domingo, 5 de abril de 2009

“AHORRA AGUA, ES UN BIEN COMÚN”

Ese es el slogan con el que nos hemos topado muy a menudo, especialmente hace unos dos años, cuando el país pasaba por una severa sequía.


Pero ocurrió que una pareja de mileuristas recién casados, estrenaron casa nueva y con ello hipoteca, pero recibían constantemente facturas de agua muy elevadas. Sabían, sin lugar a duda, que éstas no reflejaban su consumo y que, a pesar de las medidas que tomaban para ahorrar agua, no bajaban sus facturas.

Aun sabiendo que no había ningún problema, contrataron a un reputado fontanero que les controló toda la instalación para detectar una posible fuga. El “chapuzas” les comprobó y lo controló todo: contador de agua, tuberías, baños, lavadora, grifos, etc. Todo, absolutamente todo fue revisado y no se detectó ningún problema.

Un día el joven marido se puso enfermo y se quedó tranquilamente en casa. Oía permanentemente un ruido de agua procedente de la planta baja. Decidió entonces investigar el origen de este ruido y por fin descubrió la causa de su problema.

Lo que vio le dejó totalmente atónito, e imaginándose que pocas personas lo iban a creer, cogió su videocámara y grabó el 'problema' para la posteridad… que es el que os adjunto aquí para que saquéis vuestras propias conclusiones.


video