sábado, 25 de septiembre de 2010

TRES CARTAS QUE SON COMO TRES RADIOGRAFIAS DE LOS MALES DE NUESTRO PAIS.


Son tres cartas que me enviaron desde Internet y que valen la pena de leerlas . Cada uno lo estuvo redactándolo a su manera, que de alguna forma nos exponen, explican y dicen muy claramente lo que no se atreven a decir ni los políticos ni los medios de comunicación, los unos por hipócritamente interesados y los otros por expresa manipulación:

CARTA DE OSCAR MOLINA

Paso fuera de mi casa y lejos de mi familia una media mensual de 360 horas (15 días completos), contribuyo al fisco con un 40% de mi salario; entre impuestos directos, indirectos, tasas obligatorias y demás gravámenes, trabajo más de la mitad del año para el Estado.
Pago un colegio a mis hijos, mientras financio un sistema de educación pública; me dejo un turrón en una póliza de sanidad privada, pero abono religiosamente mi correspondiente diezmo para que muchos puedan tener cuidados médicos. De lo segundo no me quejo (a pesar de que nadie me lo reconozca) y de lo primero no mequejaría si no fuese porque la educación pública consiste en meter a los niños en fábricas de ignorantes donde sólo se hace hincapié en su adoctrinamiento en un conjunto de paridas sin sentido.
Muchos están peor que yo. Se levantan a las 6 de la mañana, vuelven a casa cuando sus hijos se van a la cama, conviven con la cotidiana amenaza de perder su trabajo y hacen encaje de bolillos para que el fruto de su sacrificio vital les permita llegar a fin de mes. Y otros, de número creciente, están aún peor. Han perdido su trabajo y conservan escasas esperanzas de conseguir otro.
Todos, de alguna manera, ponemos un montón de dinero para que vosotros, que sois muchos, os alimentéis de nuestra pasta. Porque vosotros, incompetentes ejecutivos de la nada, mediocres gobernantes de nuestro Estado central, vivís de nuestro dinero. Sois parte un elefantiásico entramado de Ministros, Secretarios de Estado, Directores Generales, y parásitos varios que contáis con un ejército de asesores, viajáis en coche oficial y reserváis Clase Preferente en vuestros viajes privados, con mi dinero. A cambio, resultáis totalmente incapaces de resolver nuestros problemas, no garantizáis nuestra seguridad ni dentro ni fuera de España, no nos protegéis del desempleo, ni prestáis servicio alguno. Sólo se os ocurren normas para coartar nuestra libertad, para vigilarnos, atemorizarnos y decidir qué es bueno para nosotros.
Tomáis posesión de nuestra vida pública, privada y de nuestro dinero para complicarnos la vida, y parís normativas orientadas a seguir siendo necesarios, a no permitirnos deshaceros de vosotros. Por si fuese poco, inventáis problemas inexistentes, enfrentáis a la sociedad reabriendo debates cerrados, legisláis para cuatro, y tenéis la jeta de pagar un sueldo a majaderas de manual sin el menor sentido el ridículo que nos hablan de “acontecimientos planetarios”. Todo con mi dinero.
Vosotros, prebostes de alguno de los diecisiete gloriosos mini-estados autonómicos, también vivís de mi pasta. Unos subidos a cuentos imposibles como la fábula de Aitor, otros mitificando a unos segadores de hace cuatrocientos años.Los demás, a rueda de éstos, os habéis montado un chiringuito de consejerías, direcciones, subdirecciones, patronatos, embajadas y demás máquinas de gastar. Con mi dinero, claro está.
Usáis la pasta que yo gano trabajando para fomentar la insolidaridad y sembrar el odio a España; reclamáis la parte que vuestros inverosímiles derechos históricos os adjudican para poder aumentar la pléyade de vuestros deudos, para comprar votos con empleos a dedo. Vivís en la reivindicación permanente que haga andar a una bicicleta que se caería si parara. Vosotros, garrapatas, no resistiríais el mínimo ejercicio de competencia para la obtención de un puesto de trabajo en el ámbito privado, vuestro único mérito es haber medrado en la estructura de un partido político. Y ahora, vivís de mi dinero.
¿Y qué decir de vosotros? Sabandijas de los sindicatos de clase. Liberados del trabajo, la responsabilidad y el cumplimiento del deber. ¿Cuántos sois? Sólo en Madrid, 3.200; sólo en Madrid vuestro chollo nos sale a los contribuyentes por 77 millones de euros. ¿Para qué? Para que tengáis el uniforme, el mono o la bata sin estrenar. Para que viváis de una novela en la que sois los únicos personajes, porque no representáis a nadie, sin acudir a vuestro puesto de trabajo.No tenéis afiliados, no defendéis nada, firmáis condiciones laborales de miedo para vuestros presuntos representados, cobráis un canon por los ERE´s, o lo que es lo mismo, sangráis al currito en concepto de “asesoramiento” cuando le ponen en la calle; os dedicáis a hacer política, calláis cuando miles de currantes pierden su empleo por no molestar a otros chupones de vuestra cuerda, y ejercéis la protesta asimétrica según quien gobierne.
No valéis para nada, no arregláis nada, no solucionáis nada, no defendéis a nadie, algunos habéis conseguido llevar tan lejos vuestros tejemanejes que acabáis de directivos en vuestras empresas…y vivís de mi pasta. Y no me olvido de vosotros. Engreídos “creadores”, apoteósicos mediocres del arte presunto, vividores del mérito subvencionado y subvencionable. Vosotros también vivís de mi pasta. Os señaláis la ceja para apoyar sin disimulo a quien os ha puesto en casa, alimentáis vuestra vida regalada de mis impuestos, y además me insultáis. Si no voto al partido que os gusta, podéis llamarme “hijo de puta”; si no comulgo con el Gobierno que os pone el pesebre pedís que se me encierre en un cinturón sanitario; si voto a quien no os mola, me llamáis asesino… todo eso después de que este hijo de puta, asesino y carne de sanidad progre os haya dado de comer con su dinero, a cambio de que produzcáis bodrios infumables que tratan de ganar una guerra 70 años después o que sólo sirven para que alguno pueda liberarse de sus complejos, algunos sexuales.
Habéis conseguido que todo hijo de vecino sea considerado delincuente preventivo y tenga que pagaros cada vez que se compra un teléfono móvil, una impresora, un ordenador… Habéis forzado la máquina de quien tanto os debe como para permitiros reclamar el tributo a quien se bautiza, hace la comunión, se casa o baila en la plaza del pueblo; cualquier día nos sangraréis en nuestro entierro. Vosotros, bucaneros de la creación de medio pelo, no venderíais ni uno sólo de vuestros estofados en el mercado privado, no conseguiríais financiación ni para la décima parte de vuestras piltrafas.
La inmensa mayoría de los que vivís de mi contribución y de sirlarme, no seríais capaces de engañar a un inversor para que sufragase las medianías que nos colocáis. Vivís del cuento, y encima os ponéis chulos mientras me metéis la mano en la cartera. irmáis manifiestos para los que no tenéis la menor legitimidad ni altura moral, y os auto designáis como el “mundo de la cultura”; entregáis rosas por la Paz a los asesinos, os vestís de palestinos entre playa y casino, y no tenéis una puñetera palabra para los que cayeron muertos de un tiro en la nuca, sin poder oler esas rosas que entregabais, mientras pagaban vuestros saraos y se retrataban cada vez que compraban un CD.
Todos vivís de mi pasta y sois muchos, cada vez más. Y nosotros cada vez menos,
OSCAR MOLINA (MADRID, ESPAÑA) ES PILOTO DE TRANSPORTE DE LÍNEA AÉREA Y LICENCIADO EN DERECHO POR LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID. EJERCE SU PROFESIÓN EN LA COMPAÑÍA IBERIA. FUE DIRECTOR DE LA REVISTA MACH 82, ÓRGANO DE COMUNICACIÓN OFICIAL DEL SINDICATO DE PILOTOS DE LÍNEAS AÉREAS. ACTUALMENTE COLABORA EN LA REVISTA “EPOCA”, ES CONTERTULIO DE RADIO INTERECONOMÍA Y ESCRIBE SOBRE TEMAS AERONÁUTICOS PROFESIONALES EN LA PÁGINA WEB AVIACIÓN DIGITAL GLOBAL



CARTA DE UN EMPLEADO DE BANCO:
Estimado? Sr. Zapatero:
Estoy trabajando desde que tenia 20 años (cuando termine el servicio militar), ahora tengo 45 años, y mi mujer igualmente empezó a trabajar a los 18 años en la actualidad tiene 43 años, desde esa fecha no hemos dejado de pagar en ningún momento nuestros impuestos, seguridad social, desempleo, contribuciones, impuestos de vehículos, etc. Etc. Etc. Como consecuencia de esto me encuentro con que mi hija era penalizada a la hora de elegir colegio porque sus padres trabajan (pagando impuestos). De que las ayudas económicas se las dan a gente que acaba de llegar, que jamás ha cotizado y que tiene más derechos y privilegios que ninguno de nosotros trabajadores de toda la vida a los que precisamente no nos sobra el dinero.
Yo trabajo en una entidad financiera en un barrio "pobre" de córdoba en el que los subsidios del gobierno, de la junta de andalucía, del ayuntamiento de córdoba y del "sumsum corda" son totalmente habituales y concedidos a discreción, pero me sorprende que en muchas de las cuentas a las que llegan estas ayudas de emergencia social o solidarias, se permitan pagar recibos de canal plus por importes superiores a los 100 euros mensuales (yo personalmente me conformo con la "tdt" y eso que me gusta el futbol un montón), recibos de telefonía móvil por importes superiores a los 200 euros mensuales en muchos casos (yo cuando pago mas de 50 euros entre el teléfono de mi mujer y mío pillo un rebote de impresión), y otras perlas por el estilo. Estoy hasta las narices de que la gente venga a cobrar el desempleo a las 08.15 horas de la mañana del día 10 con toda la prisa del mundo porque se tienen que ir a trabajar, a un trabajo por el que no pagan impuestos y por el que no contribuyen a la seguridad social , a esa misma a la que si tienes la desgracia de tener que ir te citan a seis meses vista,o que cierra plantas enteras de los hospitales en épocas vacacionales para ahorra (se lo que digo porque mi mujer es empleada de la misma ).
Por todo ello sr. Presidente le ruego que deje la desgravación de vivienda como esta y que el ordenador portátil que le va a dar a mi hija y la bombilla se los meta en los "güevos" que ya me encargo yo de comprarlos, y que en vez de asesores contrate a mas inspectores de trabajo que controlen a los parados que no lo están, y que las administraciones antes de dar ayudas con el dinero de los demás comprueben que no son para ver el madrid-barsa o para llamar a la línea del tarot de lola montero y que si realmente quiere acabar con la crisis lo unico que deberia hacer es penar con carcel al que cobrando el subsidio este trabajando, ya vera como en menos de un mes se dan de baja mas de un millon de personas y se ponen a cotizar. Solo con lo que dejan de cobrar y lo que aportan a las arcas del estado salimos de la crisis en menos de 3 meses. Que con los miles de parados que hay en españa, el ministerio de trabajo e inmigración otorga subvenciones para traer trabajadores extranjeros a las peonadas. Que en las arcas públicas no carecemos de tanto dinero, sino que faltan profesionales que sepan administrarlo y sobra gente que se lo gasta en intentar conseguir un voto.
Sin otro particular reciba un saludo .
POSDATA: A TODOS LOS QUE OS HE MANDADO ESTE CORREO OS RUEGO QUE SI DE ALGUNA MANERA OS SENTÍS IDENTIFICADOS LE DEIS DIFUSIÓN A VER SI SOMOS CAPACES DE QUE LLEGUE A LA MONCLOA.



CARTA DE UNA INMIGRANTE:

Querida familia:

Estoy muy feliz ¡Qué suerte! Mi hija ya va a la guardería, antes que cientos de niños españoles, gratis y sin esperar cola. Y estoy de enhorabuena, me concedieron un piso hace 5 años pagando muy poquito dinero, y pasados esos años, lo he vendido y me he llevado a nuestro país toda la plata y los pobrecitos españoles tendrán que trabajar más para pagar tres veces ese precio y que no se lo den, aunque, a decir verdad, para algo tengo más puntos que ellos y si encima denuncias a tu marido por malos tratos, ¡¡creo que ya te dan la pera de ellos..!! Mañana me paso por el ayuntamiento a pedir otro piso, sin falta. Ayer me regalaron el abono de transporte, me vendrá bien ahorrar esos 50 euros. Al fin y al cabo, me lo pagan los españoles con sus impuestos. Actualmente, aunque me encuentro cobrando la prórroga del paro (REMI), otros 6 meses más por ser extranjera (derecho que no tienen los españoles), tengo intención de convertirme en trabajadora autónoma, ya que me han dicho que los 5 primeros años estamos exentos de impuestos (ellos tampoco, lo que me parece muy bien). Ahora ya soy trabajadora legal, y aprovechando esa ley de reagrupación familiar, podré traer aquí a mis 7 hijos y a mis papitos, que van siendo muy mayores, para que les cuiden en una residencia de esas que son gratis (pagadas también con el dinero de los españolitos, jeje), ¡ah! también a mi hermanito que allí esta enfermo o algo así, el caso es que nunca ha trabajado, como tampoco mi papá, ni mis abuelos ni ningún varón de la familia, que para eso son muy machos ellos, y me han dicho que montándotelo bien te dan una ayuda indefinida por incapacidad. Fíjate si serán solidarios los españolitos, que sabiendo que nosotros somos una población mucho más joven que la de ellos, con seis hijos más de media, ya nos dejan votar en las siguientes elecciones para que podamos gobernar en unos años el país ¡pero que majos son! ¡¡Es que son tan generosos!! Lo que no entiendo es por qué se nos dice que contribuimos a la inseguridad, que se hubiesen preocupado de los miles que blanquean sus antecedentes penales por 100 euros en las comisarías de países como Perú, Colombia o Ecuador para poder entrar en España, además, los que delinquen son bastantes menos extranjeros de lo que la gente se piensan, ya que son muchos los nacionalizados, y oficialmente figuran ya en la lista de españoles, por lo tanto no creo que sea justo que ahora, siendo ya españoles, se les tache de extranjeros. Yo seré española el año que viene, con todos los derechos, pero se me permitirá seguir con nuestras ventajas, que ellos no tienen.
También nos dicen que estamos formando guetos, y no es cierto, abarcamos ya todos los barrios de las distintas ciudades, ellos son los que se deberían de
preocupar de no crearlos, que cada vez van siendo menos y nosotros más,
fíjate, hasta dicen que no ponemos de nuestra parte para integrarnos en este país,
SE INTEGREN ¡¡QUE ELLOS!!
¡que nosotros cada vez somos más y no tenemos necesidad de abandonar
nuestra cultura! Quiero tener muchos hijos aquí, no entiendo como este país tiene la tasa de natalidad tan baja con la cantidad de ayudas que recibimos,
¡Ah! y ya sé a quien elegiré en mis primeras elecciones.
Ya somos “6 millones” y aquí no ha pasado nada.
Con cariño de corasssón:


Belsy Esther Miler Juares Flores





2 comentarios:

Anónimo dijo...

La ingratitud y el egoísmo bello

Eva dijo...

también aludo que en el empleo

¿ por qué tienen preferencia los emigrantes se nota se vé claro que antes que los españoles están ellos ?

parece que se les tenga miedo se les trate con más tacto no queremos rencillas los españoles con esto del racismo

por ejemplo le hablo de Córdoba hace un par de años en una casa de limpieza de ropa al seco estaba con mi madre dentro de la tienda esta y entraron dos árabes muchachos relativamente jóvenes y pidieron sin pagar que se les cosiese una chaqueta sucia mugrienta


la señora de la costura no lo dudó dos veces se sintió reprimida


esto por otro español jamás lo hubiese hecho pero


No es que existan favoritismos pero a la hora de la verdad preferimos compartir no con sinceridad sino con austeridad lo que puede traer no en un lejano espacio temporal algo así llamado conflicto racial más que religioso lo religioso tapa lo otro és como la excusa del siglo X pero no és realmente la realidad más contemporánea