estructura humana está compuesta de un olor muy repelente, que se supone que la naturaleza la puso como mecanismo de autodefensa, que repeliera a los depredadores, aunque las hienas pueden encontrar agradable ese olor. Todo cuando es interior del cuerpo humano, huele terriblemente mal: para empezar, el de todos conocido olor de la mierda, los olores de los gases que se expelen (los pedos), el olor de la comida vomitada, el aliento de una boca mal cuidada, el olor de las heridas, el olor de un cuerpo abierto en una operación o en una autopsia,…..¡es que el cuerpo humano huele terriblemente mal!, tan mal, que evidentemente repele, y el ser humano tuvo que poner empeño en buscar la manera de oler bien, y de aquí a la invención de los perfumenes, hasta los desodorantes de la época actual. Hay quienes no aguantan ni el olor del sudor de unas axilas, aunque cuando se trata de una mujer muy atractiva, el olor de los genitales, más bien puede parecer excitable, y de ahí esa manía que tenemos los hombres de olerle las bragas a esa mujer deseable, preludio de un posible manjar posterior en esa parte femenina: en ese aspecto, cabe reconocer que somos unos “guarrillos”. Dicen que cuando Napoleón Bonaparte venía de alguna de sus campañas, antes le enviaba un emisario a su amante Josefina, con un mensaje que venía a decirle más o menos: “no te laves, pronto regreso, y quiero oler tu coño”. Incluso la piel tiene su olor característico, sobretodo en las partes más sudorosas: las axilas, los genitales, tienen un olor bastante parecidos entre las distintas personas, llevándose la peor palma los pies, ese horrible olor de pies sin lavar o de calcetines usados varios días. Hasta incluso las razas humanas llegan a tener olores que los distinguen: por lo general, los individuos de raza negra tienen un olor corporal muchísimo más fuerte. De ahí la necesidad de los perfumenes y de los desodorantes, tan de moda en la actualidad, en la que el ser humano trata de intentar oler bien.
Ahora bien, yo encuentro bueno y natural el olor a persona limpia, pero con su olor propio, natural. Los perfumenes pueden quedar bien, pero no dejan de desnaturalizar el olor natural de cada uno. Aunque debo de reconocer que prefiero más el olor natural de una mujer limpia, que la que está permanentemente perfumada. Recién salida del baño o de la ducha, me gusta acariciar a una mujer, abrazarla, besarla, olerla,…todo natural tal como es y como huele, que además lo encuentro excitante. Aunque no ocultaré, también, que encuentro excitante abrazar y oler a una mujer que se ha puesto un buen perfume: es más, cuando me gusta una mujer, ciertos perfumenes logran encender y deleitar aún más mi estado excitable. Y quizás en eso se centraba el tema de la novela de Patrick Suckid, “El Perfume”, en la que un hombre, de poderosa percepción nasal, trata de descubrir e ir en pos del olor ideal, del mejor olor: el de una atractiva mujer: para ello no dudará en asesinar mujeres atractivas, con el objeto de obtener de ellas la esencia del mejor olor untando grasa en la piel de las víctimas, para después destilarlas y obtener el preciado olor. Yo, desde luego, no me parezco en nada al personaje de la novela, pero sí tengo un sentido del olfato bastante más desarrollado que la media: nada más que el olor, ya me avisa de quien está a varios metros de cerca. Antaño, cuando estaba en las obras haciendo un tajo, simplemente por una simple pasada, con el olor ya percibía quién era el persona que había allí de cerca, puesto que tenia un jefe con la manía de ponerse un perfume, y con ese simple olor, desde bastante distancia ya percibía que estaba por ahí: es más, os diré una cosa, uno de mis antiguos jefes era fumador muy aficionado a los puros habanos, y en una obra, desde un cuarto piso, y estando él en la parte de abajo, yo desde arriba el 4 piso, ya me llegaba el olor aromático del puro. Suelo tener un olfato bastante sabueso: en una cocina, si una carne está mala, ya suelo detectarla a bastante distancia, y una comida, aún sin probarla, simplemente por el olor la rechazo aunque no se me dan demasiado esas cosas. En cuanto a una persona que lleva tiempo sin lavarse, lo detecto muy fácilmente desde varios metros.
Por otra parte, tampoco soy maniático de los perfumes, aunque si lo soy bastante de la limpieza: no hay día por el que como mínimo no pase por una ducha, y en verano, algunos días hasta dos o tres veces. Y no sólo porque es algo que me relaja antes de irme a la cama, sino porque hasta ahora ejercía un trabajo bastante sucio: en de trabajador de la construcción, un oficio que cada día te ensucias tocando toda clase de materiales y objetos, y sudas bastante, aparte que te impregnas muy a menudo de abundante polvo. Pero lo de ponerme perfumenes, no soy bastante aficionado, aparte de que tengo, también, la manía de ir y de oler natural. Aparentemente nunca me he comprado un perfume para mi en mi vida: siempre los he recibido de regalo, y algunas veces me los pongo cuando salgo algún fin de semana, con el pensamiento de que a ver si la chica me encuentra más agradable con el olor. Me han regalado de varias marcas: varón-dandy, Jacks, Brummel, Paco Rabanne, Diávolo (de Antonio Banderas), Calvin Klein, y demás marcas que ya no me acuerdo. Creo que la que me sentaba mejor era Calvin Klein, regalo de mi hermana, aunque para este año ha vuelto a repetir Brummel, la que lleva el nombre de Lord Brummel, el aristócrata inglés que creó el traje de etiqueta, digo el smoking. Tal regalo de navidades, suele durarme prácticamente para todo el año, pues sólo me lo suelo poner los fines de semana que se supone que tendré algún encuentro con alguna mujer, por si acaso, pues nunca se sabe. Pero de no ser por esa razón última, creo que tampoco tendría demasiada manía con los perfumenes.
De todos modos reconozco que yo sí he sido de esos de regalar perfumenes a las mujeres, así como detectar sus olores. Recuerdo que una vez le regalé Chanel-5, uno de los más caros y que es el que anuncia la actriz Nicole Kidman, a una mujer de la que estuve enamorado pero que no me correspondió. Aunque mi perfume favorito era Marousia “la mujer que llevas dentro”, un perfume ruso que empezó a comercializarse en España a principios de los años 90, por eso algunas mujeres (todas ellas muy atractivas) alguna vez han recibido ese regalo por mi parte, de lo que yo pensé que cada vez que se pusieran ese perfume, se acordarían de mí. Aunque Marousia es mi perfume preferido, y no es muy caro que digamos, si lo comparamos con muchas otras marcas, tampoco desdeño ciertos olores de otros perfumenes, entre ellos el de Christian Dior , J’adore, del cual hemos visto anunciar a Charlize Theron (una de mis actrices favoritas): el olor es bastante agradable y excitable, y cuando se lo pone una mujer que te gusta, y la puedes abrazar, besar y oler,…sin duda la cosa es para que te ponga loco de placer. Tampoco desdeño el buen olor que se poner una mujer atractiva: ello produce una agradable sensación placentera, nada más olerla. Sobretodo Marousia y J’adore, son los olores que más me gustan, también he tenido ocasión de oler varias marcas en los frascos de muestras, pero el que no encuentro en esos contornos es uno que me gustaría conocer y saber a qué huele: el perfume Montana, que es el preferido de una de mis amigas que tengo en Argentina: sólo porque a ella le gusta, ha despertado mi curiosidad por saber a qué puede oler, ¿cómo puede ser de agradable ese olor?.
Igual que en la película “El Perfume”, en el sur de Francia, creo que en zona de La Provenza, tenemos Grasse, ese pueblo donde se supone que es la capital mundial de la fabricación de perfumes: ya podéis imaginar: los pétalos de muchas flores machacadas para obtener ese jugo que ha de destilarse y obtener la esencia del olor mezclado con un componente químico de algún derivado del alcohol (por eso los perfumenes pueden ser inflamables). Quizás algún día, cuando me jubile y tenga tiempo, pueda visitar en la primavera, en la estación de los olores, ese pueblo francés; Grasse, y sentir más de cerca los olores, lo que se supone, los mejores olores del mundo, en ese mundo tan pestilente, sucio y apestoso, en el que nos movemos. Creo que mi potente nariz me lo reclama.
Bueno, pues que sigan anunciando por la televisión a ver qué perfume anunciado compras para regalar a tu amante, que aún nos quedan los Reyes Magos.
UN CONSEJO.- Comprar los perfumenes en Andorra: hay numerosas tiendas con numeroso surtido, y los precios son más baratos.

viernes, 2 de enero de 2009

ORIGINAL CARTA A SANTA CLAUS

video

.....que lo mismo hubiera valido para Papa Noel, o para Reyes Magos. Aunque no sé por qué le llaman "Santa Claus", si no es una mujer.

Mi hija me lo encontró, y me pidió que lo añadiera a mi blog, que dadas las fechas por las que andamos por esos días, no es mala idea. Es para partirse de risa, ...ja, ja, ja, ja.....

Cuando crecemos, dejando de ser niños, para convertirnos en mayores, pasamos por parecidas decepciones que hacen que nos entren ganas de mandarlo todo a la mierda.

No obstante, deseo que los Reyes Magos os traigan aquello que os ilusiona, o por lo menos que lo intenten.

¡ FELICES REYES, Y HASTA UN PRÓXIMO AÑO !

¡¡¡ DINEROS A PALADAS !!!!


Como un ejempo ilustrativo sobre el artículo que inserté ayer "LA CAUSA MINUSVÁLIDA", aquí podemos ver cómo lo tienen llenos de billetes de 500 euros en sus cámaras acorazadas secretas alguna gente. Razón por la cual existen tantos billetes de 5oo euros, pero no se ven en ninguna parte. Por eso, también, los llaman "los Bin Laden", porque sabemos que están en algún sitio, pero nadie sabe dónde, y menos los cabrones de Hacienda. Yo no tengo ninguna envidia ni cuestiono que alguien tenga algo así, pero si me entristece que la riqueza mal repartida genere algunas injusticias, y que con un pellizco de lo que aquí hay, de lo cual su dueño ni lo notaria, podria ayudar a resolver los problemas de mucha gente.

jueves, 1 de enero de 2009

LA CAUSA MINUSVÁLIDA (primera parte)





Por lo que veo Quim Bonaventura Ayat ya me ha incluido en la MINUSFERA. En principio me estaba preguntando: ¿qué significará minusfera”.¿ La esfera de los minusválidos, es decir, el círculo de amigos minusválidos?. O acaso quiso decir atmósfera de minusvalidos, o en otras palabras, dentro del ambiente minusválido.
Pero ahora que ya soy miembro de ese selecto club de bloggers llamado minusfera, y me leerá un importante público minusválido, no me queda más remedio que escribir algo sobre lo que yo llamaría la “causa minusválida”. Porque realmente estamos en una causa minusválida, de capa caída diría yo, que deberíamos convertir en una causa válida, en la que los protagonistas, los interesados, pasaran de la teoría a la práctica. Creo que vivimos en una sociedad en la que habríamos de definir como totalmente egoísta, maleducada, pasiva, insolente e insolidaria, en la que cada uno procura sacar todo el provecho para sí e ignorar totalmente a los demás. Es lógico, tan imperfecta es, que encontrar a quien diga que está contento seria algo raro: observemos: políticos que hacen promesas que no cumplen y al mismo tiempo despilfarran el dinero del pueblo, ciudades con tráfico insoportable con zonas azules cada día más extensas y multas a dojo, trabajadores chapuceros y vagos (seas extranjeros o nacionales), sindicalistas irresponsables que cortan carreteras, incompetentes en altos cargos de las empresas que tan sólo valen un pimiento, hipotecas a más años de los soportables, juicios injustos, divorcios, malos-tratos mujer-hombre, retirada de custodia de los hijos, enfermedades (SIDA, cáncer, leucemia, ….), drogas, prostitución, miseria, marginación, explotación, alcoholismo, ancianos apartados, ….y toda la inacabable lista de defectos que hacen que en su conjunto vivamos inmersos en una sociedad totalmente injusta, deshumanizada, enferma, una mierda de sociedad,….que sólo ha lugar para el egoísmo, la pasividad, la insolencia y la insolidaridad,… vamos, el reflejo mismo de la estupidez social, porque estupideces las vemos en todas partes, tanto las vemos, que al final nos resignamos y nos hacemos insensibles a ella. Y frente a eso, qué puede hacer el solitario e indefenso individuo de a pie, y en su caso, el minusválido, a quien sin duda, el esfuerzo para cambiarla a por mejor, si es que realmente se lo propone, lógicamente será exponencialmente superior, porque…..si tan sólo tengo mis manos, y no puedo contar con mis eternamente dormidas piernas, con qué fuerzas y con qué medios dispongo para cambiar el mundo. Pues toda una trágica tarea de Hércules, te diría yo. Una cita de la Biblia dice “La vida sobre la Tierra es lucha, pero la victoria es posible”. Todo el mundo tiene sus problemas, como es lógico, pero como es lógico, también, la lucha por la supervivencia y la integración, tiene que ser más dura y difícil para el minusválido, que para el no-minusválido. ¿Y qué podríamos hacer para entender y ayudar a ese colectivo de gente atípica llamados minusválidos?, pues yo propondría que, por ejemplo, y por una sola semana, cada uno llevara la misma vida normal que lleva, pero sentado en una silla de ruedas sin poderse mover de ella, sin poder caminar, y así podemos ver, por ejemplo: cuando voy de paseo por las calles, lo que cuesta subirse un bordillo de acera, el coche que me tapa el acceso, la biblioteca donde no puedo entrar por falta de rampa, el lavabo adecuado que no encuentro en la estación o en el bar, el amigo que no puedo visitar porque vive en un piso con ascensor donde no quepa mi silla, el autobús en el que no sé cómo subirme, el empleo que puedo ejercer y el para el que no sirvo, la manera rara que me miran algunos y me hace sentir incómodo, las enormes dificultades que tengo para entrar en cualquier puerta que muchas veces no puedo ni empujarla: sea en un pub, en un museo, en un colegio, en un comercio, en un club-sex, o en una empresa para solicitar trabajo, etc… etc…. viviríamos una serie de experiencias que nunca habríamos imaginado antes, pero eso no seria del todo real en toda su crudeza, porque sólo habríamos probado pasar una semana para experimentar en carne propia cómo es la vida sentado en una silla de ruedas, pero después pasaríamos a seguir el camino andando igual como hacíamos antes. Entonces entenderíamos algo sobre los problemas de los minusvalidos: nos daríamos cuenta de que no podemos ser tan egoístas, tan ajenos a las necesidades a prestar ayuda a los demás, y que de verdad ellos nos necesitan, aunque también les pasa como a mucha gente: les da vergüenza pedir ayuda porque eso es algo que a muchos nos rebaja. Porque el minusválido no es menos persona que los demás: tiene las mismas necesidades físicas, psíquicas, y emocionales que los demás, y creo que en el fondo, lo único que pide es poder tener la misma dignidad e igualdad de oportunidades que los demás: poder tener un puesto de trabajo en el que sentirse útil con un sueldo decente, poder moverse libremente por un mundo adaptado a sus necesidades, sentirse parte de una sociedad integradora que lo reconoce y lo ayuda, participar en actos sociales, hasta incluso sin complejos enamorarse y poder llegarle a decir a alguien sea minusválido o no que de verdad le gusta algo tan sencillo como “te quiero, y me gustaría que me dieras la oportunidad de ser mi pareja”, y que se le valorase por la calidad de la persona que lleva dentro no por esa falsa imagen que puede causar verlo sentado en una silla de ruedas,……y en definitiva, sentirse como una persona normal, que tiene su lugar en el mundo, que está integro y acompañado en una sociedad donde es “alguien” con toda su dignidad, pero con todos sus defectos y virtudes inherentes a su condición humana. No pide que se le compadezca, que se le de limosnas, ni que se le recuerde con celebraciones del tipo “día internacional del minusválido”…..porque eso es indigno, pero si pide a gritos con el mayor silencio que se le comprenda, que se le ayude desinteresadamente sin que tenga que pedirlo, que se le respete por lo que es y cómo es, que se le trate como le gustaría ser tratado a uno mismo si estuviera pegado para siempre en una silla de ruedas, y que tan sólo necesita que con una sonrisa se le diga algo así como “Hola, ¿cómo está?, o ¿me dices tu opinión sobre tal o cual cosa que te he contado?..., que no se le mire como a un extraño, sino como a alguien que al igual que los demás, siente el frío, el calor, el cansancio, la alegría, la tristeza, la fuerza, la debilidad, la ambición de conseguir algo, el deseo de amar y ser amado, poder enfadarse por algo incorrecto, o hasta de vez en cuando poder echar un pedo sin que ello sea un pecado como hace cualquiera….. Entonces de alguna manera nos daríamos cuenta de que las cosas no son tan difíciles, de que no cuesta nada ayudar y entender a alguien que tiene la condición de minusválido, y de que haciendo algo positivo a favor de ellos, contribuye también a hacer una sociedad mejor, más humana, más integradora, más justa, e incluso más competitiva si queréis, …..porque cuando le damos un puesto de trabajo adecuado a su condición de minusválido, cuando lo integramos en nuestro círculo de amigos para que comparta nuestras juergas o nuestra aficiones, cuando con nuestro quehacer diario les facilitamos la vida, cuando vemos en él al hermano, o mejor dicho al amigo que nos necesita, cuando mostramos que nos satisface su compañía, sea jugando a cartas o compartiendo una cerveza en una tertulia, ….evidentemente estamos haciendo algo muy positivo y satisfactorio, algo muy propio de personas generosas y civilizadas. Ellos tendrán sus singulares problemas, pero debo decir que ellos tienen que hacer algo muy importante en su propio favor: exponer a esa sociedad tan pasiva que los ignora cuáles son sus problemas, cuáles son sus necesidades, sus inquietudes, sus ilusiones: gritar si hace falta, para que puedan ser oídos desde lejos, y con ello hacer en lo posible que esa sociedad tan injusta, tan hipócrita, tan egoísta, tan insolidaria, tan pobre de buenos valores, tan “minusválida”……..por fin, pueda llegar a cambiar, aunque sea tan solo un poquito, por otra sociedad más humana, más integradora, más “válida”,… en la que los minusválidos dejen de ser vistos como lo que son: unos raros minusválidos, y convertirse en unos válidos igual que los demás, que compiten, que trabajan, que hacen algo en el mundo y en la vida, con la única diferencia que están sentados en una silla de ruedas, usan muletas, o que llevan una determinada prótesis,….pero que no por ello dejan de ser humanos, con todos los defectos y virtudes propios de la condición humana. Supongo que eso es lo que querían e intentan hacer ese grupo de minusválidos asociados llamado MIFAS: unir esfuerzos en los problemas y aspiraciones comunes de un colectivo con el determinante común de estar compuesto por gentes que tienen algún tipo de minusvalía, para mejorar sus condiciones de vida y poco a poco ser reconocidos en esa sociedad tan adversa y estropeada a la que hacia referencia al principio. Ayudar al minusválido, crear algunos puestos de trabajo aptos para ellos, gestionar residencias que cubran las necesidades de ayuda de sus miembros, etc…. han sido una de las tareas, retos y logros de la asociación MIFAS, de la que he podido ver y comprobar que está compuesta por gente muy maja, como diría Antonio Hinojosa en su blog (un buen y simpático minusválido donde los haya), gente amable, educada, comprometida con su trabajo, totalmente profesional,……gente muy distinta, cabe reconocerlo, del montón de verdaderos cabrones, irresponsables e incompetentes con los que me he topado a lo largo de toda una vida, que de verdad no eran minusválidos físicos, pero que de verdad tenían mucho de minusvalía espiritual (y eso último es algo peor). Esa forma de trabajar y de hacer, yo lo llamaría “el estilo MIFAS”…una forma de trabajar, de ser y de hacer ejemplar que lo distingue y lo caracteriza del resto de otras empresas o entidades: vayas por donde vayas: entre recepcionistas, oficinistas, cuidadoras, limpiadoras, empleados de mantenimiento, psicólogos, asistentes sociales, fisioteperautas, monitoras, voluntarias, etc… ….y por toda la infraesctrutura MIFAS, las maneras amables de sus miembros es algo presente y que se palpa. Por eso yo lo llamaría “EL ESTILO MIFAS”, una manera de ser y de hacer, del que deberían tomar ejemplo las otras empresas, y por eso, con toda seguridad podría decir que MIFAS es una empresa con futuro y para el futuro, con mucho valor añadido, puesto que allí es muy raro y difícil que te topes con un auténtico cabrón irresponsable, de esos que tanto abundan en todas partes, y que sin miramientos parece que disfrutan meándose y cagandose encima de los demás. Por ejemplo, el jefe de mantenimiento de MIFAS se autodefinía a sí mismo en su blog como alguien cabrón, grueso y ateo, pero yo os digo que es mentira: es un señor muy agradable y muy majo, y muy favorecido por Dios Nuestro Señor porque le ha dado una mujer maravillosa, de esas que son muy difíciles de encontrar, vamos, que diría: una mujer del “estilo MIFAS”. ¿Y el resto de las mujeres de MIFAS?, pues muy guapas todas, sí señor, os lo digo con conocimiento de causa: aquí tenemos dos cosas muy majas: el estilo MIFAS y las guapas mujeres de MIFAS.
La asociación MIFAS, supongo que para esto está: para aglutinar en su entorno las aspiraciones, los problemas, y los proyectos comunes del colectivo minusválido gerundense, una tierra con gran espíritu de iniciativa y de marcado individualismo. Por eso creo que algo como MIFAS sólo podía surgir aquí, en una tierra llena de espíritus inquietos y con ganas de acción. Por los papeles que me enviaban como socio, sabía que el presidente era un tal Tubert, que llegué a pensar que quizás tuviera algún tipo de parentesco con el famoso Tubert comediante de Banyoles, cuya hija en su momento había sido concejala del ayuntamiento de Banyoles. Pero la primera vez que me hablaron sobre el tal Pere Tubert, fue otro Pere, un minusválido de Seriña que lo conoce personalmente, y que cuando nos visitaba en una obra que realicé en su pueblo me habló del buen chico que era el tal Pere Tubert. Nunca he tratado personalmente con el presidente de MIFAS Pere Tubert Bassas, un señor algo alto, repeinado, con gafas grandes, y de constitución gruesa, es como un Mariano Mariano, el famoso minusválido de las muletas de “crónicas marcianas”, el del “moros y cristianos” de tele5 en la década de los 90. A ese presidente de MIFAS lo conozco de vista solamente. A ver si alguna vez me invita a un café cappucino, o a una merienda de chocolate con churros, y hablamos, si tan bueno dice que es para la charla Antonio Hinojosa; seguro que si antes lee ese artículo en mi blog, tendrá algo interesante a contar. Yo respeto las jerarquías, y como él es el presidente, él es quien debe dar el primer paso a invitarme a un café o a una pizza, y entonces podrá preguntarme o decirme todo lo que quiera. Pero no quiero estorbarle en su importante labor, pues seguro que debe de ser un hombre muy ocupado, ya que seguramente la “causa minusválida” requiere mucha dedicación. Y ya que he mencionado a Mariano-Mariano, por si no lo sabéis, os diré que es un célebre locutor de la radio y destacado miembro del mundo de la farándula española,… es la personificación misma del minusválido made-self, como dirían los norteamericanos. El minusválido que supo hacerse a sí mismo, además de tener una buena pareja, una mujer de la que está totalmente enamorado y es muy feliz (o eso dijo una vez por la tele). Y en sus opiniones, con toda la verdad y hasta con un humor picante, no deja de mencionar siempre a su famoso primo…….pero ¿quién es realmente el desconocido famoso primo de Mariano-Mariano?, puesto que yo nunca lo he sabido.
El otro, el número 2 de MIFAS lo he conocido algo más directamente, pero lo he tratado muy poco: es el famoso Quim Bonaventura Ayats, quizás un minusválido de esos de los terribles, de los que dan guerra, y aunque seguramente que es un gran tipo muy implicado en la causa de los minusválidos, me recuerda al pequeño compañero mudo del actor Burt Lancaster, en la divertida película “El terrible burlón” (la recomiendo que la vean, pues en ella pude ver cómo se inventó el submarino, antes de enterarme de que fue Narcís Monturiol, un tipo procedente de Figueres). El tal Quim Bonaventural tiene un blog o web en internet, que quizás es el rincón de internet que mejor lleva el tema minusválido, y quien quiera estar al día sobre las cuestiones del mundo minusválido, la visita a su blog se la recomiendo. Por lo que a mi me respecta, me ha incluido en su grupo de amistades Facebook, ese club de relaciones sociales que tanto se ha puesto de moda entre los internautas de internet desde que ha aparecido la versión en idioma español hace muy pocos meses, que a mi me honra serlo de un personaje tan distinguido y valorado entre el colectivo minusválido. Y del resto de universo MIFAS, quizás otro día hable cuando lo conozca mejor.
Yo, por mi parte, ¿qué pinto en un sitio como MIFAS, aparte de que de momento formo parte de la brigada de mantenimiento?. Bueno, el primer documento que me reconoce oficialmente como minusválido, data del año 1981, eso es el año del fracasado golpe de Estado de Antonio Tejero, del nuevo gobierno de Calvo-Sotelo tras dimitir Adolfo Suárez, y la víspera del triunfo socialista con la famosa promesa de Felipe Gonzáles de los 800.000 puestos de trabajo (que nunca se cumplió). Eran los años terribles que me pillaron en plena recién estrenada juventud, y la búsqueda de trabajo era una auténtica odisea. Yo apenas conocía la existencia de MIFAS, pero recuerdo que recibí fuertes presiones de mi madre para que fuera a visitar a MIFAS, a ver si me conseguían un puesto de trabajo. En verdad en aquellos momentos no creía que me pudiera servir de utilidad una entidad como MIFAS, pero para satisfacer a mi madre, accedí a presentarme a MIFAS, que recuerdo que me atendió una asistente social y una psicóloga, saliendo de allí como ya me imaginaba: sin nada provechoso. Tan sólo me apuntaron en una bolsa de trabajo del que me dijeron que cuando hubiera algo me llamarían, pero pasaron largos años y años, y nunca me llamaron para nada, salvo para acordarse de decirme si deseaba continuar en la bolsa de trabajo, y a lo que respondí que ya podían quitarme, porque trabajo ya tenía por entonces, y no tenía sentido continuar en esa dichosa bolsa. Pero en 2008, nada más que largos 27 años después, la crisis me volvería a arrojar de nuevo a la calle, dejándome en paro, dejándome en la misma situación que me encontraba en los terribles principios de los años 80. Entonces fue cuando se me ocurrió acercarme a MIFAS por los mismos motivos que en 1981, para ver si me ayudaban a encontrar un trabajo (esta vez obré por mi propia cuenta, y mi madre ya no influyó para nada). Simplemente ocurrió que MIFAS me dio una oportunidad de trabajar en su infraesctrutura, y aquí he llegado hasta ahora, en unos tiempos nuevos, de los cuales incluso la entidad tiene su propia presencia en ese invento tan reciente que empieza a impregnar nuestras vidas: internet: tiene una web con un apartado del tipo “¿quieres trabajar con nosotros?”, como si de verdad a largo plazo tuviera unos proyectos de futuro, que precisa de los servicios de gente interesada en materializar ese proyecto de MIFAS, que creo que es de crecimiento y de ampliación de sus servicios a los propios minusválidos y a la propia sociedad. Todavía no sé muy a fondo y en profundidad de qué va eso de la organización MIFAS, pero supongo que con el tiempo lo iré descubriendo ahora que de alguna manera estoy dentro de su órbita. Y por otra parte, nunca he ido a ninguna asamblea de MIFAS, y la razón fue, no sólo que soy un tipo individualista que en el fondo no me gusta acatar o hacer lo que decida una mayoría (que puede ocurrir que en algo no esté de acuerdo), y así no mojarme, sino que también que no me hubiera servido de nada ir a una asamblea en la que entre el bla, bla, bla,…no me acabo de enterar de nada. Y si no puedo enterarme, no puedo decir ni opinar sobre nada,….vamos, que tan sólo seria en esa asamblea como el compromisario contemplativo que no puede aportar ni una jodida ponencia por no poder enterarse por dónde va el rollo. Otra cosa es que una asamblea se convierta en algo parecido a celebrar un cumpleaños de la entidad con una cena de encuentro de los socios. Nunca me ha gustado ir a cenar con gente desconocida, pero ahora que los conozco, iría encantado a compartir una cena con ellos.
¿Y de qué va mi minusvalía?, quizás se pregunten los curiosos que quieran saber de mi. Pues que a los 5 años me prescribieron un medicamento al que era alérgico y me provocó una profunda sordera. Y desde entonces siempre he tenido que ayudarme de un audífono: tuve que pasar la escuela como un auténtico calvario: como no oía bien, para nada me gustaban ni las clases ni la escuela, y los malos compañeros me marginaban, algunos de los cuales por mucho tiempo me llamaron el feo mote de “tapia” por mi sordera, y por esa razón, algunos recibieron por mi parte una merecida paliza. Así que me tuve que aguantar muchos años la escuela, pasando largas horas contemplativas y de aburrimiento. No es fácil ser un minusválido y tener que tratar y alternar con otros niños que no lo son, y que incluso los maestros te traten como a uno más. Pero a pesar de esto, me saqué el graduado escolar, por los pelos. Y luego arrojado al mundo del trabajo en una época de crisis, sin que nadie me ayudara en nada, espabilándome como podía. En las dificultades es en lo que más se aprende, y quizás lo bueno que tienen las épocas de crisis, es que por las dificultades mismas, aprendes y maduras más rápido. El hecho de que nadie me hubiera ayudado en nada, me marcó, y por eso estoy totalmente en contra de que se ayude a nadie: cada cual tiene que saber espabilarse: por eso cuando veo que el gobierno despilfarra en tantas supuestas ayudas inútiles a gente que ni la merece ni aporta nada favorable para el país, es algo que ofende mi sensibilidad: me gustaría más una sociedad sin impuestos en la que no se ayudara a nadie, y en que cada uno se espabile, porque para empezar, a mi nunca me ayudó nadie y tuve que espabilarme lidiándolos a todos. Lo que no estoy diciendo es que si alguien lo necesita de verdad, que no se le ayude desde el gobierno,…pero sí me refiero que no se debe de ayudar a la inmensa mayoría, que son unos chupones, unos parásitos que se aprovechan de los demás. Claro que a causa de mi sordera hay quienes me han marginado, se han aprovechado o tratado del modo no apropiado, pero yo, a diferencia del dictador romano Lucio Cornelio Sila que dejó escrito en su tumba: “El mejor amigo, y el peor enemigo”, yo más bien soy buen y agradecido amigo de mis amigos, y aunque no busco tener enemigos, puedo ser el peor indiferente de los que me son ajenos, cuando no el peor enemigo. El que se burla o se aprovecha con malas intenciones conmigo, lo tiene muy crudo: se lo devuelvo con la mayor indiferencia, en este aspecto puedo ser terrible, y algunos que se lo han encontrado, saben de qué hablo: al no llegarme a la altura del tobillo, se han encontrado más rebajados que lo que esperaban provocar en mí. De haber sido minusválido con una silla de ruedas, no sé de qué forma me habrían salido los demonios que llevo dentro. No obstante, poca gente minusválida he conocido: me acuerdo de un tal Juan González Cantalejoz, de Olot, que mucha veces venía a Banyoles, y algunas veces coincidíamos en el popular bar “Círculo de Católicos” en la Plaza de España de Banyoles: eran los primeros años de la transición. Él era un tipo muy activo, y no sé si alguien de MIFAS lo conocerá. También conocí de pasada a una chica que era sorda, y muy guapa, que conoció a un chico, se casó, y ya nunca más volvía a saber de ella. Así que incluso ni gente sorda he conocido, como si fuera el único que hay en la Tierra, aunque parezca extraño, porque siempre he alternado con gente normal, hasta el punto de que ni tan siquiera sé leer el lenguaje de signos de los sordos. En la escuela donde fui no habían minusválidos, cuando entré en el mundo laboral tampoco me encontré con ningún minusválido, y mis amigos de siempre de juergas no son minusválidos, ni siquiera las novias y amantes que tuve. Por eso, aparte de que tampoco había conocido a gente minusválida, en el fondo tampoco me he sentido minusválido (Dios mío, incluso la palabra me suena fea). Y lo único que me recordaba que soy un minusválido, es cuando tenía que hacer la declaración de la renta, con ese derecho a desgravación que me otorgaba. Pero por si alguna gente no lo sabe, les diré, por ejemplo, que el ex presidente de EEUU Bill Clinton es sordo, y que lleva uno de esos pequeños audífonos invisibles (es decir, que tiene una sordera pequeña). También el que fuera presidente de la República Italiana Sandro Pertini, también había sido sordo, además de albañil, como yo. Entre los famosos de Hollywood, tenemos a Silvestre Stallone, el célebre interprete del boxeador Rocky Balboa, que también tiene una sordera menor. En cuanto a personajes históricos, tenemos a Beethoven, que a pesar de ser sordo, era un genio en la música; y nuestro famoso pintor Francisco de Goya, que nos legó testimonio de su época a través de sus expresivos cuadros que sólo con verlos nos dicen por sí mismo la Historia de aquellos complicados años en los que les tocó vivir. Si antes apenas no conocía a casi ningún minusválido, ahora que he entrado en el mundo de MIFAS, los conozco a docenas, y debo decir que son una gente preciosa, simpática, agradable, de modo que a casi todos los conozco ya por el nombre propio, y cuando me topo con ellos, me gusta saludarles, porque de verdad, me caen bien prácticamente todos,…..y es lo que me dice que la “causa minusválida” vale la pena. Por eso escribo ese artículo en mi blog. También me he dado cuenta de que los minusválidos son el tipo de gente con la que más fácilmente puedes hacer amistades. Recuerdo que por allí en 1990 ó 1991, fui yo el que cerró con palos y tela metálica toda la finca de Mas Casadevall, en Seriña, un lugar con disminuidos mentales, sean psicóticos o autistas, a cargo de la Fundación Maria Francisca de Roviralta. Allí me ayudó un chico autista, que me aguantaba a plomo los palos que iba aparedando con cemento y mortero: el disminuido me sirvió de manera muchísimo más eficaz que el manobra que por entonces tenía, y aquella fue la primera vez que pude comprobar lo que ya me imaginaba podía ser verdad: que en ciertos aspectos una persona disminuida puede ser mucho más útil que otra persona normal.
¿Qué pueden hacer, entonces, los minusválidos?. Yo les animaría a que entre todos hicieran un examen de conciencia, y que expusieran sus problemas y lo que creyeran que han de ser sus soluciones encima de una mesa, con el objeto de sacar conclusiones sobre el tema y ponerlo en conocimiento de la sociedad, para que los reconozcan, para que les ayuden, para que puedan sentirse útiles, para que la sociedad saque provecho de ellos. Por ejemplo, darles a conocer a los arquitectos, cómo deberían de ser las viviendas adaptadas para los minusválidos, o a los ayuntamientos, cómo deberían de cambiar la fisonomía de la ciudad o el pueblo, para que cualquier minusválido se sintiera en la calle, como en casa. Yo opino que cada minusválido, que por supuesto, muchos tienen facultades para ello, tendrían que tener un trabajo apto y decentemente remunerado. ¿Qué trabajo?, supongo que cada uno sabrá para qué sirve, o en qué cosa puede ser útil en el mercado de trabajo que hay en su entorno. Me imagino, por ejemplo, en las oficinas del nuevo edificio de Hacienda que están haciendo en Girona, al costado del Hipercor, muchos servirían para estar sentados en su silla de ruedas delante de una mesa con un ordenador, y pasar los datos de los contribuyentes.. Es un ejemplo de los trabajos que me imagino que pueden servir, y decentemente remunerados. Vamos a suponer otra cosa: en un supermercado, los puestos de cajeros, podrían desempeñarse desde una silla de ruedas, con la colaboración misma del cliente en que le entregue el producto si la empleada no puede llegar a recogerlo, para que la pase en la máquina de código de barras y fijar su precio para finalmente cobrar la compra. Creo que cada minusválido tendría que hacer una descripción en profundidad de los trabajos para los que se cree facultado y explicar de qué modo desempeñaría su trabajo desde su condición de minusválido. Y una vez recopilada toda esa información, habría que ponerla en conocimiento de las empresas, tanto privadas como públicas, para que conozcan esas posibilidades de trabajo desde la condición de minusválido y las aprovechen, porque incluso podría darse el caso de que un minusválido es tan eficiente o incluso mejor que quienes no tienen la condición de minusválido. Pero ahora que pasamos por unos malos tiempos de crisis económica, la cosa se complica aún más. Cuando estamos en crisis, lo que no podemos hacer es quedarnos quietos y esperar a que las cosas se arreglen por sí solas, sino todo lo contrario: hacer un esfuerzo aún mayor en espabilarse. Luego ya vendrán otra vez los tiempos de trabajo abundante para todos. Pero para que todo eso sea posible, como es lógico, hay que moverse, pasar a la acción, hacer bien las cosas y tenerlas claras. Hay que dar a conocer todas esas cosas al gobierno, a las empresas, y a la sociedad, para que facilite los puestos de trabajo especiales que los minusválidos necesitan, y no tener que vivir de limosnas ni de pensiones. Saber ganarse el sueldo, saber ser digno, saber ser útil a la sociedad y a los demás,….todo eso es posible, a pesar de ser minusválido, y por supuesto, mejor considerado. Para hacer que eso sea posible, es preciso espabilarse, ponerse en acción, trazar un plan, moverse, conseguir el dinero necesario. Dice el refrán que “quien no llora no mama”: se debe de buscar financiación, ayudas, subvenciones entre: ayuntamientos, fundaciones, empresas, etc….., es la única manera de llenar las arcas que conozco, el otro medio: los posibles beneficios de las empresas del grupo MIFAS que reinvierte en su propia obra social, teniendo en cuenta que es entidad sin ánimo de lucro, aunque a largo plazo podría convertirse en una empresa privada tipo holding, que su función principal es emplear minusvalidos. Algo parecido a lo que ha llegado a ser una organización como es la ONCE, la de la peor de las minusvalías: ser ciego, y a pesar de esto, ha llegado muy lejos. Yo, particularmente pienso que debe de vivirse de los recursos propios, de las ganancias que autogenere la propia entidad,….pero cuando eso no es suficiente hay que recurrir a la ayuda exterior. Algo parecido a la Fageda d’en Jorda, una empresa de lácteos y yogures de calidad gestionada por minusválidos que está por zona de Olot (si no estoy mal informado). Se trata de llegar al objetivo de que los minusválidos, sin dejar de ser los minusválidos que ya son, lleguen a convertirse en seres válidos y útiles de verdad a la sociedad, a la colectividad, al país,…..y poder vivir de un modo mucho más independiente, de modo que “leyes de dependencia” sean tan sólo simples leyes testimoniales que muy poca gente necesite de verdad. Supongo que tener casa y coche propios, una familia a la que llevar a cenar a un restaurante, y un trabajo digno y decente, aparte de sentirse bien integrado en la sociedad, es el sueño de todo minusválido. En cuanto eso se haya conseguido, bien podremos decir que el país marcha por la dirección acertada. Por eso, alcanzar el camino adecuado, es la dura tarea en la que los minusválidos han de saber integrarse y luchar por ello.
¿Cómo conseguir la financiación cuando falta o se necesita el dinero para determinados proyectos?. Yo pienso que el dinero hay que ir a buscarlo allí donde lo tienen: las empresas, las fundaciones, los particulares, y las entidades públicas. Con las entidades públicas hay que pedirles dinero para subvenciones o para financiación, hasta la saciedad, puesto que el dinero de allí procede del contribuyente, y los políticos lo que hacen es “robarlo” siempre al pueblo, procurando primero sus buenos sueldos y privilegios, y luego como hacen siempre: repartiéndolo mal, y con finalidades no demasiado claras. Las fundaciones lo componen empresas o particulares que destinan parte de sus dineros para determinadas finalidades. Allí hay muy abundante excedente de dinero, pues si se imprimieron más billetes de 500 euros que no de los más pequeños, el hecho que no se vean, se debe a que están allí, y además es un dinero que se esconde de todos, sobretodo del control público: por eso suele esconderse en los paraísos fiscales donde está garantizada la opacidad y el secreto bancario. Para que os hagáis la idea, tan sólo en las Islas Caimán, en el Caribe (una isla menos de la mitad de grande que Ibiza, con apenas poco más de 25.000 habitantes y situada entre Jamaica y Cuba, en el Caribe), está depositada aproximadamente la cuarta parte del dinero existente en el mundo, que está a nombres camuflados de las empresas o particulares que lo esconden allí, como los antiguos piratas escondían sus tesoros en lugares de islas del Caribe que tan sólo ellos conocían. También se dice que en los sótanos de las bóvedas del Vaticano hay tal cantidad de dinero a rebosar, que si se lo propusiera de verdad, el Santo Padre podría terminar ya de una vez por todas con la miseria que hay por el mundo. Sólo por poneros un ejemplo de lo mal que reparten el dinero los políticos, os expondré un sencillo cálculo sobre algo de actualidad: el Congreso de Estados Unidos, tras muchas insistencias de George Bush, aprobó una inyección de 700.000 millones de dólares de los contribuyentes al sistema financiero, dejando aparte los 500.000 que ya habían sido otorgados. Y sin contar los miles de millones de los gobiernos europeos, incluido el español. En el planeta Tierra hay unos 6700 millones de habitantes. Si tan sólo los 700.000 millones de dólares que Bush hace pocos meses consiguió arrancarle al Congreso norteamericano fuera repartido entre los aproximadamente 6700 millones de habitantes que se supone hay en el mundo, nos tocaría a cada uno poco más de 104 millones de dólares a cada uno, de modo que con ese dinero no sólo desaparecería la miseria, sino que además, teóricamente todos seriamos ricos . Por eso insisto: a los políticos, que por regla general siempre suelen ser ladrones y sólo procuran primero para ellos mismos, antes que por el bienestar del pueblo. A los políticos hay que pedirles siempre ese dinero que en el fondo no es suyo, sino de los contribuyentes. Se llame gobierno central, generalitat, ayuntamiento, consell comarcal, diputación, fondo europeo,….o lo que sea, a las entidades públicas siempre hay que pedirles o exigirles dinero hasta la saciedad, porque siempre es algo que han “robado” al contribuyente, porque nadie paga impuestos por gusto. Por otra parte, en las Fundaciones, empresas, o fortunas particulares, existe un excedente de dinero muchísimo mayor del que manejan los políticos, pero que siempre anda escondido por razones que no vienen al caso para no alargar más ese escrito. En cuanto a la gente normal de a pie, suele tener demasiados problemas, como expuse al principio, y poco dinero para ofrecer o dar, aparte de que indirectamente muchísima gente está en situación endeudada…a esa tipo de gente es inútil pedirles dinero, y además, de mal gusto. El mantenimiento y la mejora de medios y recursos de las residencias, empresas, etc… de MIFAS supone un permanente gasto, que aunque soy de la opinión de que lo mejor que puede hacerse es generar sus propios medios para autofinanciarse y no necesitar a nadie, no debe de dejarse de lado el obtener el dinero o la financiación de los entes públicos o las fundaciones de particulares donde ya he dicho, es donde hay que ir a buscar el dinero, porque es allí donde abunda y sobra. Hay que recurrir a esos sitios para obtener ese dinero que pueden destinar a fines de “obra social”, y que no creo que les cueste demasiado, porque tan sólo obtendríamos un buen pellizco de ese enorme excedente de dinero existente, que ellos ni apenas lo notarían. Y eso es lo que pienso que debe de hacerse. Ahora bien: ¿quién es el guapo de MIFAS que se irá por ahí visitando empresas o fundaciones para obtener financiación?.....yo por supuesto, no sirvo porque tengo mi problema de sordera, y pienso que tiene que ser un minusválido que tenga buenos oídos, buena labia y buena capacidad para la comunicación. Yo sólo aporto la idea y la propuesta, y lo único que podría hacer es acompañar con el papa-móvil que tenemos en MIFAS, al minusválido que se encargarse de hacer las visitas para obtener las financiaciones. Pienso, también, que tiene que ser un minusválido con cierta preparación, con ciertos estudios universitarios, que sé que más de uno de los que hay en la residencia MIFAS de Girona lo tiene, o alguien con un gran empuje e iniciativa demostrada como por ejemplo (¿cómo no se me había ocurrido antes: el Gran Quim Bonaventura Ayats?). Yo no sirvo para esa misión, porque como ya he dicho: soy sordo y además sin estudios universitarios, y si no lo fuera, venga a saber si ahora seria algo así como el presidente del BBVA, pero a lo máximo que he llegado es a simple subalterno al servicio de MIFAS. Contemplo el mundo, y sé que hay muchísimo dinero, pero a mi me ha tocado la mala suerte de estar entre los que no lo tienen, y han de espabilarse en sobrevivir. Como que el dinero que se pide es para finalidades sociales de un colectivo de gente con mayores dificultades como son los minusválidos, no creo que esas entidades que menciono pongan demasiadas pegas o excusas como para no contribuir con dinero. O hasta incluso al Santo Padre podríamos pedirle dinero para la causa minusválida, porque como ya he dicho: en los sótanos del Vaticano está depositado bajo 7 llaves con códigos más complicados que los de Leonardo da Vinci, el mayor tesoro que existe en el mundo. Por eso os digo y os animo: buscar el dinero allí donde realmente está y abunda de sobras. Algunos pensaran que con la crisis no hay mucho dinero, pero yo os digo que aunque las apariencias pueden engañar, históricamente está probado que en épocas de crisis, los que más tienen, tienen muchísimo más; lo que pasa es que lo esconden más y no lo mueven, y como al no moverlo no circula, entonces el que apenas no tiene, se encuentra en situación apurada.
La tarea por la causa minusválida puede parecer hercúlea, difícil, desanimadora, deprimente,….que algunos pueden pensar que lo mejor es coger la silla de ruedas, abrir la puerta, y desaparecer. A quienes lo consideran así, les voy a contar un cuento, que una vez a mi me contaron: ¿recordáis aquel proverbio de los antiguos romanos: “Mientras hay vida, hay esperanza”, o aquel proverbio chino: “No maldigas las tinieblas, enciende una vela”?. Como que mientras estoy escribiendo esto estamos en la última noche del año, me voy imaginando que compartiendo con vosotros, los minusválidos, estamos ante el calor de un buen fuego a tierra, y aprovecho explicaros un cuento:
Erase una vez: habían cuatro velas que quemaban lentamente. Era de noche, todo estaba en silencio y se podía oír lo que decían entre ellas:
La primera dijo:
-¡Yo soy la Paz!, pero las personas no creen en mi, tengo ganas de apagarme.
Y consumiéndose rápidamente se apagó.
Dijo la segunda:
-¡Yo soy la Solidaridad!, soy superflua. Las personas no quieren nada de mi. No tiene sentido seguir quemando.
De repente, una ligera brisa sopló suavemente sobre ella, y se apagó.
Triste, la tercera dijo:
- ¡Yo soy el Amor!, no tengo fuerzas para seguir encendida. Las personas me dejan de lado y no entienden mi importancia. Se olvidan de todos, incluso de aquellos que tienen más cerca.
Y sin esperar, se apagó.
Entonces entró un niño y vio las tres velas apagadas.
-¿Cómo es eso?, deberían de estar encendidas hasta el final.
Dicho eso, rompió a llorar.
Entonces habló la cuarta vela:
-No tengas miedo, mientras yo tenga fuego, podemos encender las otras.¡Yo soy la Esperanza!..
El niño, con los ojos brillantes, cogió la vela encendida….y encendió las otras.
La MORALEJA es:
¡Que la esperanza nunca se apague en vuestros corazones!.... y que cada uno de nosotros sepamos ser la herramienta que este niño necesita para mantener encendida la Esperanza, la Solidaridad, la Paz y el Amor. Y os digo otra cosa más: no os dejéis llevar por un bonito idealismo, no dejéis que quede como un simple cuento de estas Pascuas Navideñas, sino que poneros a trabajar, trabajar y trabajar duro, porque sólo trabajando es como pueden hacerse cambiar las cosas.
¡¡¡ FELIZ AÑO NUEVO A TODOS !!!,,,,,Y UN RECUERDO ESPECIAL PARA TODOS MIS QUERIDOS AMIGOS MINUSVÁLIDOS A LOS QUE DEDICO ESE ESCRITO.
ANOTACIÓN FINAL: Quizás otro día, otro mes, u otro año,….pueda llegar a escribir la “segunda parte de LA CAUSA MINUSVÁLIDA”.