jueves, 16 de junio de 2011

UNA VISIÓN DE LA JUVENTUD ESPAÑOLA.


En España la juventud tiene un enorme problema: el curro no está de alucine, con unas frías estadísticas que indican que actualmente un 40% de jóvenes de menos de 30 años nunca a trabajado, y ese porcentaje sigue aumentando progresivamente. Precisamente a una edad que teóricamente ya deberían de estar independizados, una inmensa mayoría de jóvenes viven de las rentas paternales o de la pensión del viejo. Y claro, no es un tema muy “enrollable, tío”, eso de tener que pagar más de 500 euros por un alquiler de mala muerte o por una hipoteca para el resto de tu vida, y no te cuento con meterse en ese lío de cambiar pañales, que no hay dinero ni para guarderías. Y por si no fuera bastante, son los que en el futuro teóricamente deberían de pagar las pensiones de los abueletes y de los mayores que ahora tenemos la suerte de aguantar un curro o por lo menos conseguir jubilarnos anticipadamente o poder vivir de algún tipo de subvención, aunque en la práctica existe la enorme duda de si realmente en el futuro el Estado tendrá capacidad de pagarles a ellos su supuesta pensión cuando lleguen a su incierta hora de jubilarse.

Y la llaman la generación “Ni-ni”: ni picha, ni coño, ni culo, ni pedo, ni caca, ni pis,….porque sin curro y sin dinero, no hay libertad ni independencia personal. De ahí lo terriblemente indignados que están, y de lo erróneo de creer que las cosas se van a arreglar con manifestaciones a lo loco y acampadas en alguna plaza céntrica. Ya lo dijo una vez un político catalán, uno de los padres de la actual Constitución, Miquel Roca Junyet: “Los problemas de la juventud no se resuelven con un concierto de rock”. Entonces si los políticos no tienen los suficientes cojones de resolver el principal problema de la juventud: la falta de trabajo, se están cargando nuestro futuro y el de ellos. ¿Toman nota sobre esto los Zapateros, Rajoys y demás Arturos Mas de turno?

Creo que aquí en nuestro país las cosas deberían de cambiar, empezando primero por los políticos mismos, dando buen ejemplo, y ser los primeros en rebajarse totalmente el sueldo para compartir los sacrificios que se exigen al resto de la sufrida ciudadanía, y segundo tratando de cambiar las leyes de arriba a abajo, por otras basadas en la completa libertad y en la recompensa al trabajo, sin castigarla con normativas e impuestos como ocurre actualmente. Es decir, preparar una sociedad y un sistema económico con un marco adecuado para que cualquier joven con ganas de trabajar tengan la oportunidad de labrarse un porvenir, de hacer posible lo que yo llamaría “el sueño español”, a imitación del famoso “sueño americano”, en el cual se pueda estar en un país donde a base de esfuerzo y de trabajo se tenga la oportunidad de prosperar y llegar a ser alguien, sin que el gobierno tenga que robar a nadie lo que es producto del sudor de su propio trabajo y se su sentido del riesgo.

Si de verdad se les deja trabajar, creo que una inmensa mayoría de los jóvenes españoles tienen gran talento y enormes ganas de trabajar, sobretodo si se trata de cuestiones individuales. Lo vemos, por ejemplo, en el deporte: en el fútbol, el ciclismo, el tenis, las motos, los coches,….incluso en el mundo de la farándula, de los toros, de la canción,…; en todo aquello que se basa en el trabajo individual, los jóvenes españoles demuestran que pueden prosperar y ser los mejores, y eso lo digo pensando en los casos más visibles de Rafa Nadal, Corredor, Alonso, Belén Esteban, David Bisbal ( que “Operación Triunfo” le dio su oportunidad) , etc… Tenemos una juventud española que es todo un modelo a seguir, pues el talento individual es enorme, y no sólo de la juventud, sino de todo el resto de las generaciones; y sólo falta que se den las condiciones para las cuales cada cual pueda trabajar en libertad, sin que el gobierno les castigue por el mero hecho de trabajar, sea obligándole con normativas e impuestos, que esto último sólo sirve para fomentar un país de inútiles parásitos, garrapatas y demás chorizos sinvergüenzas que viven del cuento.

Pero al mismo tiempo, al lado de todas esas enormes ganas de trabajar, va tan mal la economía, y eso no es culpa de las personas, sino de los políticos que han creado un sistema y unas instituciones manipuladas, intervenidas y herederas directas del espíritu de la secular picaresca española reflejada en obras literarias como la de el Lázaro de Tormes, el Buscón de Segovia, el Rinconete y Cortadillo, el Diablo Cojuelo,... , que bregan por todos los rincones de este reino de 17 taifas. Hace falta cambiar las leyes corruptas que no son otra cosa que picaresca encubierta, echar a patadas a los inútiles y abrir las puertas al enorme talento que tienen los españoles y todos aquellos con verdaderas ganas de trabajar. Y todo eso con entusiasmo y con menos pícaros que sólo piensan en aferrarse a las poltronas pagadas con los impuestos de los sufridos contribuyentes. Rafael Nadal es uno de los modelos de jóvenes españoles triunfadores que habría que seguir, y hay mil Nadales sueltos por descubrir en toda España, sólo falta dejarles libertad para ir adelante, y que con su lucha y esfuerzo consigan llegar a alguna parte. ¿Cuándo nos daremos cuenta de esto?

Nuestra juventud va a recibir un legado desolador, una sociedad insolidaria, de juzgados corruptos, de leyes inútiles, con una enorme deuda pública que nos tiene en la ruina, con un país que hay que compartir con gente extraña y de otras culturas y credos, y completamente defraudados de los políticos tal como muestran los recientes movimientos de indignados. ¿Tiene futuro la juventud española actual?, creo que sí lo tiene si despierta y hace algo positivo para cambiar las cosas. Yo les diría a los jóvenes: aprovechad y quemaos las pestañas ante los ordenadores e internet, pues quien lo tiene, ya tiene toda una envidiable biblioteca a su disposición para aprender todo cuanto desee, sin apenas necesidad de escuelas ni de universidades, pues para conseguir un país y un futuro mejor, hay que aprender y formarse al máximo, con todas las facilidades de aprovechar el tiempo con un ipad en el bolsillo.

Creo que las cosas han de cambiar, hacer que la juventud pueda hacer la suya con completa libertad, que no encuentre los palos de ruedas que les dejan los políticos y el corrupto sistema que han montado, porque si las cosas siguen como las dejan el actual inquilino de La Moncloa y demás 17 reyezuelos de taifas, muy negro les dejarán el futuro, hasta tal punto que ya ni tendrán para emborracharse en los botellones de fin de semana.

Ellos son el futuro, y el futuro pasa por sus libertades, lo cual nos ha de llevar a un sistema más democrático y libre de listas abiertas. Pero sobretodo el futuro pasa por una cosa: por una sociedad donde se tolere y consienta que los jóvenes puedan trabajar libremente, sin trabas y sin castigar el mérito y el esfuerzo, para de este modo poder labrarse su propio porvenir, y con ello el de nuestro propio país.

Os dejo con un par de buenos anuncios de nuestro modisto Paco Rabanne que exaltan el triunfo de la juventud: