domingo, 2 de mayo de 2010

ANATOMIA DE LA ESPAÑA DE JOSE LUIS RODRIGUEZ ZAPATERO EN LA PRIMAVERA DE 2010

Los últimos meses han sido agobiantes para el presidente Zapatero , debido al empeoramiento que le ha dado la crisis, sufriendo un delirio constante por las medidas erróneas tomadas una tras otra que casi lo deja en la imbecilidad. Gran parte de la crisis, ha sido consecuencia misma de las equivocadas medidas que ya había tomado en meses y años anteriores.

Ahora de repente, parece que ya se vislumbra la salida del túnel: los últimos datos oficiales indican que el paro empieza a disminuir, y por consiguiente ya estamos en la senda de la recuperación económica, que al presidente le infunde ese optimismo tan suyo al que ya estamos acostumbrados. Debe de estar más contento que la pascua más alegre, después de los constantes tropiezos económicos de los últimos meses.

Pero ¡cuidado!: la masiva venta de coches de las últimas semanas, así como el tirón de la venta de pisos, parece ser algo más impulsado por las razones de que empieza la cuenta atrás del plan prever, y porque para julio se sube el IVA en todos los productos vendibles. Significa eso que quien espere a comprarse su coche en julio, le puede salir unos centenares de euros más caros en concepto de IVA, y además sin ayuda de plan prever; o en el caso de la vivienda, unos cuantas docenas de miles de euros más. ¿Qué datos económicos tendremos del próximo julio?.

No nos engañemos; España sigue tan mal, y el gobierno tan necesitado de dinero, que ahora por ahora Hacienda, la Seguridad Social, y el ministerio de Trabajo, los tres conjuntamente van a iniciar una cruzada para sacar dinero de cómo sea y de adónde sea. Estoy hablando del llamado “Plan integral de prevención y corrección del fraude fiscal, laboral y de la Seguridad Social”, que contiene 60 medidas con las que detectar la más pequeña irregularidad. Curiosamente, cuando se trata de recaudar, la imaginación del gobierno no tiene límites; pero cuando se trata de buscar fórmulas que hagan posible la creación de puestos de trabajo, son tan miopes, que no se dan cuenta que la primera medida a tomar es tener que bajar y eliminar progresivamente un montón de impuestos. La realidad indiscutible que se ve en todas partes es que a más impuestos, menos posibilidades de crear puestos de trabajo, ya que los impuestos son causa de gran destrucción de puestos de trabajo.

Por otra parte los alcaldes, también contribuyen a empeorar la crisis. Se encuentran que han visto reducido muy sensiblemente sus fuentes de ingresos a causa de la crisis ( falta de licencia de obras, cierre de empresas y comercios, etc…). Pero al igual que Zapatero, tampoco les falta imaginación para buscar nuevas maneras de recaudar ese dinero con el que mantener sus improductivos funcionarios y sus inservibles e inútiles burocracias, así como a sus enchufados, y sus fabulosos sueldos. La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) ha creado una serie de nuevas ordenanzas, a la cual pueden adherirse los municipios que quieran, para poner nuevas modalidades de recaudación a costa de los ciudadanos. Por ejemplo, pisar un jardín publico, lavar el coche en la calle, comprar comida o bebida a vendedores ambulantes sin licencia, tirar petardos, no recoger la caca del perro, o consentir que el perro se mee en el árbol de la acera, o en la rueda del coche del vecino, dejar la basura fuera del contenedor, etc…. puede conllevar multas de centenares o miles de euros,….hasta tal punto de que existen lugares donde los policías municipales reciben unas suculentas primas en base a las multas gestionadas.

Conclusión final: el optimismo de Zapatero es tan falso como su sonrisa hipócrita de hiena, y la crisis no se arreglará de verdad mientras no empiecen a bajar y desaparecer los impuestos en nuestro país. Lástima de que Mariano Rajoy ni hace ni dice nada razonable a favor de resolver la gravísima crisis económica española. Hoy por hoy, económicamente hablando somos el país de la ruina y el caos económico, que ha dejado al paro a miles de españoles, y de la picaresca política de gobernantes y alcaldes sin verguenza que no dudan en saciar su codicia recaudatoria en todo lo que tienen a mano exprimiendo a los sufridos, cada vez menos libres, y menos respetados ciudadanos.