martes, 22 de septiembre de 2009

VERDADES Y MENTIRAS SOBRE LA PSICOSIS DE LA GRIPE A

Anteayer, cuando me presenté al trabajo, me dieron una información compuesta por cinco folios que exponía el plan de le entidad para la que trabajo sobre la pandemia de la gripe A. Nada extraño: una simple información sobre lo qué es una gripe y las precauciones que hay que tomar. Toda una prueba de cómo por parte de los medios gubernamentales sobre el estado de psicosis al que se ha llegado para distraer a los ciudadanos sobre los verdaderos problemas que sufre el país: paro, impuestos, miseria, desigualdad de derechos, etc... No obstante, para haber llegado a esa psicosis, he creído conveniente contrastarlo con otra interesante información que hace poco llegó a mis manos, como esa carta dirigida a la ministra de sanidad, escrita por una tal Mónica Lalanda, que es médico de urgencias del Hospital General de Segovia. Esta "carta" fue publicada en el mundo.es-salud el 9 de septiembre del presente año. Me la envió mi buena amiga de Canarias, la doctora Isabel Diez (que me ha dado su consentimiento para publicarla en mi blog), y he encontrado muy interesante su lectura, por lo que voy a compartirla con la gente que son los seguidores de mi blog,, ya que sobre el tema de la gripe A se exagera mucho, tal como me confirmaron también mis otras dos doctoras amigas que también tengo, aparte de la que me queda de quien fue una de mis ex novias, también doctora, con la que todavía no he hablado sobre el asunto, pero que pronto volveré a estar nuevamente en contacto. Eso sí: a quién todavía no he preguntado sobre el tema, es a mi propio médico de cabecera. Será quizás que soy de esos pocos ciudadanos que todavía no ha dado importancia al tema, al no dejarme contagiar por esa psicosis. En realidad pienso que no es tan grave la cosa como nos hacen ver, y tal como para alarmar a las empresas, cerrar escuelas, llevar las vacunas directamente a las escuelas, publicar en la prensa cada vez que se da un caso, como si fuera la noticia gorda del día, etc... Pero vayamos al grano: el texto integro de la carta dice lo siguiente:

A quien pueda interesar:

Señora ministra de Sanidad, vacúnese usted.

(por la doctora Mónica Lalanda)


Señora ministra, le propongo que sea usted la primera española que se vacune contra la gripe A. De hecho, con este despropósito llamado autonomías, si se vacuna usted y toda la gente que nos gobierna en España, el grupo control sería lo suficientemente grande como para sentirnos todos más seguros. Verá usted, le agradezco que me haya colocado a la cabeza de los grupos de riesgo y que tenga usted tantísimo interés en que no me coja la gripe. Entiendo que usted me necesita para que el sistema de salud no se colapse; sin embargo, es una gran pena que al igual que usted se preocupa por mi salud y de repente me valore como un bien nacional, no se preocupe por mi situación laboral. La invito a que venga a ver mi contrato o el del resto de los médicos en este país. La gran mayoría trabajamos con contratos que en el resto de la Europa antigua serían una vergüenza.

Señora ministra, yo no me voy a vacunar. El virus no ha acabado de mutar y a partir de la última mutación deberían pasar seis u ocho meses para elaborar susodicha vacuna. Es decir, la vacuna que nos proponen no puede ser efectiva. En cuanto a su seguridad, ya tenemos la experiencia de vacunas para la gripe fabricadas con prisas; se usan adyuvantes peligrosos para poder poner menor cantidad de virus. Francamente, yo prefiero tener mocos tres días que sufrir un Guillain-Barré. Señora ministra, a mí no me gusta ser un conejo de indias. El Centro de Prevención y Control de Enfermedades de la UE "espera a saber cuáles son los efectos de la vacuna en los adultos sanos para detectar posibles consecuencias adversas". Mire usted, casi que no. Prefiero que se la ponga usted y me lo cuenta. Señora ministra, se les está marchando el asunto de las manos. Está ya más que claro que este virus, aunque muy contagioso, es muy poco agresivo y más del 95% de los casos cursa de manera leve. Se espera un máximo de 500 fallecimientos frente a los 1500 a 3000 que provoca la gripe tradicional. Mientras tanto, usted está permitiendo un despilfarro de recursos inaceptable. Muchos hospitales en el país están siendo objeto de cambios arquitectónicos absurdos e innecesarios para prepararse para una hecatombe que ya sabemos no va a ocurrir. Se han gastado ustedes 333 millones de euros en esta pandemia de color y fantasía. La letalidad del virus es del 0.018%, francamente irrisoria.

Señora ministra, déjeme que le recuerde que la gripe A ha matado de momento a 23 personas y que tiene una tasa de incidencia de 40-50 casos por semana y 100.000 habitantes. Sin embargo, el tabaco produce en España 40.000 muertes al año y 6.000 por tabaquismo pasivo. Eso sí que es una pandemia, pero usted prefiere ignorarla. Es un tema menos atractivo y que le crearía multitud de enemigos.

Señora ministra, explíqueme por qué tiene usted el Tamiflú bajo custodia del ejército. La eficacia de los antivirales en esta gripe es dudosa y de cualquier manera lo único que hace es reducir en un ratito la duración de los síntomas y con efectos secundarios no despreciables. Cualquiera diría que guarda usted bajo siete llaves la cura contra el cáncer o la peste bubónica. Ponga el fármaco en las farmacias que es donde debe estar y déjese de fantasías más propias de Hollywood. Alternativamente, haga algo sobre la patente del osetalmivir y permita que lo fabriquen otras compañías farmacéuticas, así no hay agobios de restricciones.
Señora ministra, las previsiones de la Organización Mundial de la Salud ya se han patinado en ocasiones anteriores. Cuando la gripe aviar, predijeron 150 millones de muertos que al final quedaron en 262 fallecimientos. Se han vuelto a equivocar, no importa. Lo importante es parar la locura en la que estamos montados y esa, señora Jiménez, es responsabilidad suya.

Señora ministra, aquí una es una cínica por naturaleza. Demasiada gente se lleva tajada en este asunto. No sólo los fabricantes de las vacunas y los antivirus sino los que hacen las mascarillas, los de la vitamina C, los del bífidus activo, los fabricantes de ventiladores artificiales y pulsioxímetros, los de los pañuelos desechables, los productos de desinfección de manos, hasta los presos con enfermedades incurables que quieren aprovechar para marcharse a casa. Sin embargo, no me negará tampoco que la pantalla de humo les ha venido al pelo a su gobierno ahora que la crisis sigue su marcha, el desempleo tiene niveles históricos, nos suben los impuestos, sube el IRPF y baja el PIB. Una casualidad, supongo.

Señora ministra, una cosilla más. Si tengo que ver muchas más fotos suyas a media página con mirada astuta, trajes sexis y poses de modelo... ¡me va a dar algo!



NOTA.- La doctora Mónica Lalanda ha pasado los últimos 16 años en Inglaterra, la mayoría como médico de urgencias en Leeds (West Yorkshire). En la actualidad trabaja en la unidad de urgencias del Hospital General de Segovia, participa en varias publicaciones inglesas y también ilustra libros y revistas con viñetas médicas.