jueves, 20 de octubre de 2011

¿POR QUÉ DUERME ESPAÑA?



La viñeta que me enviaron, aparece como un mal chiste macabro que puede ser una realidad dentro de unas décadas, y la fotografia una posible muestra de cómo irán las mujeres españolas a votar, aunque no sabemos ni tan siquiera si por entonces tendrán derecho a votar, y si las libertades y la democracia tal como la entendemos y vivimos hoy en día, habrán desaparecido ya de nuestro país. En España es hoy en dia una realidad que por nuestros pueblos y ciudades cada día se pueblan más de moros, y eso es muy visible con esas mujeres que vemos casi completamente tapadas: hoy lo es con el pañuelo con ropa que le cubre todo excepto la cara, y mañana puede que terminen con el nijhab o la burka terminado por tapar el resto, una prenda completamente represora, difícil de imaginar que se muestre en una pasarela de moda. ¿Y por qué se llena de esta gente España, y nosotros sin enterarnos?, porque lo silencian la televisión y la prensa, que a su vez reciben constantemente subvenciones de varios millones de euros (y unos medios de comunicación subvencionados, indirectamente son unos medios censurados a imagen y semejanza de los intereses del poder que da la subvencion), aparte de aplicar cierta doctrina de “alianza de civilizaciones” propuesta por un tal José Luis Rodriguez Zapatero, presidente del gobierno español (cuyo texto creo que se puede encontrar en la web del ministerio del interior), aparte que gran parte de la culpa la tiene también el otro presidente del gobierno español José Maria Aznar, de abrirle la puerta de España a los moros para que entraran masivamente; dejando aparte de lo enormemente subvencionados que están con sanidad y escuela gratis, ayudas a la vivienda, etc…,y por si fuera poco, la existencia también, por ejemplo, de lendakaris vascos que les dan ayudas que incluso superan el mileurismo, cuando millones de trabajadores españoles no llegan ni a eso, y con todo lo insultante que representa para un español que es hagan esas cosas, cuando hoy en día los españoles que tenemos la suerte de trabajar, casi todos tenemos algún familiar, amigo o conocido en el paro, con todo lo humillante y deprimente que ello supone. O sea que viniendo de paises retrasados y que además en la práctica no existe ni democracia, ni libertades, ni garantías judiciales, nuestro país es para ellos como si fuera el paraiso donde abunda el dinero y los recursos para mantenerse gratis, y donde incluso pueden tener los mismos derechos que un español, e incluso tener todos esos derechos por encima de cualquier español, al tener preferencias en todo tipo de subvenciones y ayudas, pero pagando los contribuyentes españoles con sus impuestos. Pero ¡ojo!, ¿por qué duerme España y no quiere ver que esos son los que nos quitan nuestro trabajo y el futuro de nuestos hijos, nuestras subvenciones, y a largo plazo incluso nos llegarán a quitar nuestros valores de democracia y de libertades?. Y eso ultimo ¿por qué?, pues porque los moros son de una cultura y un credo que son incompatibles con los valores de democracia y de libertad tal como nosotros lo entendemos: para ellos la única ley es la sharia, que es como una doctrina religiosa, y que tanto la política como las demás religiones para ellos son herejías perseguibles, y por tanto el enemigo. Pero con esos medios de comunicación completamente censurados y subvencionados, todos esos escándalos y todo ese riesgo peligroso para el futuro no se denuncia, para no molestar según a quienes, y para que no se sientan ofendidos los propios españoles con estas verguenzas; ojos que no ven, corazones que no sienten. Una falta de respeto a los “derechos humanos” que se tapa y se esconde expresamente.

Y como en las películas de Hollywood, eso va camino a convertirse en dos causas: los buenos y los malos. Me explico: Los “buenos” son los que defienden la causa de la libertad de expresión, la democracia , la liberación de la mujer, la separación Estado-Religión, y el avance de la civilización (o sea, nosotros, los que hacemos en cristiano, o los ateos si se da el caso, porque incluso un ateo para un musulmán es lo mismo que un hereje o un modo de ser que supone sacrilegio). Los “malos” son los que defienden la causa de la teocracia, la tirania y el despotismo; que no consienten prensa y televisión libres; que reprimen y esclavizan a la mujer; y que se quedan con la barbarie de siempre, en vez de avanzar como civilización (o sea los moros, a los que también habría que incluir otros países como China, por ejemplo, que aunque su religión predominante de budismo o de Confucio es tolerante e inofensiva, todavía es una dictadura donde no existen las garantías de derechos humanos y judiciales hacia las personas, tal como aquí los entendemos).

El caso es que en ninguno de los países de religión mora existe la libertad y ni la democracia. Y ese fenomeno ocurrido este año que ha venido a llamarse la “primavera árabe” en la que han caido dictadores como los de Túnez o de Egipto, que ha causado sonadas revueltas en Yemén o en Siria, o que incluso ha provocado guerras como la de Libia con la recién caída del coronel Gadaffi, no ha servido precisamente para traer la libertad y la democracia a esos países, donde las mujeres siguen siendo reprimidas y existe más incertidumbre que nunca. Por lo menos bajo la mano de los dictadores, había cierto orden y cierta estabilidad económica derivada del flujo del comercio y el turismo, pero ahora tras la caída de los dictadores, sólo se ha conseguido que haya más caos, más caciquismo local, más represión, más pobreza,…pero nada que se parezca a las libertades y a la democracia, aunque algunos que presumen de demócratas, sin razones fundamentadas digan lo contrario. Eso se debe en gran parte a que el credo que allí se profesa, es completamente incompatible con esos valores manifiestos y operantes de democracia y libertad que todavía se dan en países como España y el resto del mundo occidental. Pero el peligro en España es que con la entrada de tantos moros, con tanta tolerancia institucional hacia ellos, con tanta subvención y con lo rápido que se multiplican, el día de mañana el nuestro termine por convertirse también en un país mayoritamente de moros, con todas las consecuencias que esto implica, y con el credo represor que ello supone, sobretodo contra la causa de la mujer española, que tantos años de lucha le ha costado para llegar a su completa liberación. Cuando se hizo la Constitución Española, y se habló de “libertad religiosa” era para no excluir ni marginar a esa minoria religiosa existente de credos distintos, cuando en aquel momento de 1978 más del 95% de la población española era oficialmente católica y apenas casi no existían los inmigrantes en España, y no se podía prever la tremenda invasión de inmigrantes moros que se producirían en los ultimos años. Erámos un país con una larga tradición cristiana de varios siglos, que ahora está muy seriamente en amenazante peligro de extinción, quedando únicamente las campanas y las cruces de las iglesias que testimonian que hubo una época en la que erámos un país cristiano, al mismo tiempo que hoy en día empiezan a proliferar por todas partes las mezquitas como si fueran hongos. No debemos de olvidar que somos los herederos del rico legado histórico-cultural de la civilización greco-romano, tomado luego en relevo por el cristianismo. No debemos de olvidar que debemos al cristianismo la práctica y la enseñanza de la caridad: saciar el hambre y la sed del necesitado, acoger al peregrino, al desplazado, al que lo necesita, vestir al desnudo, asistir al enfermo, al preso, enseñar al pobre, al iletrado, consolar al afligido, etc…. ¿y qué español de entre todos nosotros, honestamente, no ha estado alguna vez en la vida de esos modos que el evangelio expone como de deber de socorro al prójimo?. Debemos al cristianismo la mejor tradición de lo que somos como pueblo libre: lo más excelente y granado de nuestra humanidad. ¿Pero… y los moros, qué caridad ponen?: las mujeres reprimidas y sin derechos, esclavas y sumisas con el hombre del al que pertenece, los demás credos son herejías y por tanto sus enemigos, el jamón y el vino están prohibidos, no hay más ley que la sharia, etc…, y todo eso teniendo procedencia originaria de la forma de ser casi feudal y esclavista de los caciques tribales de unos nómadas del desierto arábico, para quienes las mujeres por su función reproductora, o los que no tenían algún tipo de propiedad, debían de ser esclavos sumisos, pudiendo poseer varias esposas en un harén quien tuviera los medios para permitirselo, mentalidad que todavía les perdura, aunque los políticos occidentales no quieran reconocerlo para no ofenderles. Además su misma religión significa “sumisión”.

En consecuencia, en España habría que saber con quién se está y quienes somos : ¿o todos moros o cristianos?, ¿o con los “buenos” o con los “malos”?. Ante la actual situación de gravedad económica en la que se encuentra nuestro país, se debería de defender y se ayudar a los propios españoles en apuros, o seguimos siendo tontos en subvencionar tan generosamente a los moros y demás extranjeros sin nada positivo a cambio. Y el que quiera a los moros, que se los lleve a su casa y los mantenga, pero no a costa de mis impuestos y del resto de los españoles que no los aceptan, y que son la inmensa mayoria. Tenemos que preguntarnos cuáles son nuestros valores: los democráticos y occidentales de la libertad que percibimos como legado de la civilización greco-romana; cuál es nuestra tradición religiosa común: el cristianismo; y en qué no podemos seguir apostando: supuestas estupideces de Alianzas de civilizaciones en la que lo que parecen buenas intenciones hacia los moros, puede terminar llevándonos a nuestro suicido como nación. Y cuando eso ocurra y se hayan perdido los valores de libertad y de democracia, y las mujeres españolas tengan que ir obligatoriamente con el pañuelo en la cabeza o con como menos con el burka, y se te tenga que practicar la abladacion del clítoris para que no sientan atracción hacia otros hombres, o ser lapidada públicamente a pedradas en la plaza mayor del pueblo, no olvidemos que los principales culpables de todo esto tienen nombres : Aznar, Zapatero, Pujol, Montilla, Mas,….e incluso Rajoy o Rubalcaba, de los cuales no se les oye decir a ninguno de los dos (y más ahora que pronto entraremos en la campaña electoral del 20-N) que vayan a hacer algo destacado para impedir que eso ocurra. ¿Y por qué esa actitud tan callada y a la pasiva de los políticos hacia el peligro moro?, sólo puede ser por oscuros intereses económicos, por aprovecharlo para el juego de los nacionalistas de usar a la inmigración para debilitar todo cuanto representa el españolismo y conseguir la independencia a largo plazo, o por completa ignorancia del común de los politicos actuales que carecen de amplitud de miras a largo plazo,…porque todo esto no beneficia a España, sino todo lo contrario. Corremos el riesgo de estar sentando las bases de la posibilidad de una futura guerra, con la última europea de Yugoslavia, que nos dio la lección de que es complicada la convivencia entre distintas nacionalidades, credos, culturas y razas, y que la Historia nos enseña que siempre lo mejor es un pueblo completamente patriota, unido, con un objetivo común de paz y prosperidad, y compuesto exclusivamente por españoles, garantia de amor a la patria y de defensa de la patria con auténtico sentimiento al ser un pueblo común con siglos de historia en común. ¿O es que queremos que la España de nuestros hijos y nietos la tomen otros pueblos, otras culturas y religiones que no son españoles, que nada tienen que ver con España (salvo aprovecharse de ella al máximo sea en trabajo, subvenciones, médicos, escuelas y pisos, como ocurre hoy en día), y que nunca tendrán un arraigado sentido del patriotismo y del amor hacia España, simplemente porque no son ni se consideran hijos naturales de España, y eso no es nada bueno porque desvirtua la esencia misma de España y lo que es el pueblo español. Afortunadamente tampoco carecemos de partidos identitarios que se dan cuenta del grave y serio problema en el que nos están metiendo, aunque de momento siguen siendo minoritarios por carecer de recursos, aparte de que son atacados y marginados por los otros partidos que de momento siguen teniendo representación institucional.

En consecuencia, dentro del mismo mundo hay dos tendencias completamente distintas: la opción de las libertades en la que Estado y religión están separados, y la opción de las teocracias. Cada cual debería de estar en su sitio y dentro de sus fronteras, y si los régimenes teocráticos o dictatoriales se asfixian ellos mismos, deben de hacer la revolución para lograr las libertades dentro de sus propias fronteras, y no afectar al resto del mundo libre. ¿Qué deben de hacer los políticos en España para solucionar tan espinosa y arriesgada cuestión?. Pues lo que no se atreven a aplicar en esos momentos, por ser algo impopular y por miedo de ser tachados de racistas, insolidarios, o xenofobos, prefiriendo dejar el problema para el futuro, dejando que ese se vaya agrandando cada vez más. Dicho en otras palabras: para que se marchen los moros, con todo el peligro que ello supone, y los demás inmigrantes que nos quitan el trabajo, las subvenciones, etc…, sería precisamente no facilitarles nuestros servicios sanitarios, ni las plazas escolares, ni las subvenciones de todo tipo (vivienda, alimentos, etc…), ….que por otra parte ese dineral despilfarrado que se ahorrarían las instituciones públicas sería de más utilidad para destinarlo a ayudar a salir del paro y de la pobreza que sufren muchas familias españolas. Y eso de que España tiene la friolera de casi un billón de euros de deuda pública. También la manera de lograr que se marchen es duplicar o triplicar los impuestos a los empresarios que contraten gentes que no sean de origen español, para hacerles pagar el paro español existente. Pues si se deja de ayudar a los inmigrantes con todo el feo drama humanitario que para ellos supone (y que principalmente es culpa de los politicos que ya he mencionado), y se logra que se marchen, poco a poco se irá eliminando el paro que padecen los españoles, y se conseguirá que los salarios empiezen a ser más altos para los españoles, aparte que se irán vaciando cantidades de pisos que bajarán los alquileres y los precios de los mismos, siendo todo esto en conjunto beneficioso para España y el pueblo español. Pero los políticos actuales, en vez de tomar decisiones que para los moros y resto de los inmigrantes puede ser duras y dramáticas (pero muy beneficiosas para el resto de los españoles) prefieren no hablar con claridad de este asunto, es más: prefieren eludirlo, dejando el problema para las generaciones futuras, cuando en el país hayan más moriscos con barbas y burkas y demás gentes extrañas, que de propios españoles. ¿Por qué duerme España?, ¿cuándo despertará España?.