miércoles, 20 de marzo de 2013

PASEO Y DATOS HISTÓRICOS DE BESALÚ, CIUDAD MEDIEVAL





Histórica ciudad medieval, está situada en la provincia de Gerona, en la comarca de La Garrotas, entre el río Fluviá y el arroyo Capellades, en un terreno que producia cereales, legumbres, hortalizas, vino y aceite; con fuentes de aguas minerales; teniendo al lado fábricas de papel, alpargatas, y tejidos textiles.

Dista a unos 25 kilómetros de Figueras y a unos 15 kilómetros de Banyoles, las dos ciudades más próximas. Entre sus edificios, son dignos de destacar la iglesia parroquial de San Vicente, la del monasterio de San Pedro y las ruinas de la colegiata de Santa Maria, antigua sede episcopal fundada en 1017 por el conde Tallaferro. Los prelados de Santa Maria tuvieron facultad de acuñar moneda en los siglos XI y XII, siendo muy apreciados estos ejemplares. Tiene además sobre el río Fluviá un original puente en ángulo, construido en la época de los condes de Besalú, y por último merecen ser citados un convento de monjas, obra del siglo XVI, y la portada románica del hospital.















PRINCIPALES DATOS HISTÓRICOS:

Besalú fue fortaleza de los celtas (siglo III antes de J.C.), y se llamó antiguamente Besidunnum, y en la Edad Media Bisildunum. Fue capital del condado a su nombre y destruida durante la invasión árabe; distinguiéndose en las guerras de los tiempos de Juan I y Juan II, así como en las de Separación, Sucesión e Independencia.












HISTORIA DEL CONDADO DE BESALÚ:

Perteneció este condado a la Marca Hispánica o Cataluña, en lo que hoy es la provincia de Gerona, confinando con los condados de Ampurias, Cerdaña y Urgel, y al que estaban unidos los condados y señoríos de Ripio, Fonolleda, Vallespir y Perapertusa. Se supone que Vifredo de Riá, conde de Barcelona, lo fue antes de Besalú, y este título llevaron también los condes de Ampurias Alarico y Suniario; pero se desconoce los nombres de los primeros condes y la época de fundación del condado, siendo el primero que citan los historiadores Suniario o Sunyer, que en 988 recibió el condado de Vifredo el Velloso. Al morir Vifredo II en 912, su hermano Suniario heredó el condado de Barcelona, y ocupó el de Besalú el sobrino de este último, Vifredo, muerto por Adalberto de Parets en 958. Sucedióle su hermano mayor Seniofredo, conde de Cerdaña, al que siguió en 967 su cuarto hermano y obispo de Gerona, Mirón, quien gobernó hasta 984. Desde este año hasta 1020 rigió el condado Bernardo Tallaferro, al que siguió su hijo Guillermo el Grueso, y a éste sus hijos Guillermo II y Bernardo II, que juntos gobernaron de 1052 a 1070, y desde este año a 1095 siguió sólo Bernardo por haber sido asesinado Guillermo. Heredó el condado el hijo de este con el nombre de Bernardo III, y al morir, en 1112, pasó el territorio a Ramón Berenguer, conde de Barcelona.











EL MONASTERIO DE SAN PEDRO DE BESALÚ:

Del antiguo e histórico monasterio, sólo se conserva en buen estado la iglesia, construida por el conde y obispo Mirón y consagrada en 23 de septiembre de 1003, con asistencia de la nobleza de los dominios de la casa condal de Besalú, por los obispos Odón, de Gerona; Arnulfo, de Vich; Aecio, de Barcelona; Wifredo, conde de Cerdaña y hermano del de Besalú, y firmando, además, el acta de dedicación Guifredo, de Carbona; Berenguer, de Elua;  Guillén, de Urgel, y otras varias personalidades civiles y religiosas. La noticia más antigua del monasterio es un privilegio otorgado por Carlos el Calvo hallándose en el monasterio de San Saturnino ( San Sernin), sitiando a Tolosa, en 5 de los idus de Mayo de 844, a favor de Domuulo, abad del mismo, que dice lo había edificado con licencia de Rampo, marqués de Gerona. Este primitivo monasterio de Besalú debió ser destruido, por cuanto en 977 el conde Mirón cedió por monasterio la iglesia fundada bajo la advocación de San Pedro, haciendo notar en la escritura la fundación y dotación que la funda de acuerdo con sus hermanos Oliva y Seniofredo, con intervenciones de los clérigos de la catedral y obispado, y con gran aplauso de los fieles. El papa Benedicto VII confirmó con muchas donaciones hechas por el fundador de esta abadía aumentándolas con nuevos privilegios. Del pontífice dependía directamente este monasterio, que ejercía jurisdicción sobre otros monasterios y prioratos. La fachada de la iglesia es sencilla, sin adornos en su portada, de arco de medio punto, y sobre la que se abre una hermosa ventana, a nivel de arranque de las naves laterales, con tres arcas concéntricas, de medio punto, sostenidas por dos columnitas a cada lado de artísticos capiteles.







Dos leones, símbolo de la casa condal de Besalú, flanquean la ventana, esculpidos en alto relieve. La fachada y el muro lateral de la derecha, en cuyo punto existió el claustro, están cubiertos de lápidas sepulcrales de los siglos XIV, XV y XVI. Debajo de la nave central y abarcando su anchura en el arco contiguo al crucero existe la cripta que sirvió de enterramiento a los monjes. El campanario es románico y el interior del templo se divide en tres naves, con una central que se comunica con las laterales por grandes arcos sostenidos por macizos pilares cuadrados. Las dos naves laterales se juntan detrás de la terminación de la nave central formando el ábside mayor y en su principio termina también la nave central, en un semicírculo menor de columnas que descansan sobre una base común y sostienen la bóveda en cuarto de esfera, siendo la disposición de esos ábsides muy rara en las construcciones de este orden de España. Es notable el prebisterio o ábside menor referido, por la armonía del conjunto y la delicadeza de los ocho columnas aparejadas, con capiteles de figuras alegóricas de hombres y animales. Esas columnas circuyen al altar mayor, ocupando la hornacina del centro la imagen de San Pedro y las de los lados varias urnas con reliquias de santos. Las dimensiones del tempo son: 38’40 metros de largo, 6’40 de ancho en la nave central, y 4’60 cada una de la laterales, y 23’40 el crucero, de longitud. Además de la de san Pedro existen: en el altar mayor y en las hornacinas del crucero, las imágenes de san Benito, san Millán, san Eloy, santos Cosme y Damián, santo Tomás, santos Primo y Feliciano, santa Escolástica, santa Gertrudis y la Virgen de los Dolores. Desde la fundación del monasterio se conservaban las reliquias de los hermanos santos Primo y Feliciano, traídas de la iglesia de Agen ( Francia) por el obispo Mirón en 977 ó 978 ; además existían las reliquias de los santos Concordia, Evidio, Patrono, Felicísimo y Macronio, mártires. El monasterio fue destruído después de 1835, y en este año la comunidad, de monjes benedictinos, constaba de unos 12 religiosos, entre los que había las dignidades de abad, pietero, prior, candelero, camarero de San Quirch, limosnero, sacristán y camanero. En 1908 los benedictinos de En Calcat, diócesis de Abby, ocuparon lo que resta del monasterio, restablecieron la dignidad abacial y practicaron la notabilísima iglesia importantes reparaciones que evitarán la ruina de tan curioso ejemplar del arte románico.



LA BESALÚ JUDÍA:

En 1965 fue descubierta una piscina litúrgica, junto al río Fluviá, que fue un hallazgo arqueológico trascendental, ya que ha sido el primer baño de purificación judío encontrado en España y, sin lugar a dudas, el más importante de Europa, pues supera en dimensiones a los de Nimes y Lieja. Es obra de los siglos XII ó XIII y responde a las normas románicas.






Y aquí abajo un par de escudos de Besalú: el actual, y el que se supone que más o menos se parecía al antiguo y por tanto más auténtico.



Más información en la wikipedia sobre MUNICIPIO DE BESALÚ(puntear aquí mismo)

EL AUTOR DEL BLOG, POSANDO JUNTO A CABALLEROS Y ALGUNA DAMA,
 EN LA FERIA MEDIEVAL DE BESALÚ DEL PASADO 2 DE SEPTIEMBRE DE 2012