domingo, 10 de octubre de 2010

LA CAMPAÑA ELECTORAL CATALANA EN INTERNET

Hace unos días, la Generalitat de José Montilla aprobaba un decreto de aproximadamente unos 28 millones de euros para ayudar a los partidos políticos con representación en el parlament para financiar la campaña electoral que prácticamente ya está a punto de caer, así como financiar una campaña institucional que anime a votar en un ambiente claramente descontento y abstencionista. Y por si fuera poco, se señala que los partidos recibirán automáticamente el 90% del dinero que les correspondería de acuerdo con sus resultados de las últimas elecciones, con lo cual ya tienen dinero garantizado que casi no necesitan recurrir a los bancos para financiar sus campañas electorales (eso sí, si no obtienen más votos de los estipulados en las elecciones del 28 de noviembre, deberán devolver la parte proporcional correspondiente de la subvención). Además, con respecto a la subvención anterior, ese año se les ha incrementado un 9,2 el dinero para gastarse en sus campañas electorales. ¡Muy bonito ese despilfarro!, en unos momentos de gravísima crisis, en los que muchísima gente tiene problemas con su economía particular y el empleo, y las arcas del erario público están vacías, y cuando por ejemplo muchas entidades de servicios sociales que les hacen el trabajo que correspondería a la administración, como es el caso de los minusválidos, necesitan urgentemente dinero de las subvenciones para sacar adelante sus proyectos, y no reciben el dinero tan rápidamente a cuenta como sería de justicia. Y eso que los políticos se llenan la boca hablando de austeridad, y se les pide sacrificios a los funcionarios y a los pensionistas con recortes de sus nóminas y congelación o bajada de sus pensiones, por no decir que nada tienen que decir a los parados. Pero eso no es problema, para el Muy Honorable Montilla, que según su conseller de finanzas Castells, en esos momentos la Generalitat necesita más de 3000 millones de euros para cumplir con sus compromisos administrativos de lo que queda del presente año 2010. Pero el listo de Montilla, como que por falta de dinero no quede la cosa, lanzará una emisión de bonos para particulares a un año (de 1000 euros por bono) de 1000 millones de euros, ampliables a otros 2000 millones, recompensándolo con el suculento tipo de interés del 4,75%, en unos momentos en que a los ahorradores no se les da casi nada de intereses, y acudirán en manada a suscribir los jugosos bonos catalanes a falta de otra cosa mejor. Para los 1000 millones restantes, se supone que ya buscarán otras fórmulas para buscarlos. Pero lo ideal ¿no sería que cada partido político se pagara su propia campaña electora, en vez de hacerlo a costa del dinero de los sufridos contribuyentes?
Pero ahora, en los nuevos tiempos de internet, ¿es necesario gastarse tanto dinero en una campaña electoral, ni que sea con dinero público?. Creo que cada vez es menos necesario, por lo fácil y gratuito que lo pone el internet. La clave está en el talento y la capacidad de los candidatos en hacer uso de internet, y en concreto de las redes sociales, especialmente facebook, la red social más completa (aunque de momento bastante manipulable con su famosa eliminación de cuentas a capricho, debido a que no existe una ley que respalda totalmente la libertad de expresión y los derechos de los usuarios en las redes sociales).

Hace unos cinco años, se vendía el doble de los periódicos y revistas que en la actualidad, por lo que la prensa escrita es cada día menos influyente (aunque sabemos que sigue estando bastante manipulada), a favor de internet donde los medios para sobrevivir tienen que ser cada vez menos manipulables y deben de ir más en la línea de la verdad y la libertad, si quieren sobrevivir como prensa digital fiable y de confianza. Aparte de que internet es cada día más influyente, ya que se impone por encima de la prensa escrita, y hasta incluso de la televisión (bastante manipulable, también). De modo que la campaña electoral cada vez tendrá más importancia en internet, aparte de que aparentemente puede llegar a ser casi gratuita o de muy bajo coste. Sólo precisa que sea trabajada del modo más inteligente.

Los partidos políticos y los candidatos en particular, se crean cuentas de seguidores, aparte de las simples cuentas personales. Por ejemplo, a través de sus cuentas de facebook, los candidatos miran de estar intercomunicados con sus amigos, admiradores y seguidores, a través de intercambios de e-mails, declaraciones en el muro, insertando recortes de la prensa digital, fomentando foros de opinión sobre cualquier tema, mostrando fotos y videos, mostrando las notas de sus blogs actualizados, posibilidad de chatear directamente, enlaces de documentos digitales, y hasta música, etc.. etc… De este modo, el candidato tiene un trato más directo con el elector o ciudadano, aunque sea virtualmente. Como que el límite de amigos o agregados es de 5000, en ella adjuntan a las personas más próximas e interesantes; luego se crean una segunda cuenta, o bien se hacen una cuenta de seguidores, donde aquí tienen cabida ilimitada, como es el caso de Barack Obama, que tiene millones de seguidores autoagregados en su cuenta de facebook. En este caso, la clave está en tener talento y dedicación a la cuenta de facebook, comunicándose con toda su gente, sin descuidar a nadie. Como dijo una vez un candidato a la presidencia de Estados Unidos del siglo XIX: “un político debe de recordar cada uno de los nombres de sus electores, puesto que olvidarlo es lo mismo que ir al olvido político”. Esa sentencia, en las redes sociales es más cierta que nunca.
Pero hay que fijarse bien en esas cuentas, sean de perfiles o seguidores. Las hay que más que el propio candidato, lo que tienen es un administrador o grupo de administradores que actúan en su nombre, y que son los que contestan los mensajes, eliminan los topos o los indeseables, y mantienen activa la cuenta, por ejemplo, felicitando el cumpleaños de cada amigo o seguidor agregado a la cuenta, o respondiendo a su escrito del muro. De esto un listo puede darse cuenta. Otras cuentas las atiende directamente el candidato (que es como debe de hacerse, siguiendo aquel consejo que siempre aplicó el presidente norteamericano John Fiztgerald Kennedy en lo posible, y que le dio su madre Rose Kennedy: “el teléfono, hijo, siempre debes de contestarlo en persona”). Aparte de que el candidato de alguna manera puede hacer su particular campaña electoral interesándose y comunicándose con cada uno de sus amigos y agregados. Otros muros de seguidores, pueden que tengan miles de seguidores, porque a mucha gente le apetece presumir de estar en tal o cual muro y es ella misma la que se auto-agrega como seguidor, pero lo que hacen es mostrar la popularidad del personaje, aunque se puede ser muy famoso y popular, pero eso no significa gozar de las simpatías electorales.
No obstante como ya he dicho: aquí en internet y las redes sociales, sólo pueden triunfar los que demuestren más talento y dedicación. Se sabe que hasta ahora los políticos ni hablan claro, ni dicen la verdad, así como el resto de los medios de comunicación social que están manipulados por los mencionados, en función de sus intereses políticos-económicos. Aquí se hacen más necesario que nunca hablar claro y decir la verdad. Teniendo en cuenta que según las últimas encuestas y barómetros del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), los principales problemas de la ciudadanía se resumirían en dos: paro-crisis económica, e inmigración. Los partidos políticos y candidatos que más expongan claramente una crítica y análisis de los dos temas, y expliquen diciendo la verdad de lo que van a hacer para solucionar ambos problemas, son los que tienen la clave para ganar las elecciones aprovechando las redes de internet. Otro de los temas que reclaman solución, pero que no se cita demasiado en el barómetro del CIS, sería la jubilación y las pensiones, que empezarán a ser preocupantes los próximos años, si no se habla claro de ello, y que creo que es otra de las bazas que los candidatos tendrían que tener en cuenta, si quieren ganarse el favor y confianza de la ciudadanía.

En consecuencia, esa campaña por internet no sólo puede hacerse a través de las redes sociales como facebook, twitter, etc…, sino también con cierta práctica del emailing virtual: se trata de obtener todas las direcciones electrónicas existentes y planificar una campaña de envio de e-mails en la que se explique claramente los dos principales problemas ciudadanos: el paro y la inmigración, ofreciendo soluciones claras y creíbles. Como dice el viejo proverbio: “cuánto más claros, más amigos”. Y eso bien llevado, puede hacer ganar las elecciones incluso al partido que menos se lo espere. La gente lo que querrá siempre, es que se le hable claro y que se le diga la verdad. Los partidos políticos o candidatos que estén para contar cuentos o para confundir, no tardarán en encontrarse que sus mensajes terminan en la papelera de los spam. Internet y los internautas son así.

Por otra parte, en un futuro próximo, si en nuestro país cambia el sistema electoral por otro más próximo, directo, y democrático de listas abiertas, cada candidato será a través de la red internet por donde más se promocionará electoralmente. Las mediocridades apoltronadas, tan numerosas e ineptas hoy en día, lo tendrán bastante mal, y se impondrán los talentos particulares de los candidatos. Es el signo de los nuevos tiempos con las nuevas tecnologías, que lo que ha sido hasta ahora, lo dejará obsoleto.