martes, 15 de febrero de 2011

A PROPOSITO DE SAN VALENTIN, DIA DE LOS ENAMORADOS



Hace días que llevo desatendido ese blog, pero es que me falta tiempo, de lo muy ocupado que estoy siempre, y sólo escribir algunas líneas, ya te exige sacar tiempo de dónde sea, y una gran concentración.

Con motivo de San Valentin, he pesado un poco para reflexionar sobre las relaciones mujer hombre, que cada día por lo que veo son más complicadas: tengo la sensación de que cada día el ser humano es de un egoísmo cada día más exasperante, y muy poco dado a pensar de acuerdo con el punto de vista ajeno. Sigue vigente el tradicional papel del hombre de ser el conquistador, y por mucha igualdad que se predique en los últimos tiempos, la mujer sigue tan pasiva como siempre, y es algo muy raro y extraño ver alguna fémina que asuma el papel de la conquistadora. Y aquí hablo desde un punto de vista masculino.

Cuando a un hombre le gusta una mujer, pretende ser atento y cariñoso para conquistarla, pero una larga experiencia muestra que es una pérdida total de tiempo pretender ser cariñoso y atento con una mujer, y menos si no lo merece. E igualmente terminan haciéndose viejas y caducas, y ya de por sí inútiles cuando ya no sirven ni para el amor, con esa indiferencia y pasividad que han demostrado a lo largo de toda una vida, aunque algunas acaban entregándose a un petardo e inútil al que son fieles, muchas veces más que por amor, para guardar las apariencias sociales del “qué dirá la gente”. Por esa razón, a la larga lo acertado es preferir a las más jóvenes, igual preludio de mala suerte que con las primeras, pero con la ventaja de la experiencia.

Aunque muchas digan que no, el físico es importante, y no tienes mucho de ganado si tienes una pinta de casposo en plan Torrente, que es como somos la inmensa mayoría de la fauna masculina . De modo que hay que cuidarse, y no sólo por la salud, sino para que como mínimo se te vea de buen aspecto y ganar algo de atractivo, aunque no se llegue a tener el tipo de un Brad Pitt, un George Clooney, o un Richard Gere.

Y considerando que es algo complicado lograr que una mujer te quiera, sólo quedan un par de recursos: la inteligencia y el dinero. Si no tienes ni lo uno ni lo otro, poco puedes hacer con una mujer. Usar la inteligencia privilegiada, si tienes la suerte de disponer de ella, para evitar que intente sacarte todo lo que pueda (principal prioridad inconsciente de ellas), y el uso del dinero para estar en unas condiciones de superioridad, …y en base de esto poseerlas, apropiártelas, dominarlas, usarlas y jugar con ellas,….porque de esas cosas nunca se saben como terminan, y la pasividad femenina no es una garantía de que te quieran, pues la experiencia muestra muchas veces que la mujer no ama realmente, sino que te usa para sus propósitos o te rechaza, y como decía Napoleón Bonaparte, son tan sólo máquinas de fabricar brazos para el arado y para el fusil. Tan defectuosa fue creada la mujer, que incluso los hombres tuvieron que hacer las leyes para que no se desviaran más allá de la línea que hubiera quebrantado un mínimo de orden social.

De modo que todo el tiempo que uno pierde en pretender conseguir a una mujer, o de sumirse a sus exigencias (muchas absurdas, por supuesto), lo mejor es dedicarlo en cuerpo y alma a hacer y acumular dinero. Pues el dinero es el único medio con el que los hombres podemos estar en ciertas condiciones de superioridad, aunque sea temporalmente. Siempre habrán mujeres baratas, que se venderán por dinero, y que sólo te querrán y te adorarán mientras las deslumbren el oro de tu bolsillo. Este es el triste sino, y por ello más que cualquier otra cosa, San Valentín es una fiesta consumista, donde unos hacen el negocio, con el supuesto amor incierto de otros.

Mi escrito de hoy podría ser mucho más triste, pero no mucho más real como la vida misma. No ha sido muy romántico que digamos, igual que la poca romántica pregunta que ellas siempre un momento u otro terminan haciéndote: ¿y cuánto dinero ganas?. De todos modos, felicidades para los enamorados, mientras ese amor efímero les dure, y si llega a ser eterno, mejor que mejor.k






COMENTARIOS DESDE MI FACEBOOK:

Merche Alcaide Nos pones de hoja de perejil (un poco verdes)...pero "haberlas...haylas"...
20 de febrero a las 15:56 · Ya no me gusta · 1 persona
Xavier Valderas López ‎...afortunadamente no todas son malas, Merche.
20 de febrero a las 16:08 · Me gusta · 1 persona
Merche Alcaide La verdad es que hoy en día, muchas mujeres, se pasan "mogollón".
20 de febrero a las 16:29 · Ya no me gusta · 1 persona
Xavier Valderas López ‎....se lo pasarán en plan bomba mogollona, pero en la estela que dejan por el camino, la dejan llena de corazones masculinos rotos...., sobretodo las más bellas.
21 de febrero a las 6:01 · Me gusta
Maria Del Mar Argente haciendo amigas eh xavier?????? jejejejejeje
22 de febrero a las 1:49 · Ya no me gusta · 1 persona
Xavier Valderas López Mar: a las mujeres casadas, muchas veces les pasa como la del César, que no solo deben de ser honestas, sino que además parecerlo. Como que yo tengo la ventaja de estar soltero, por el momento, me permito ciertas libertades.
22 de febrero a las 8:08 · Me gusta
Xavier Valderas López ‎...y en cuanto te divorcies, avísame, Mar. Veremos qué se puede hacer,...je,je,je,je,......
22 de febrero a las 8:10 · Me gusta
Maria Del Mar Argente Mira xavier, eso lo saben hasta en Japón, en cuanto me divorcie, que no te creas que hay dias en que no lo pienso.... jejejejejejee, tu eres el primero, de eso puedes estar seguro... un super abrazo amigo!!! eres unico para levantar la moral de las féminas!!
22 de febrero a las 13:30 · Ya no me gusta · 1 persona
Xavier Valderas López Pues qué bien, Mar, puesto que tú estás entre las primeras 5 mujeres que más admiro, aparte de que eres guapísima y encantadora. Un beso.
22 de febrero a las 18:45 · Me gusta
Maria Del Mar Argente ahí mas daó! ♥
22 de febrero a las 18:46 · Me gusta
Xavier Valderas López Para mí es importante que te sientas feliz, Mar, te lo mereces.
22 de febrero a las 18:47 · Me gusta
Maria Del Mar Argente Gracias Xavier, me vas a sonrojar...pero acepto de muy buena gana todos estos cumplidos, pues no hay nada que yo valore y admire en un hombre, como la caballerosidad, la sensibilidad y la corrección que tu posees, tu tambien te mereces toda la felicidad del mundo amigo Xavier
22 de febrero a las 18:52 · Me gusta
Xavier Valderas López Pues debías de haberte casado conmigo, Mar. Cuando una mujer me gusta de verdad, la conquisto cada día, por una parte porque me encanta hacerlo, y por otra parte porque pienso que la mujer debemos de ganarla cada día para merecerla. Un beso cariñoso para ti