jueves, 12 de noviembre de 2009

AMOR Y AMISTAD (LA INUTILIDAD DE IR EN BUSCA DEL AMOR PERDIDO)

Como pertenezco al sexo masculino, mi publicación de hoy sólo va dirigida a los hombres, no a las mujeres.

¿Cuántos de nosotros nos hemos encontrado con que hacía muchísimos años estuvimos locamente enamorados de aquella moza, que lo mismo nos correspondía, o no nos hacia caso, o peor aún (y eso es lo que nos ha ocurrido a la inmensa mayoría de los hombres), nos rechazaba de modo humillante u ofensivo?.

Raro es que quedara algún vestigio de lo que aquel amor fue (y muchas veces lo que queda es algo parecido a una bruja). Es sorprendente descubrir cómo terminó aquella mujer de la que un día se estuvo locamente enamorado. ¿Qué quedó de aquella sinfonía de un primer amor, cuando la vida nos parecía una dulce música?

Claro que éramos inocentes, sin experiencia, que no sabíamos que el amor algún día desaparecería por sí solo. Así que, si queréis seguir el consejo de un viejo diablo, aunque surja algo, mejor no liarse en algo que sabemos que no va a durar eternamente, pero si alguna vez alguien se topa con aquella de la que un día se estuvo enamorado, tanto sea por casualidad, o porque uno tenía intención de buscar un reencuentro, lo mejor es largarse corriendo, y buscarse una amante joven; porque el amor , lo mismo que la pasión, es joven, efímera y con fecha de caducidad. Porque eso es el amor: un fuego que se enciende con buena leña seca, arde con todo su calor, y luego despacito, se apaga. En cambio la amistad es otra cosa muchísimo más importante y valioso que el amor: si tienes la suerte de tener una de buena, puede durar para siempre, y ser como el vino, que cuando más viejo, más gustoso. Claro que algunos empezaron con el amor, y cuando esa pasión se apagó, continuaron con la amistad. Y en otros una buena amante se convirtió en buena amiga.

Pero que cada uno sea libre de hacer con su vida lo que quiera. Y quien no tenga la suerte del amor, pruebe la suerte de la amante (que mirado en positivo, a la larga resulta algo muchísimo mejor). Los viejos amores es mejor olvidarlos y dejarlos en paz.

El video que os adjunto viene con cierto sentido del humor, pero os invitará a reflexionar a todos aquellos fracasados que no tuvimos suerte en el amor.


video