viernes, 23 de abril de 2010

ALGUNAS IDEAS PARA COMBATIR EL PARO Y CREAR NUEVOS PUESTOS DE TRABAJO



Si pudiera arreglar el problema del paro, del que quienes debería de preocuparse en resolver: los políticos, no lo hacen. Antes de todo se me ocurre que se debería de crear un marco legal donde pudiera ser posible la libertad de trabajo, la eliminación de todas las normas o leyes que impiden trabajar de verdad e invertir, y la supresión casi total de todas las modalidades de impuestos, para que se pueda competir sin trabas y trabajar libremente obteniendo el fruto de esta recompensa.

En la Tierra tenemos un problema serio de cambio climático y deterioro medio-ambiental, causado sobretodo por la masiva expulsión de anhídrido carbónico en la atmósfera, y lo único que tenemos para compensar ese exceso de CO2 para transformarlo en oxígeno, son las verdes hojas de los árboles. En consecuencia los poderes públicos deberían de hacer posible la plantación de árboles por todo el territorio que estuviera falto de estos, y convertir muchísimas zonas de las grandes ciudades en amplios espacios de zonas verdes. Eso hará necesario, también, la construcción de inmensos depósitos de agua, y de pantanos que embalsen el agua de la lluvia (que tan estúpidamente se pierde), para hacer una extensa red de regadíos y canalizaciones que lleven el agua a todas partes del país, y no sólo para el riego del campo y las zonas verdes. La gran cantidad de gente que en esos tiempos difíciles está cobrado el paro, debería de ser aprovechada para esa repoblación forestal que convierta a nuestro país en un inmenso vergel, así como para la construcción de todas las infraestructuras hidráulicas que lleven el agua en abundancia y que no falte nunca ese elemento tan esencial. Los que cobran una paga del Estado, en este caso la gente sin empleo pero con subsidio de paro, deberían de aprovecharse para hacer realidad operativa esos servicios públicos tan necesarios para la comunidad, y que además beneficia mucho al medio ambiente.

Por otra parte, más que una ficticia "economía sostenible" de la que tanto habla el actual gobierno de Zapatero, lo que en realidad hace falta es una economía de nuevas ideas e imaginación: ofrecer nuevos productos y servicios que demanda una nueva sociedad siempre cambiante, y que no todo tenga que depender por ejemplo, básicamente del ladrillo, del turismo, o de las naranjas, por citar tan sólo tres ejemplos. Con esas fotografías que inserto, pueden dar algunas ideas para que alguien los fabrique, y los comercialice, invirtiendo y creando nuevas oportunidades puestos de trabajo, que buena falta hacen hoy en día en nuestro país, y que sólo podrá ser posible cuando los políticos espabilen y eliminen todos los impuestos y normativas rígidas de trabajo, que no sólo lo encarecen todo, sino que además crean desconfianza e incertidumbre tanto entre los inversores como entre los emprendedores.