domingo, 23 de mayo de 2010

LA CASTA DE LOS PARÁSITOS


En España está claro que cuando más holgazán y privilegiado es un colectivo, más codicioso es y más protestan por una simple menudencia de rebajarles el sueldo al 5%. Esos son la privilegiada y parasitaria casta de los funcionarios, es decir, todos aquellos que tienen una colocación (quizás mejor dicho “enchufe”, en el lenguaje de la calle) en alguna institución pública que les paga su sueldo vitalicio a costa de unos impuestos fijos que pagan el resto de los demás ciudadanos que no tienen ese insultante derecho. Y como se supone que los ciudadanos son iguales ante la ley con aparentemente los mismos derechos y obligaciones, lo cierto es que existe una injusta discriminación entre los que tienen un sueldo vitalicio que les concede alguna de las instituciones públicas que sólo se sostienen a costa de los impuestos fijos que pagan aquellos otros ciudadanos que de verdad trabajan y producen riqueza, y los otros ciudadanos que están sin empleo, o que incluso no tienen derecho a ninguna clase de subsidio de desempleo como sería el caso de los autónomos o ahora ya ex autónomos (pero eso sí: obligados a pagar religiosamente sus impuestos para mantener los privilegios y el sueldo vitalicio del estamento de funcionarios). Eso daría que pensar en que bien podría considerarse inconstitucional el status y privilegio de la paga vitalicia de los funcionarios, puesto que este privilegio favorece injustamente a un sector de la población, y supone una fuerte discriminación al otro sector de la población que con sus impuestos obligatorios sostiene los privilegios y estabilidad laboral vitalicia de ese colectivo al que llaman comúnmente “funcionarios”.

Hoy en DIA (y desde hace ya muchísimos años) se da la desgraciada casualidad en España de que cuanto más privilegiado es un colectivo, menos trabaja y al mismo tiempo más amparado socialmente se encuentra (funcionarios), y cuanto más trabaja un colectivo, a más impuestos se les somete y menos amparado socialmente se encuentra como es el caso de los autónomos que no tienen ni siquiera derecho al subsidio de desempleo, aparte de que como todos sabemos ni siquiera tienen el gran privilegio de los funcionarios: el puesto de trabajo y el sueldo vitalicio. No es de extrañar que desde hace muchísimos años, el ideal de los españoles es ser funcionario, por los privilegios de la buena paga vitalicia, las pocas horas de trabajo, el poco rendimiento y esfuerzo, y las muchísimas fiestas y vacaciones, por no añadir otros privilegios de más derivados de esa condición de funcionario público. Y en contradicción con esa lamentable realidad, de lo que carece nuestro país es de emprendedores, que son los que con sus ideas, riesgo y esfuerzo pueden crear los puestos de trabajo y salir de la crisis, que buena falta nos hace en los difíciles tiempos que vivimos. Pero..¿quien es el tonto que hoy en día se va a meter a emprendedor, si lo que más se va a encontrar es toda una sarta de impuestos, normativas rígidas, y toda clase de palos en las ruedas?. Pues se da el caso de que los legisladores siguen manteniendo y protegiendo los privilegios de los funcionarios, y no legislan en nada para que existan unas leyes simples que hagan posible el ahorro, la inversión, la valoración del esfuerzo y sacrificio en el trabajo, y las oportunidades de trabajo en una sociedad donde prime la recompensa al trabajo y no la picaresca propia de caraduras donde unos tienen que trabajar hasta reventar y ahogándolos con impuestos para que otros puedan tener su paga vitalicia, y encima trabajando poco y mal sin tener que competir con nadie.

Mientras los privilegiados funcionarios chillan, se quejan, e incluso abusan de su privilegio de no ser despedido cortando calles que impiden el tráfico con la consiguiente perdida de tiempo y molestias para muchos ciudadanos, se da la casualidad de que por todos los rincones de España cada día se ve a más gente mendigando por las calles, buscando alimentos caducados en los contenedores de basuras de los supermercados. ¿Qué igualdad de derechos es tener hijos sin tener empleo, tener que pedir limosna o buscar alimentos en los cubos de basura, y otros que tengan su paga vitalicia con sus hijos bien tranquilos, y aún gracias a los impuestos que otros están obligados a pagar?. Como hace poco erámos una economía que se basaba en la burbuja del ladrillo (pensad que se hacían más viviendas en nuestro país, que Francia, Alemania, Inglaterra e Italia juntas), y que ha estallado al darse cuenta de que ya no se disponía de liquidez con que financiar esa orgía constructora y ese espejismo de precios irreales. Consecuencia de esta economía especulativa y sobrecalentada de entonces, ahora tenemos a cientos de miles de albañiles en el paro, y los derivados que dependían de todo ese sector económico: fábricas, proveedores, etc..., que también han tenido que poner a miles de personas en la calle,....y ahora que el país está tan mal, con muchísima gente sin trabajo, muchísimo negocio cerrado, muchísima empresa en la quiebra, muchísimas familias endeudadas, una economía colapsada que no puede ni moverse a pesar de estar los tipos de interés bancarios en el mínimo histórico,...y con un monumental déficit público que alguien tiene que pagarlo,...y en este caso para arreglar un poco la cosa, el gobierno Zapatero toma la acertada decisión de rebajar de su sueldo a los privilegiado funcionarios el 5%, y encima se quejan,....toda esa actitud completamente abusiva e insolidaria, que da para despertar enormemente la envidia y el insulto que representa que un colectivo privilegiado que gana buenos sueldos, trabaja poco sin tener que competir y disponga de buenas vacaciones, tenga que tener un empleo y una paga vitalicia, mientras el resto del país se encuentra en apuros, desamparado, y muchísimos millones de españoles en la pobreza, cuanto no en la miseria. Y lo que es peor de todos: nadie habla de cómo arreglar el paro, de qué propuestas hay para salir de la crisis. Todos los partidos políticos en un intento de desacreditar al gobierno, ahora dicen que ellos no hubieran bajado el sueldo a los codiciosos e insolidarios funcionarios como que tampoco irían a subir el IVA, y que todas las medidas del gobierno están mal,....pero nadie, ni la oposición, ni el gobierno, ni el resto de partidos políticos: nadie ni ninguno habla de cómo resolver el drama del desempleo, de medidas para salir de la crisis, de propuestas para crear puestos de trabajo, de cómo eliminar el monumental déficit público español. Como si ningún partido político estuviera enterado de que el principal problema a resolver en nuestro país es el paro, y la miseria y desamparo que se encuentran muchísimas familias derivadas de la falta de puestos de trabajos. Y luego a cuanto más empeora la cosa, se le busca un remedio-parche con alguna financiación pública que se carga a cuenta del déficit. ¿Pero quién pagará el déficit público al final si consentimos el mal ejemplo que suponen los privilegios como los de los funcionarios, y al mismo tiempo ahogamos de impuestos sobretodo a aquellos que de verdad trabajan?, ¿serán nuestros hijos y nietos los que tendrán que pagar el déficit, para que hoy en día puedan seguir viviendo de sus privilegios unos cuantos aprovechados irresponsables, cuyos hijos tienen garantizados un plato caliente en la mesa gracias al sueldo vitalicio del que disponen?.

“Nosotros no tenemos la culpa de la crisis”, “los albañiles ganaban más que nosotros en la bonanza”, “hemos tenido que estudiar a codo para aprobar unas oposiciones”,...dicen entre otras cosas los funcionarios, que se sienten injustamente criticados. Mientras todo el mundo tenía trabajo y se podía ganar la vida de una forma u otra, nadie se quejaba; y por otra parte, ¿qué funcionario quería ejercer de albañil, el peor trabajo existente, que tiene que aguantar frío, sol, lluvia, viento, sobreesfuerzos físicos, dolores de espalda, jugarse la vida en las alturas, etc..., y encima ahora se le exige que se jubile a los 67 años, como si fuera poco?. Aparte de que la realidad es que no todo el mundo vale para estudiar, y los que no sirven para estudiar, también tienen que comer, y el modo de ganarse la vida es hacer trabajos como el de peón albañil, por ejemplo, que son uno de los “oficios-desgraciados” (tal como lo denominaba uno de mis maestros albañiles) que quedan para aquellos que por fracaso escolar no son aptos para estudiar o ejercer ciertas profesiones (como es mi caso). ¿Y qué decir de aquellas mujeres que con su trabajo cumplen una gran función social, pero que están totalmente desamparadas, injustamente explotadas, y su trabajo no es vitalicio como el caso de los funcionarios: las prostitutas callejeras, por ejemplo, o las mujeres de la limpieza a domicilio, por citar otro ejemplo?. En realidad, para ser justos, unas oposiciones no tendrían porque suponer el derecho a un privilegiado sueldo vitalicio, porque desde el mismo momento que el sueldo es vitalicio, se empieza a relajar en sus responsabilidades y a gandulear de cualquier manera (casi siempre a por peor). Mientras que quien trabaja en cualquier empresa que no sea de alguna institución pública, “oposita” todos los días con su trabajo (sobretodo si no tiene trabajo fijo), pues de no trabajar bien se encuentra con el riesgo de ir a parar a la calle en cualquier momento, jugándose el contrato y con ello el empleo (y eso ocurre a menudo con mucha gente buena, responsable y apta para trabajar).

Mientras un funcionario queda bien protegido con su buena paga y su empleo vitalicio, un parado se encuentra que tiene que recorrer de arriba a abajo, todas las empresas de su comarca, cepillando por todas partes a ver si le sale alguna mínima oportunidad de trabajo, apuntándose a todas las empresas de trabajo temporal (que ninguna le llama en largos meses), entregando curriculums que nadie lee y van a terminar a una papelera, presentándose a empresas que el guarda de la recepción ya tiene las instrucciones para hacer que se vaya sin la oportunidad de darse a conocer. Buscando trabajo por internet, y encontrarse que para una plaza a la que se apunta, ya la han solicitado 150 candidatos y que encima ni siquiera le llaman para una entrevista, etc.. etc...Y no digamos, además, el tema de los inmigrantes, que no necesita explicación para ese caso. ¿Y los funcionarios tienen que tener el empleo vitalicio, y encima quejarse por una rebaja de un miserable 5%?. ¿Saben, por ejemplo, que para cumplir las exigencias europeas de reducir el déficit, en Rumania les han recortado la paga a los funcionarios en un 20% y a los jubilados en un 15%, y eso de que en aquel país se cobra muchísimo menos en comparación?. ¿Saben los funcionarios que los albañiles que todavía aguantan para no estar en el paro hoy en día se ofrecen a precios reventados, pese a la extremada dureza de la profesión, pese a la incertidumbre, y pese a los largos retrasos en los pagos?.¿Saben los funcionarios que esa bajada general de los precios derivada de la crisis, ha provocado que en términos comparativos hayan aumentado mucho su poder adquisitivo?, es decir: ahora les sale más barato que un albañil les haga un baño nuevo, o comprarse un mueble nuevo. Pero lo claro es que ya quisieran todo el mundo ser funcionario, tener buena paga vitalicia, trabajar poco y cómodamente, y tener muchísimas vacaciones. Y precisamente por ese privilegio de la paga vitalicia, deben de ser los funcionarios los que más debieran de contribuir a pagar el coste de la crisis y el déficit público, por ser los más privilegiados y menos afectados por la crisis. Como habitualmente suelen tener un sueldo un entre un 40 y un 50% por encima de otro trabajo similar en el sector privado, en vez de rebajarles el sueldo un 5%, se les debería de bajar como mínimo un 40%, y de este modo se reduciría más rápidamente el descomunal déficit público, y con ello aligerar la crisis. Observad que los empleados de un supermercado, fabrica, tienda, oficina, etc..., trabajan más horas y más intensamente, y en comparación suelen ganar de media la mitad del sueldo normal de un funcionario, por lo que lo cierto es que los funcionarios se quejan de todo pero al mismo tiempo ninguno quiere dejar de ser funcionario para pasarse al sector privado.

Además, para calmar los ánimos a la castigada ciudadanía, se dice por esos días que el gobierno pretende subir los impuestos a los ricos, pero los que no son tontos saben que al final los ricos no van a pagar ningún impuesto, porque lo más lógico es que tengan escondido su dinero en los paraísos fiscales (que para eso existen, para tener el dinero a salvo de los depredadores gubernamentales), y lo que tengan en el país será simple calderilla de la que poco se les podrá sacar con esa subida de impuestos. La medida de la subida del IVA afectará a todos, porque todo lo que compramos pagamos su correspondiente IVA aunque sean tan sólo las cosas de primera necesidad. Pero eso de que va a subir los impuestos a los ricos, tan sólo lo dicen para quedar bien con los otros a quienes de verdad los van a subir, y que somos los de siempre, y lo notaremos cuando la subida del IVA haga un efecto dominó en otras subidas aún más grande de los precios en las cosas de primera necesidad. Os darán gato por liebre.

Por otra parte creo que el espinoso asunto de los funcionarios se arreglaría si se privatizacen todos los servicios públicos y funcionaran con los mismos principios que rigen la empresa privada: trabajo bien hecho, calidad en el servicio y precio competitivo (y el que no cumpla, a la calle). De este modo se ahorrarían miles de millones en impuestos de los contribuyentes, cosa que reduciría el déficit, facilitaría más ahorro para los contribuyentes, y no se tendría que pasar por la vergüenza de que una parte de la población trabajadora tenga que mantener a un colectivo muchísimas veces de dudosa utilidad como son los funcionarios, que económicamente no son rentables porque en general (y salvo contada excepciones) por lo que se paga en impuestos, sale más a cuenta no pagar impuestos y pagar el servicio del propio bolsillo.

Finalmente quisiera exponer un par de cosas más: Primero me pregunto ¿para qué tenemos tantos funcionarios (y encima vitalicios, mantenidos con los impuestos), cuando en EEUU, por ejemplo, tienen uno cada 145 habitantes en edad laboral, mientras que aquí hay uno por cada tres. Segundo: he observado a algunos funcionarios quejarse de que la culpa de la crisis es de los albañiles. En esto segundo quisiera aclarar que los verdaderos beneficiarios de la pasada orgía inmobiliaria han sido los grandes constructores-promotores, los agentes inmobiliarios que se llevaban pingues comisiones por las ventas, y los dueños de los terrenos y fincas que vieron revalorizar considerablemente sus propiedades y venderlas antes de que estallara la burbuja inmobiliaria. Esos son los que se han llevado todos los beneficios seguramente a un lugar seguro (un paraíso fiscal, por ejemplo). Muchísimos inversores que se subieron a última hora en el carro, han quedado colgados y por ende, endeudados y prácticamente arruinados. Lo que han hecho los albañiles, es trabajar durísimo hasta reventar (y esta es la causa de que ganaran buen dinero, sin tener tiempo para mirar los privilegios de los funcionarios), para que otros se llevaran las astronómicas ganancias gracias a la complicidad de políticos que consentían hipotecas de varías décadas y de bancos irresponsables que concedían créditos sabiendo que así endeudaban a la gente de por vida. Repito: la culpa es de los políticos y los banqueros (no los pobres y desgraciados albañiles), los unos por no legislar contra unas hipotecas de usura, y los otros, por conceder unos créditos de usura (a pagar en muchísimos años), que es lo que de verdad hizo de subieran los precios de la vivienda a estos niveles estratosféricos. Ahora con miles de albañiles en el paro, otros tantos de miles en prácticamente la miseria, y el resto compitiendo a muerte por unos precios de miseria, después de un duro trabajo hasta reventar para que otros pocos listos llenaran sus cuentas de un paraíso fiscal con la que poder pagar sobradamente a una estrella del fútbol,...ahora a esos albañiles tan criticados por los funcionarios, que apenas no tienen ni el desgraciado trabajo, es cuando más tiempo tienen para preguntarse: ¿y esos señores que son mantenidos a costa de los impuestos, cómo es que han de tener derecho a un sueldo vitalicio?, ¿es justo que nosotros que nos hemos reventado la espalda y los riñones, nos obliguen a jubilarnos a los 67 años, dejarnos desamparados por falta de empleo, y que encima esos señores que apenas se parten la espalda tengan que tener el empleo vitalicio, como si se hubieran jubilado con una buena paga antes de tiempo?. ¡Qué injustos son los funcionarios, y qué explotados son los albañiles!. Sin duda alguna, somos el país de los mangantes, los pícaros, los parásitos y los sinvergüenzas, empezando en primer lugar por los políticos, que son los que en última instancia toleran este hipócrita y corrupto estado de cosas. Mientras se siga consintiendo el privilegio de la paga vitalicia, seguirá la explotación, la injusticia y la picaresca, y ya sería la hora de hacer algo ahora que ya vamos camino a la ruina como no lo remediemos.



10 comentarios:

Anónimo dijo...

Aprende ortografía, pingües, no pingues. Así no me extraña que suspendieras las oposiciones, jajajaja

lola dijo...

Madre mía! Si al menos se informara ud antes de hablar..pero ni eso

Anónimo dijo...

Teniendo en cuenta que en España todos los políticos son antes funcionarios lo mismo que los consejeros corruptos de las cajas de ahorros saqueadas y los presuntos empresarios son sus tapaderas y testaferros no hay chorizos fuera del aparato del estado.

Anónimo dijo...

Generalizar es un error.
Es como si yo dijera que todos los españoles son "tontos" ,solamente por el hecho de haberte visto a ti.

Anónimo dijo...

No me puedo creer que a tu chaval lo lleves a un Instituto Público a que le enseñen funcionarios parásitos ¿ no hay colegios privados en tu pueblo?. Me has decepcionado Xavier.

Anónimo dijo...

Son todos unos parásitos, hay que privatizarlo todo, los que dicen lo contrario es porque chupan de la teta también, parásitos.

Anónimo dijo...

EL 99,99 % son parásitos. No me gusta generalizar jajajajaj

Anónimo dijo...

Los funcionarios no saben lo que es trabajar.Todo lo que escribió este señor son verdades como casas.

Bandolero dijo...

Los mal llamados "servidores públicos", cuyo servicio consiste en zanganear a costa de los demás y en avasallarlos en vez de servirlos tanto como puedan, tienen sus días contados. El hartazgo de la gente, el despertar de las conciencias a través de internet y la crisis que no cesa, apuntan a que estos parásitos vean acercarse su final.

La solución pasa por privatizar tanto como sea posible la Administración y al resto, despojarle de sus privilegios y equiparar su trabajo al de la empresa privada.

Aprobar unas oposiciones no significa más que el derecho a ocupar un puesto de trabajo, no una bula para blindarse en una casta intocable llena de privilegios.

Desmantelar la propia Administración no será fácil, porque los que mandan provienen de ella o están sólidamente afincados allí, pero va siendo hora de que la ciudadanía recupere el sentido común y empiece a exigir responsabilidades.

No existe lugar donde se delinca tanto como en la Administración, donde la prevaricación y el cohecho se acepten como algo habitual, sabedores de que los fiscales y jueces -que son los hermanos mayores- les protegerán sin duda. Por eso desde Bruselas se siguen preguntado: ¿cómo es que en España hay tantas denuncias contra funcionarios y ninguna prospera?

Ciertamente no son todos, sólo el 85%, y ya empiezo a notar en la calle el rechazo público hacia estas sanguijuelas que día tras día, se van haciendo merecedoras del asco colectivo.

goyo pablo dijo...

Se puede decir con mejores o peores palabras, pero lo que este hombre dice no es mas que la verdad.
Este país que tiene una deuda de un billón de euros, con déficit (perdidas) anuales, y resulta que hay una brecha salarial entre el sector publico y privado del 40% (fuentes del INE y del Banco de España). Es decir que debemos tener los mejores gestores (políticos).
A este país no lo saca de la ruina nadie mientras este montón de funcionarios y chupopteros sigan ahí.