viernes, 26 de diciembre de 2008

EL CINTURÓN DE SEGURIDAD


Este año celebramos 30 años de la vigencia de la Constitución, aquella ley de leyes en la que hubo un amplio consenso político, con el que se sentaba la base de la convivencia entre los españoles. Pero si tomamos ejemplo comparativo, en la época del dictador Francisco Franco, habían muchísimas menos leyes que las que hay ahora, y además simplificadas. Se ha sustituido el sentido común, por innumerables leyes que muy poca gente entiende, aplica, y además les deja confundida. Ha sucedido como decía uno de los 7 sabios de la antigua Grecia: “Cuantas más leyes, más corrupta la nación”. Desde luego, a lo largo de toda la Historia, observamos que cuando mejor vive un pueblo, y cuanto mejor prospera, es cuando menos leyes hay, y mayor sentido común impera. De leyes hay muchísimas de las que criticar y discutir.
Una de las leyes a las quiero hacer mi critica de hoy, es la de la obligatoriedad de ponerse el mal llamado “cinturón de seguridad” en el coche. En los más felices tiempos de Franco, comparados con los actuales que corren, cuando no imperaban tantas obligaciones ni reglamentos, el uso del cinturón de seguridad tan sólo era obligatorio cuando se circulaba por la carretera (no por la ciudad o pueblo), y además sólo se lo tenían que poner los usuarios de los asientos delanteros. Era un placer tomarse un paseo por la ciudad o por el pueblo con el coche, sin las molestias de un cinturón apretado, que incomoda, incluso para hacer las maniobras de aparcamiento, por la reducida libertad de movimientos en la que te deja. No hace mucho, yo tenía un coche Ford Fiesta, que me duró unos 25 años, y no llevaba cinturón de seguridad en los asientos de atrás (claro, como entonces no era obligatorio llevarlos, tampoco se fabricaban con cinturones en los asientos de atrás). Luego llegaria un momento que se haría obligatorio ponerse también cinturones por parte de los usuarios de los asientos traseros,…., y para colmo, si eran niños, además una silla adaptada para ellos. Justo un mes antes de que entrara en vigor la normativa, me pararon unos arrogantes mozos de escuadra que me echaron bronca por circular con mi viejo Ford Fiesta y llevar en él a mis dos hijos atrás, sin silla y sin cinturón, tachándome de un modo grosero de “irresponsable”. ¿Quiénes eran esos policías para discutirme mi paternidad?. ¿Qué podía decirles, si el coche ya venía fabricado sin cinturones a la parte de atrás?. Evidentemente, esos mozos no mostraron demasiado sentido común, como si se aprovechasen de unas leyes que los convierten en unos “cabezas cuadradas” dispuestos a joder a quien no cumpla con las nuevas reglas. Debo añadir, de acuerdo con mi experiencia personal, que los mozos de escuadra, en comparación con los guardias civiles son malos policías (arrogantes y prepotentes), y que los de la Benemérita, por lo menos antes saludan y tratan con respeto a los ciudadanos que requieren. Lástima que Cataluña se haya quedado sin el tradicional cuerpo policial del tricornio. Y a decir verdad, el cinturón es algo muy molesto, que amarga el placer de viajar tranquilo, cómodo y relajado. Cuando era de noche, y aprovechando la escasa visibilidad, me quitaba el cinturón, tanto por la ciudad, como por la carretera, con el objeto de tener un viaje más relajado. Y a decir verdad, a en mis 28 años que hace que tengo carné, nunca he tenido un solo accidente, ni he provocado ningún accidente a nadie, y por eso creo que puedo hablar con conocimiento de causa, sobre reivindicar el derecho a la no obligatoriedad del cinturón. Lástima que con esa nueva mierda con la que joder a la gente, el carné por puntos, no nos lo cambien por regalos a aquellos que no causamos problemas en el tráfico. Mis puntos a topes, y ya que han parido esa mierda de ley al menos podrían haber hecho de más el derecho a ganar otros puntos de más, para poder cambiar esos puntos por el derecho de no tener la obligación de llevar el cinturón si se prueba que tan buen conductor eres. Lástima que cada nueva mierda de ley que sacan, sólo está para la finalidad de joder aún más a la gente. Si se tuviera que hacer un referéndum para preguntar a la gente si esta de acuerdo con el uso del cinturón, o del carnet de puntos,…..estoy totalmente seguro de que muy poca gente respaldaría tan impopular obligación (por eso no interesa a los políticos, que dan la excusa de que el cinturón salva vidas). Pero ¿cuántas vidas se perderían sin cinturón, y quiénes la pierden de verdad: los borrachos, los locos de la velocidad?, ¿por qué no se dice la verdad de la verdad en las frías estadísticas?. Imponer leyes como esas, son un claro atentado a las libertades cívicas, que deberíamos empezar a salvaguardar, como yo ahora intento hacer a través de ese articulo en mi blog. La libertad, debería de ser un derecho que no habría que quitar a nadie: lo mismo vale el derecho a correr el riesgo de matarse, que el de ponerse un cinturón creyendo que así se salva la vida en un posible accidente. Yo me siento entre los partidarios de la libertad, y me caen antipáticas aquellas medidas que la reprimen. La libertad es sagrada, y nadie debería entrometerse en el derecho de cualquiera a perder la vida sí así le da la gana por no ponerse un cinturón. Hecha la ley, hecha la trampa: lo cierto es que muchísima gente disimula que lleva atado el cinturón cuando ve un policía por la calle o por la carretera, pero no se lo pone.
Hoy día, con el invento del airbag, que tan sólo se activa si recibe un golpe a una velocidad que se supone a unos 30 kms por hora (según me dijo un mecánico al que conozco muy bien), el uso del cinturón ya no tiene razón de existir. Aún sin cinturón, y sin airbag, un impacto de coche a una velocidad de unos 40 kms por hora, difícilmente podría provocar lesiones traumáticas en un individuo con unas condiciones normales, aparte que antes se aplastaría previamente la carrocería del coche, que indirectamente supone como un escudo protector para la persona que esté dentro del vehículo. Lo único incómodo del airbag, es ese desagradable ruido de escopeta cuando impacta y se abre, pero al menos actúa como un colchón que amortigua el posible golpe que podría dar el impacto. Por eso, ahora en la época del airbag, casi podría decirse que es totalmente inútil el uso del cinturón de seguridad en los coches que ya poseen la protección del airbag. Además en caso de accidente, si se incendiara el vehículo, estar atado a un cinturón, dificulta mucho la salida del coche, como abrir una puerta o romper un cristal, quedando totalmente retenido sin poder hacer nada con lo que salvar la vida, lo que entonces más que una salvación, supone un arriesgado serio peligro de muerte para el usuario, y aquí sí que la culpa sería totalmente del cinturón (mejor dicho, de quien impuso esa ley que obliga a llevarlo). Y por si fuera poco, en la cultura de la libertad que nos intenta vender Hollywood, cuando vemos a alguno de los héroes tratando de salvar al mundo o a la dama en peligro, salvo que cogan un avión o un helicóptero, nunca los vemos ponerse un cinturón cuando conducen un coche o un camión,…¿y eso por qué?.....porque Hollywood sabe que al cinéfilo le incómoda ver elementos represivos como lo puede ser un pesado e incómodo cinturón, porque a decir verdad, en el subconsciente de la gente yace el deseo de conducir un vehículo sin sentirse aprisionado por un incómodo y estorbador cinturón.
Ahora bien, yo no discuto que quien quiera ponerse cinturón se lo ponga. Lo ideal seria una libertad total en el uso del cinturón: a quien le agrade o se sienta más seguro con un cinturón, que se lo ponga sin que nadie se lo obligue. Y a quien le incomode y no le guste ponerse cinturón, que por favor, no le obliguen. Tendríamos que ser de verdad un país libre, en el cual no se aplasta a la gente con el peso de leyes y obligaciones. Por eso estoy en contra de esas leyes que obligan a los ciudadanos a ponerse un cinturón cuando han de conducir un vehículo. Quien conduce borracho, drogado, o a mayor velocidad de lo que es sensato circular, debe saber que conlleva con ello el riesgo de accidentarse él mismo y ser un verdadero peligro para los demás. Hay voces que dicen que los cinturones salvan a la gente de los accidentes, de daños tales como terminar en una silla de ruedas; pero yo creo que quienes de verdad tienen la culpa de muertes o desgraciados accidentes, no son del todo quienes no usan los cinturones, sino los suicidas de la velocidad, los borrachos y los drogados, y a esos últimos sí que de verdad deberían de ser castigados. El comportamiento de unos cuantos locos, no tiene porque culpabilizar a los demás, haciendo unas leyes que hagan pagar por igual a justos que a pecadores. Las penas han de ser para quien peca de verdad, es decir, para quien circula borracho, o corre a más velocidad de la tolerada, pero…….por favor, no para aquellos a quienes les incómoda ponerse un cinturón. Es más, yo creo en la teoría de que quien no viaja a gusto, por culpa de un cinturón que le ahoga o le incómoda, tiene más posibilidades de tener un accidente, que aquel que viaja cómodo y feliz, ya que este último tiene mayor disponibilidad de reflejos en el caso de reaccionar ante un posible peligro. Por otra parte, como ya dice el proverbio: “El miedo conserva la vida”: yo personalmente soy partidario de ponerme un cinturón, por ejemplo, cuando voy a circular por una autopista y sé que puedo llevar un ritmo de velocidad bastante alto, que en el supuesto caso de recibir una embestida o de un derrape, el cinturón me proteja de una posible colisión. Ir a 60 kms por hora con cinturón, no me gusta (y además, para algo tenemos el airbag), pero ir a 120 kms por hora por la autopista, me siento más seguro con el cinturón abrochado; por tanto: libertad de cinturón para todos, y recomendación de ponérselo para las altas velocidades, como por ejemplo, en autopistas.
Así que : fuera cinturón, fuera carnet de puntos, fuera leyes que joden a los conductores,….y mayores controles de alcoholemia, y mayores multas y retiradas de carnet para aquellas personas a las que le place viajar a una velocidad superior a lo que es una conducción segura y sin riesgos.
Y del casco, digo otro tanto: antes no era obligatorio llevar casco, y se viajaba más cómodo en la moto. ¿De verdad que dice viajar mejor y más cómodo con una moto quien lleva casco, sobretodo en verano bajo un calor de justicia?. Vas por la vida, y con un poco de suerte, en la que te atienden unos examinadores que son peores que los nazis, te sacas un carnet de conducir , que te cuesta un ojo de la cara en una autoescuela. Creo que con aprobar el carnet, ya es más que suficiente obtener el derecho a conducir un vehículo sin que te jodan con obligaciones, que por otra parte, ni gratis te ha salido, cuando ya deberían de enseñártelo en la propia escuela donde te enseñan demasiadas chorradas y pocas cosas prácticas para la vida. Si descuidamos, esos cabrones maniacos de la legislación pronto nos obligarán a conducir un coche, con cinturón y casco, como si fuera un rally, por el simple capricho de sacar más leyes y jodernos.
Ya sé que muchos de los paladines del pro-cinturón o pro “no más accidentes”, me criticaran por ese fuerte amor que siento por la libertad, pero me lo tomaré con sentido del humor, y para reirnos un poco, ya que hablamos de coches, ¿sabéis el último grito en seguridad del vehículo?. Pues es tener una mascota en el maletero que te lo vigile, en este caso un mono. ¿Serías capaz de tener un mono en tu coche?, pues es más barato de mantener que la abusiva prima del seguro obligatorio y de pasarte la vida pagando multas a esos cabrones. ¿Un mono amaestrado en el coche?. Pues es algo que puede protegerte del robo de tu coche, del peligroso gamberro que se mete contigo desde donde no le llaman, y hasta de contra aquel que dice jurar amor eterno a tu hija, cuando en el fondo lo único que quiere es tocarle los pezones. Ja, ja, ja, ja,….¡es para partirse de risa!.Veamos ahora el ejemplo ilustrativo de los tres videos que adjunto en mi artículo de hoy:



video

video

video

1 comentario:

Anónimo dijo...

He leído tu comentario sobre el uso obligatorio del cinturón de seguridad y estando completamente de acuerdo y llevando 8 años reivindicando la no obligatoriedad del mismo, habiendo realizado escritos a la DGT antigua y moderna así como a Presidente del Gobierno y también a la Unión Europea de Bruselas, desearía tener contacto contigo para intercambiar impresiones y si procediese acciones futuras.
Estoy muy concienciado con la seguridad vial en todos sus aspectos.
Te agradecería contactásemos por teléfono o carta, ya que no dispongo de ordenador propio.
Mis señas son:
ALBERTO ALZORRIZ TIJERO
Av. Reyes Católicos, 17 3ºB
09120-Villadiego (Burgos)
teléfono: 661-198-710
947-360-027

Muy agradecido por tu atención recibe mis cordiales saludos