domingo, 3 de julio de 2011

LA HORA DE LOS CURRANTES HERÓICOS

El mercado de trabajo está tan mal, que entre para competir al máximo, dar el mejor servicio y conseguir la más alta productividad, te exigen unas cualidades con superpoderes, más propias de los famosos héroes de América, como los personajes ficticios creados por Marvel, muchos los cuales Hollywood ya nos lo ha mostrado en pantalla. Es tan salvaje, cruda y brutal la competencia, que te exigen tener superpoderes y supercapacidades por encima de tus posibilidades para salir al paso, y si las demuestras, es más fácil que tengas la suerte de conseguir y conservar el preciado curro, un bien muy escaso para los adversos tiempos actuales que corremos, y que es la suerte de quienes lo tienen, ya que más de un 20% de insoportable tasa de paro, que entre los jóvenes supera el 40%, no pintan un escenario demasiado agradable. Es en esas cualidades casi sobrehumanas en lo que más se fijan los terribles jefes de personal, las secciones de recursos humanos, y los gestores de las usureras ETT, si bien lamentablemente casi el 99% de los curriculums entregados van destinados al contenedor de los papeles, aparte de que te ponen malas caras si vas a pedir trabajo en persona y en la mayoría de los sitios ni te dejan entrar siquiera con los guardas jurados impidiendo el paso a toda aquella persona no autorizada. Y lamentablemente el presidente Zapatero sigue sin hacer nada razonable para arreglarlo.

No nos queda otro remedio que aprender de los famosos Héroes de América, porque conseguir un curro es ya tarea de héroes, no como en aquellos tiempos que se contrataba a cualquier mierda porque no se en encontraba otra cosa mejor en el mercado de trabajo. Veamos algunos supuestos de los trabajos más aptos, según cualidades y capacidades de cada uno de los héroes candidatos:

Para trabajos de limpia cristales, Spiderman sería el candidato ideal: reúne rapidez y flexibilidad, y capacidad de subirse o saltar de un lado para otro, sin que le afecten los vértigos.

Para picar el subsuelo de la obra, tenemos a un tipo duro como “La Roca”, gran fuerza y resistencia, dos en uno (ideal para quienes deseen hacer de albañiles).
Para la barbacoa del restaurante, tenemos al “Fire man”, puesto que aguanta como ninguno los horribles calores de los fogones, ni que fuera estar todo el día al lado de una hoguera de algún fuego de San Juan.
Para cargar y descargar el contenido de los camiones, tenemos a un candidato lo más parecido al increíble Hulk, sobretodo con fuerza, una auténtica grúa humana.
Para chofer de gente adinerada, lo ideal es una especie de Batman, por si acaso las malas compañías.
Para la mensajeria rápida y reparto de propaganda, hace falta un tipo de la rapidez e improvisación de Superman, que sepa ir rápidamente de un lado para el otro, que lo haga todo al instante, y al mismo tiempo puede estar pluriempleado en algún curro de reportero o periodista, o algo que se lo parezca.
Para el trabajo de camarero, nada mejor de el hombre goma: te lo sirve todo al instante esté donde esté la mesa, y a todos casi al mismo tiempo, sin hacer ruido y poniendo buenas caras en todo momento. Con un tipo así, la caja del restaurante se llena rápido.
Para la tintorería, una persona con las cualidades del “Capitán América”, no estaría nada mal: faena al instante y entrega rápida.
¿Quién aguanta las horribles rabietas y travesuras de los críos ajenos, haciendo de canguro?, alguien con siete vidas como la Cat Woman, podría ser la candidata ideal
Para detective privado, nadie como “La linterna verde”, que casi lo ve todo aunque haya oscuridad por todas partes.
Para portero de discoteca nada mejor que una especie de Terminator, el terror de los indeseables.
He encontrado todos estos, pero seguro de que hay muchas más modalidades de héroes del curro, pero ya entendemos todos que la conclusión final es que para cualquier curro que no cuente con el amparo de la seguridad propia de un funcionario público (que por hoy por hoy todavía tiene el privilegio del empleo vitalicio bien pagado y pocas horas de servicio, y por tanto no necesita competir para nada, teniendo el ingreso de la nómina seguro cada mes), hoy en día tienes que ser un verdadero héroe, en tanto no puedas vivir de algún tipo de subvención que el gobierno sólo da a aquellos colectivos que a él le da la gana, aunque sean extranjeros, sin importarle demasiado los intereses nacionales. Y como todos los héroes anónimos que todos los días nos tenemos que levantar para buscarnos la vida y aguantar un millón de guarrerías ajenas, lo justo tendría que ser que las reglas del juego en la materia laboral fueran para todos iguales: o todos o ninguno. Pero no queda otro remedio que ser unos héroes, y a vosotros os dedico mi entrada de mi blog de hoy, y os saludo, reconociendo vuestro heroísmo de aguantar todo para salir adelante, a pesar de todas estas injusticias toleradas y eludidas desde los órganos de poder. No es justo que unos tengan curro bien pagado y seguro, otros en la incertidumbre y encima mal pagados, y unos aún más desafortunados en la desgraciada lista del paro.
Son unos héroes que, aunque no todos se manifiesten en las plazas de su pueblo, están completamente indignados de los responsables de este estado de cosas: de los políticos que nada más renovar alcaldías y puestos autonómicos, lo primero que votan es subirse escandalosamente el sueldo, mientras mucha gente lo está pasando muy mal. Son unos héroes que ven recortadas las prestaciones en sanidad y educación, alargándose su lista de espera cuando ha de recibirle y atenderle un médico, gastando una barbaridad en gastos escolares, y además compartirlo con extranjeros indeseados que quitan el poco trabajo que pueda quedar y además chupan del casi seco presupuesto de sanidad o educación, por no citar otras fuentes más de donde también reciben varias subvenciones. Son unos héroes que ven que la justicia funciona según capricho y estado de ánimo del juez muchas veces corrupto e irresponsable, que ignora casos como Pretoria, Gurtel, EREs andaluces,....., pero que para sentenciar favorablemente la legalización de partidos supuestamente vinculados con el terrorismo y sin garantías de respetar el Estado de Derecho, son rápidos como un cohete. Son unos héroes que aguantan la tomadura de pelo de un debate político que siempre consiste más en descalificar al contrario, que en aportar propuestas e ideas con las que buscar soluciones a los problemas del país. Son unos héroes que siempre aguantan la subida de los impuestos, de los productos básicos, apretándose cada día más los cinturones, cuando los que tienen la responsabilidad de resolver la dramática situación parece ser que más bien necesitan aguantar sus pantalones con tirantes. Son unos héroes que siempre tienen que aguantar las mentiras mediáticas de la prensa y la televisión, y que no se les cuente la verdad sin pelos en la lengua.
Son muchos los héroes anónimos que luchan todos los días para sobrevivir y sacar adelante a sus familias, desde la incertidumbre y sin los privilegios y la seguridad de un sueldo a costa del Estado, o de algún tipo de pensión pública. Entre la masa de esos héroes anónimos se encuentran los que podrían dirigir nuestro pobre país el día de mañana si hubiera otro sistema electoral de listas abiertas, que permitiera que los más luchadores, brillantes y preparados tuvieran su oportunidad de representar a su pueblo en una nueva democracia renovada y mejor representativa. En la ilustración de aquí arriba podéis ver una imaginaria muestra de los héroes de América reunidos en forma de un gabinete de gobierno para, por ejemplo, solucionar los más graves problemas del país, siendo el paro el problema número uno, y los agobiantes impuestos, así como la escandalosa deuda de casi un Billón de euros que la hipotecado irresponsablemente el futuro de nuestro país, los otros problemas de mayor importancia. Ciertamente esos héroes anónimos lo harían mejor y con mayor eficacia que esos inútiles ineptos apoltronados que tenemos hoy en día y que han dejado a nuestro país en la ruina, en la incertidumbre, y en la pérdida de nuestra propia identidad nacional. Y por supuesto que, si existieran las listas abiertas en nuestra defectuosa democracia, con el paso del tiempo se iría allanando el paso para que los puestos los ocuparan los mejores y más virtuosos, con oportunidades para que cada uno se prepare para lo mejor a lo que aspira. Y mientras tanto los héroes que espabilan y aportan lo mejor de sí mismos haciendo de inercia para sacar el país adelante, a pesar de todo. A ellos es a quienes debemos que nuestro país todavía no se haya hundido del todo en la desesperación y en la impotencia, a pesar de que para tener un futuro de confianza, muchísimas cosas tendrían que cambiarse de arriba a abajo.

Ojalá que como mínimo volvieramos a aquellos alegres tiempos del sencillo y honrado currante que acompaño en el siguiente vídeo: