jueves, 5 de noviembre de 2009

LA ESCANDALOSA FIESTA DE LAS ABUELAS LOCUELAS.

Desde luego la diversión, como el amor, no tiene edad. La pandilla de siempre de viejas amigas, dejaron por un día de ir en plan brujas cotillas del barrio que se pasan el día chafardeando sobre los defectos de sus vecinos, para regalarse un loco día de juerga en la que no faltara un simpático guapo stipper de carnes frescas y macizas, y todo. Todos los vicios para divertirse: copas de vino, degustación de dulces y chuchas, intercambio de regalos, fumando algún porro, estar “colocadas” con la coca, follar con el puto, etc... ¡ Es que eso es una fiesta , y hay que pasárselo bien antes de que se acabe el mundo, ya que la vida son tan solo cuatro días!. Tras regalarse esas sabias ancianas, las alegrías que les venía pidiendo el cuerpo, no puedo ni imaginar cómo iba a ser la resaca del día después. Todas unes “bonnes vivants”, como se diría en francés de esas abuelas que sabían ir en plan cachondo. Todo un escándalo, con esas indecentes cochinadas propias de gentes con la cabeza llena de guarrerías. ¿Y eso no sería un mal ejemplo para la moral nuestros jóvenes, a quienes hay que predicar con el ejemplo, seguramente se estaría preguntando alguna de esas decentes damas moralistas –que las siguen habiendo a montones-?. Bueno, críticas aparte, creo que lo correcto es tolerar que cada uno pueda tener su fiesta en paz, y pueda divertirse del modo que más le plazca.Y si no os lo creéis, mirad qué día más chiflado que tuvieron, hasta el punto de que por la noche el stippter tuvo que salir corriendo de aquella casa de viejas locas:

video