miércoles, 15 de junio de 2011

ENSAYO SOBRE UNA PARTICULAR FILOSOFIA DEL AMOR Y EL EGOÍSMO.

“Cuando más conozco a las personas, más amo a mis perros”, decía el filósofo alemán Arthur Schopenhauer. Creo que debía de tener sus razones: la criatura humana no parece estar muy hecha para el amor, pero sí para un excesivo egoísmo. Muchas veces se hace complicado hablar sobre el amor. ¿Obsesión? ¿decepción?, ¿resignación?, ¿correspondido o no correspondido ese amor?, ¿confusión con amor platónico, o intensidad pasional?, ¿se puede encontrar un amor racional, o es un estado de locura?. ¿es un flechazo que viene inesperadamente, y luego cuando se acaba la historia, el amor se va?, ¿es algo que se conquista y se merece, o aparece inesperadamente sin que medien méritos?, ¿una dulce miel, que muchas veces acaba convirtiendose en una agria hiel?.... Son tantas las preguntas sobre el complicado tema del amor. Pero de una cosa me convenzo, de un viejo proverbio que leí ya no me acuerdo donde, que dice: “Tienes que amar muchísimo, para conseguir que te quieran tan solo un poquito”, porque el amor puede ser tan vulnerable como efímero. El ensayo que añadiré aquí, me lo envió una amiga, que lo encontró por internet, pero no sabe exactamente la fuente, aunque es interesante todo lo que revela como punto de vista particular por parte de quien lo escribió, como para leerlo con atención, analizarlo y sacar reflexiones. En el fondo de este original ensayo, tenemos a Nietzche , parte de cuyas inspiraciones se basa el mismo. Ahí lo tenemos (aunque advierto que es todo un rollo algo complicadillo de entender):


Todos los individuos pertenecientes a una sociedad tienen relaciones o interactúan. Las interacciones pueden nivelarse según la influencia de uno hacia otro: el nivel mas bajo es el odio, le sigue la ignorancia, después la tolerancia, luego el respeto, casi en la cima el amor, y el mas alto que es el fanatismo. Cuando el nivel de interacción es más bajo, más las personas tienen necesidad de alejarse y cuando es más alto, las personas tienen necesidad de acercarse entre ellas.

Pero supongamos que la persona “A” se relaciona con la persona “B”. La “A” tolera a la “B”, ¿y la “B” también tolera a la “A”? Claro que no, no es necesario que las dos personas tengan el mismo nivel de interacción. Siempre los dos individuos tendrán diferente nivel de interacción y en algunos casos será casi igual. Siempre la sociedad ha estado interesada en que todos tengamos el mismo nivel de interacción, es decir que si la persona “A” odia a la “B” entonces la “B” debería también hacerlo. Pero sabemos que no es así, la “A” puede odiar a la “B” y la “B” puede amar a la “A”. En el caso de que las dos personas tengan el mismo nivel de interacción ya se le puede asignar un nombre de pares. En el caso de si los dos se odian, son enemigos; si los dos se respetan pueden ser amigos; si los dos se aman pueden ser novios o amantes. Llegamos en conclusión que si la persona “A” ama a la “B”, y la “B” no ama a la “A” entonces no son novios…

Sucede algo muy curioso, en especial por parte de las mujeres, pues pareciera que tenemos de antemano la necesidad imperiosa de creer que al varón le pasa lo mismo, de alguna forma buscamos correspondencia y si no la hay pues la inventamos en cualquier detalle, fantaseamos. Es un autoengaño, lo sabemos racionalmente pero nuestra química no lo comprende y reaccionamos ante la mínima insignificancia…Una chica, obsesionadamente, esta buscando un novio. Ve a un chico y ella dice que lo ama. Luego se da cuenta de que el chico tiene novia y piensa que no vale la pena amarlo. Si yo estoy interesada en buscar un novio, claro que no vale la pena pero la idea no es si yo quiero que él sea mi novio, la idea es que yo lo amo, ¿y porque no puedo amarlo? El amor no tiene el fin de que yo "me arregle" con él, sino que yo lo ame. .. Muchas personas creen que el tener un amor es esencial para la vida y lo creen porque son egocéntricos. Siempre tenemos dentro de nuestro corazón, por mas que no nos demos cuenta, a un ser egocéntrico. Cuando digo "ser egocéntrico" me refiero a que todos tenemos nuestro propio mundo, pero no podemos decir que nuestro mundo abarca a todos los demás de cada persona. Por ejemplo yo puedo vivir en el mundo de la informática, pero el hecho de que yo viva en ese mundo no significa que todos tengan que pertenecer a el. En los únicos momentos dados en el que todos pertenecemos a un mismo mundo es cuando se trata del mundo de la sociedad.

Se supone quel proceso de noviazgo actual se basa en los siguientes pasos:
1. Primero el chico le pide que se arregle con ella.
2. El chico dirá que la ama con todo el corazón y dirá sus razones.
3. Si la chica acepta la proposición del chico, entonces se besan y son novios.
Como regla la chica no puede pedir al chico que los dos sean novios. ¿Por qué esa regla? No hay una razón lógica y entendible para el ser humano. Este tipo de reglas son como las que planteaba la iglesia y fue Galileo Galilei, a través de investigaciones científicas, que perfectamente afirmo sus falsedades ideológicas. Por eso decidí definir al amor según nuestra mente y no con el concepto alma (religioso). Por ejemplo la chica si quiere puede pedirle arreglo al chico. El negar que ella ofrezca su amor y pedir el del otro es negar el amor que ofrece y el amor que pide. Es decir que si ella no quiere pedir arreglo, entonces significa de que ella no lo ama, pero si lo ama que lo demuestre. Así que el primer paso seria que uno de los dos deberá pedir arreglo y demostrar sus intenciones, de dar el primer paso sin que nadie se lo impida. Pero los que creen que el amor es objetivo estan errados, es decir que el paso de “pedir arreglo” tambien fracasa en estos tiempos y está a la evidencia de cualquier observador. Al que le gusta una persona por ser “maravillosa” es egocéntrico porque quiere para sí concretar una necesidad propia. Cuando el chico le dice "te amo" y la chica es igual a él, significa que el chico se ama a si mismo y no a otra persona diferente a él. Estas relaciones, si tienen éxito, son como si dos espejos se enfrentasen y sus imágenes sean infinitas imágenes egocéntricas inacabables, en un círculo vicioso…Si el chico dice "eres tan hermosa y buena persona que me gustaría estar a tu lado y ayudarte a crecer" es más razonable, sincero y humano. .. Si amar al otro no debemos amarnos a nosotros mismos, entonces debemos amar a alguien diferente. Si nosotros amamos a alguien que es igual a nosotros, entonces nos estamos amando a nosotros, creando una especie de ¿separación? ¿o unión?- Es que si hay una unificación, una fuerza entre los dos, pero en quien incide indirectamente es en nosotros mismos, al amar a alguien igual ese afecto rebota hacia nosotros por más que no nos demos cuenta. Al amarme a mi mismo no amo a los demás, no amo ni a mi propia novia (si es que es mi novia). Entonces no son novios, solo son un par de personas que sentimentalmente están unidas. En este mundo hay que pensar hasta para amar.

Hay casos completamente obsesivos, es decir, que siempre estoy pensando en mi amor. Acaso la vida sin amor seria monótona? Hay personas que solo piensan en su pareja y no piensan en las demás cosas que las rodean. Eso no es amor, eso es fanatismo, un sentimiento extremo. El problema de ser fanáticos nos hace egocéntricos también, porque solo pensamos en lo que nos gusta a nosotros y nadie nos contradice, más allá de que el fanatismo es el sentimiento más alto que pueda tener una persona. Puede haber como ejemplos parejas que dejan sus estudios por su amor. El amor dialéctico busca la preocupación hacia el otro, tomando también en cuenta si el otro nos ama, pero preocuparnos mas por amar, y si el otro nos ama entonces que se forme la pareja.

Después están casos desfavorables y egocéntricos que, por más que sigan al amor dialéctico al pie de la letra, siempre están mostrando u obligando al mundo tener una pareja. Por ejemplo, a mi me gustan las computadoras, me fascina el mundo de la informática, pero por ello no voy a obligar a medio mundo a que maneje los ordenadores.


Otro caso seria el de la melosidad. Las personas celosas aman a su pareja, pero no aceptan que otros gusten de ella o que ella guste de otros. Supongamos que él es celoso y ella también. Cuando ella va a un baile, él luego le pregunta "¿a dónde fuiste? ¿Qué hiciste?", todo esto generando la desconfianza de él hacia ella. Cuando los dos no se confían, significa que él no acepta lo que ella hace. Entonces todo esto lo hace también egocéntrico, nuevamente amándose a él mismo muy indirectamente, y además si no estoy confiando, tampoco la estoy amando, solo quiero que este a mi lado como un esclavo obedeciendo mis sedientas y codiciosas ordenes.


Llegamos al punto del amor dialéctico, el que yo prefiero. El amor de la tolerancia y el respeto. Esto significa que amo tanto a mi novio que dejo que haga lo que quiera, porque yo amo a esa persona como es en su ambiente natural, libre como un pájaro , no como yo quiero atado al cuello como un perro . Se supone que con esta filosofía si dejo que haga lo que quiera, que sea libre, entonces eso significa que puede amar a varias personas y no solo a una. El hecho de que queramos que solo nos ame a nosotros es un síntoma de melosidad. El amor dialéctico toma a la persona como cuerpo y mente, incluyendo el sexo. Los dos apuestan a mejorar nuestros sentimientos, pero el amor dialéctico esta más dirigido al valor humano como persona, y el liberal defendiendo los derechos de cada uno de nosotros como personas libres. Por eso sostengo una teoría de que existe una unión de las mejores partes aplicadas del amor dialéctico al amor liberal, un amor diferente, llegar al "amor real". El amor puro, el cual yo defino como irracional, el de sentimiento, el que solo nos desvía hacia un mundo contradictorio ya que tiene una filosofía contradictoria, es el que todos vemos todos los días de todos los años de nuestra vida. Este amor nos hace "creer" que amamos a las personas, teniendo siempre en cuenta que deben amarnos. Como es algo tan bonito, se ve como algo tan feo a la vez. Es como la cerveza, tal vez será buena pero mucha es peligrosa. Es un amor completamente antisocial, que restringe a la actividad humana a solo el amor, a que este sea el núcleo de nuestras vidas. El amor real busca que el hombre se forme como tal, no como un títere, manejado por otras cosas, sino que sea algo libre, que tenga dignidad, que se sepa valorar al hombre y a la mujer como amantes, llegar al punto del verdadero amor.

El amor materialista es el primero que presenta sintomatologías. Supongamos que me gusta un chico, que tiene un auto importado y una gran casa, pero al tiempo ya no los tiene y deja de gustarme es porque no lo amo en su esencia. Si nos ponemos a pensar en algo más simple, como su estilo de vestir atractivo, su perfume, si ya no los tiene el amor no es materialista. Estos son nuestros puntos débiles, sobre la atracción según Nietzche.

Pero lo que si en verdad es algo apasionado es el beso de verdad, ya se siente la sexualidad en un nivel alto como cuando hacemos el amor. Es mas considero al beso de verdad como un acto sexual. No solo los sexólogos lo consideran, si comparamos cuando se hace el amor toman contacto dos órganos , el pene y la vagina, a su vez en el beso de verdad también toman contacto dos órganos , las dos lenguas. Y es por eso que se le bautiza como el beso de verdad, porque también se cree que con hacer el amor se esta pasando todo el verdadero amor, el amor que no se puede explicar ni en palabras. Nunca podremos saber cuanto nos ama el otro, no sabemos lo que piensa, pero sabemos más como pensamos nosotros, y de eso nos debemos preocupar. Por eso considero que debería existir el sexo libre y las prostitutas, así generan ingresos a la nación con sus tentadores cuerpos. Como en el sexo sentimos esa sensación tremenda, se cree que es amor. Y el amor no tiene nada que ver con el estimulo sexual.

Otra cosa que vale la pena aclarar es que el hombre se debe acercar a la mujer para pedir arreglo. No hay persona en el mundo que no quiera tener novia. Todos deben tener una pareja , ¿quién no la tendría?- Los que no quieren. En la vida todo es importante, pero el amor no es lo más importante. Lo más importante es vivir y dejar vivir. Le toca al amor puro. Lo malo es que no te preocupas por la otra persona, te preocupas por ti mismo, crees amarla pero en realidad no la estas amando, te estas generando un egocentrismo tal que crees saberlo todo, hasta de ti mismo. Y eso es dado por la falta de lógica que has generado. Nietzsche decía que nuestros sentimientos nos engañan, y es verdad.