viernes, 6 de septiembre de 2013

ABUSO CONSENTIDO POR LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS EN LA COMPRA DE LIBROS DE TEXTO


He pasado la mañana de hoy para las compras de libros de texto necesarios para el próximo curso que está pronto a empezar. No se sabía sobre los libros de texto a escoger,  hasta conocer previamente los resultados de las notas de recuperación de septiembre en el presente día de hoy, 6 de septiembre. O sea, desde hoy mismo, y puesto que el curso empieza el 13 de septiembre, sólo quedaban hoy o el próximo lunes o martes para ejecutar las compras de los libros que exige el centro docente.

Si se compraba los libros a través de la asociación de padres (y dicen que para “ahorrar dinero” la AMIPA (associació de mares i pares d’alumnes), ha contratado los servicios de la misma distribuidora del curso pasado, que iba a hacer la venta en el mismo instituto los días 9 y 10 de septiembre, de 10,30 a 13,30 por la mañana, y de 15 a 18 horas por la tarde. Claro que primero había que hacer los pedidos antes del día 10 de julio pasado, porque de no ser así, entienden que quieres comprar los libros en el libre mercado. (Podéis verlo en las ilustraciones que os adjunto).

Pues bien, de la lista de libros a comprar, para el caso de 4 de ESO, de mi hija, encontramos dos en “El Corte Inglés” de Gerona ( a unos 30 kms. de casa), siendo los dos unos 10 euros más baratos cada uno (se habían agotado, y ya no quedaban del resto). Y por lo que el resto tuve que ir a encontrarlos en el Abacus de Gerona, digamos que con un promedio de 7 euros más baratos cada libro, en comparación a los precios exigidos por medio de la “asociación de padres”. Y aún faltaron otros dos libros, que de encargarlos nos dijeron que tardarían por lo menos un mes. Y aún así, si lo hubiéramos encargado antes, nos hubieran dado vales de descuentos para comprar material escolar. Y encima los del Abacus, nos hicieron un descuento de 33,54 euros de compra promocional.  O sea que los mismos libros que compramos en el Abacus y que en total me ha costado unos 134 euros, si los hubiera comprado a los de la “asociación de padres”, me hubiera costado unos 169 euros, con lo que he podido ahorrar 35 euros. (Podéis ver la comparación entre los precios de la asociación de padres, y los precios de las dos facturas que os adjunto abajo).

Total que de momento por comprar en el libre mercado, en vez de a través de la “asociación de padres”, nos hemos ahorrado unos 55 euros, y eso de que todavía faltan libros para comprar.

 

O sea que como un disimulado intento de presionar para que los libros se compren a través de la asociación de padres, han puesto esta exigencia de encargarlos previamente, y complicado de obtenerlos a última hora para los que se tenían que presentar a los exámenes de recuperación de septiembre (que eran casi todos ), creando con ello una complicación para los que optan por comprar en el libre mercado, en un momento que ya están agotados y faltan muchos libros.

Aparte va el material escolar que compré (libretas, agendas, bolígrafos, lápices, gomas, cola, carpetas, rotuladores, etc…), que me ascendió a poco más de 33 euros, y aún escogiendo lo más barato que encontré después de buscar por varios sitios para poder comparar precios y calidades.

Falta añadir que tras la compra de los libros de texto, el instituto obliga a unos pagos por material que se gasta en la escuela (fotocopias, material para plástica, etc…) que oscila entre 40 y 60 euros o más según los cursos (al menos así fue en cursos pasados). Son, por ejemplo, para fotocopias de uso exclusivo para los profesores, que a mitad de curso ya están gastadas (despilfarro).

Se ve a las claras que tras la asociación de padres, hay claros intereses de lucrarse en ese negocio que se repite cada año. Ya en la escuela primaria, el “obligatorio chándal distintivo de la escuela” cuesta 70 euros, cuando en el Decathlon, en este año se han encontrado chándals de apenas unos 10 euros, y hasta menos.

 

Ya en la primaria, por ejemplo, no te vendían un libro que faltaba si no pagabas cuota de asociación de padres, por lo que se me ocurrió pedir prestado el libro a uno de los alumnos que lo tenía, lo escaneé completamente todo hasta formar un archivo pdf, y lo imprimí y forré (me salió incluso muchísimo más barato que comprado como libro), ….pero ¿sabéis qué?, pues que el profesor le dijo al alumno que con aquellas fotocopias no se valía,…con lo que os podéis imaginar lo mal nacido del profesor de ser capaz de tomar expresamente por tontos a los demás. Claro que si los demás padres hacen lo mismo, se acaba el negocio con el que tiene complicidad los cuatro listos de la “asociación de padres” y los profesores metidos en ello.

Imaginaos que un solo alumno compra los libros de texto para el curso, los scanea todos con la ayuda de un ordenador y con ellos hace unos libros en formato pdf, con lo que se distribuyen copias al resto de todos los alumnos, multiplicándose hasta el infinito, y que se pueden consultar con una simple tableta de 7 pulgadas de coste de apenas 50 euros, que con una pequeñita tarjeta de 8 Gigas, puede tener guardados miles de libros en formato pdf (y en otros), con los que aprovechar como libros de texto, y sin que apenas ese coste que supone la sangría para los padres cada septiembre con el nuevo inicio de curso. Y además, al no tener que imprimir libros, se contribuye con el cuidado del medio ambiente al no suponer tala de árboles que son la materia prima para fabricar libros de papel. ¿Dónde están los ecologistas en defensa de los árboles y el medio ambiente?

 

Claro, si fuera del modo inteligente, aprovechando los recursos informáticos y de las descargas de internet , el negocio se acaba, incluso para el propio gobierno, que por esos días recauda inmensas cantidades en concepto de IVA con la venta de esos libros carísimos. Y eso que en estos últimos años no nos han concedido ni para becas de libros, ni para becas de comedor.

Claro que, también, la otra cara de la moneda es que muchos hijos de la inmigración reciben libros prestados o gratis, y no se gastan en nada. Algunos incluso tienen las distintas excursiones gratis a lo largo del curso, que nadie sabe quiénes lo pagan, aunque muchas veces con dinero de la asociación de padres, con los que obligan a pagar al resto de los padres de alumnos, la inmensa mayoría totalmente ajenos a dichas “asociaciones de padres”, y que desde luego tampoco pretender ser “solidarios” con nadie, ya estando bastante agobiados con los gastos escolares de sus propios hijos, y máxime en un contexto de crisis en el que muchas familias tienen a sus miembros en paro (servidor inclusive).  


En fín, que por un lado unos haciendo su negocio de septiembre, y otros pretendiendo robar doblemente. Uno de los absurdos más que hay en esta corrompida sociedad que nos ha tocado vivir, y que desde luego no son un buen ejemplo para nuestros estudiantes. Y mientras tanto también me pregunto: ¿dónde está el derecho gratuito a la enseñanza y a la supuesta “igualdad de oportunidades”, cuando llevas a tus hijos a un centro público porque no dispones de suficientes recursos para poder pagar un centro privado donde hubiera mejor calidad de enseñanza?. Y eso de que te ves obligado a pagar libros, ropa deportiva, zapatos, excursiones, material escolar que exige la escuela, etc….., con toda la sangría económica que ello supone, máxime, además, si estás en paro.   






..................................

COMENTARIOS DESDE MI CUENTA FACEBOOK: