miércoles, 24 de marzo de 2010

DENTRO DE 100 AÑOS, TODOS CALVOS


Después de haber pasado tanto tiempo preocupados por nuestra falta de cabello, probando toda clase de lociones, siguiendo tratamientos de peluqueros, etc…, los calvos por fin, empezamos bien el día, puesto que esta es la última noticia que me ha llegado, y que considero que es de máximo interés para los que formamos parte del gremio de calvos. A saber:

Científicos de esa Universidad ( Washington) han estudiado a un grupo de 2.000 hombres de entre 40 y 47 años y han concluido que los altos niveles de testosterona que muestran los que perdieron pronto su cabello se relacionan con un menor riesgo de padecer tumores de próstata.
La mitad de los estudiados habían padecido cáncer de próstata.
Los investigadores compararon los índices de tumoración entre los que habían perdido pelo a los 30 años y quienes no, y llegaron a la conclusión de que los calvos tenían entre un 29 y un 45 por ciento menos riesgo de sufrir cáncer de próstata.
La calvicie se produce cuando los folículos pilosos de la cabeza se encuentran sometidos a una excesiva cantidad de dihidrostestosterona, producida por la testosterona.
Los altos niveles de esta hormona son los que, en opinión de los científicos provocan la calvicie, pero también parecen proteger de la enfermedad.
Jonathan Wright, profesor de la Universidad de Washington, reconoció que, en un principio, los resultados del estudio resultaron sorprendentes.
La testosterona es la hormona responsable de características fuertemente masculinas, como la voz profunda, el mayor índice de masa muscular y la fortaleza de los huesos que caracteriza a los hombres.
Los resultados de este estudio, que fueron inicialmente expuestos en otoño de 2004 pero se publican esta semana en el Journal Cancer Epidemiology, sugieren por tanto que los altos niveles de testosterona a edades tempranas pueden representar mayor protección contra los tumores de próstata.