domingo, 20 de octubre de 2013

LA PRIMERA LECCIÓN DE CHINO


Siempre pensé que el chino era de lo más complicado, que te llevaba años de memorizaciones, como quien recuerda las letras, los números, los colores, las señales del código de circulación,  etc… y luego formando combinaciones de las mismas, da lugar a algo con significado y con sentido.


Pero después de ver ese vídeo de una chica taiwanesa llamada Shaolan Hsueh, lo de aprender chino, no es tan complicado como parece, sobretodo si uno se inicia en la escritura de los caracteres, que en cierto sentido toman formas simbólicas. Pero recordad que mientras nosotros escribimos de izquierda a derecha, y de arriba a abajo, los chinos lo hacen completamente al revés, igual que los árabes.



Dada la importancia que tendrá en el futuro el idioma chino, con la llegada de turistas de importante poder adquisitivo, y en cuanto se refiere a las relaciones comerciales, habrá que ponerse en plan “Mao-Mao qué miedo”, y ponerse a estudiar algo de la vieja y milenaria lengua del Celeste Imperio.  Por lo de hablar y escribir un poco de chino, que no quede, y ¡mucho ojo con “el peligro amarillo”!, que, aparte de que lo copian todo, no nos tomen el pelo ni nos aspen.







Visto así, hasta parece fácil y todo... 
pero luego uno se termina dando cuenta de que
 aprenderlo es una "tarea de chinos"...