martes, 9 de marzo de 2010

HISTÓRICA NEVADA EN PORQUERES




El 8 de marzo de 2010 cayó sobre Catalunya (noreste de España) un intenso temporal de nieve. En el lugar donde vivo, en Porqueres, provincia de Girona, cayó la mayor nevada que yo recuerde, y de un grueso de nieve de aproximadamente 30 cms, y hasta más. Eso aquí tiene un especial significado, porque apenas nunca nieva, y supongo que es debido a la altitud del suelo (en Porqueres está a aproximadamente tan solo 175 metros por encima del nivel del mar), aparte de la proximidad con el litoral mediterráneo que le confiere una temperatura más moderada.

La nieve, en forma de pequeños copos, caía sin parar, como si fuera un maná. Todo un contraste con hace unos pocos años padecíamos una seria sequía que obligaba a restricciones de agua, hasta llegar incluso a las prohibiciones de llenarse las piscinas, lavar el coche en la calle, o hasta incluso cerrar los grifos de riego de los parques públicos,....junto con una brutal subida del precio del agua, en una provincia que tiene mucha relación con el turismo, y que cuando llega esa temporada turística, especialmente el verano, aumenta muy considerablemente el consumo de agua.

Y sin embargo, ahora que nos ha caído el agua en abundancia, ni siquiera nos acordamos de aquella sequía. ¡Qué inmensa riqueza en agua conservada toda esa nieve que por ahora hay en todas partes!, y que lógicamente se perderá en cuanto se derrita, fluya hacia los ríos, para volver finalmente al mar. Con la inmensa cantidad de miles de millones que el gobierno se gasta en inútiles obras del AVE, que tanto vemos a diario por esos días en la zona de Girona, y que tan sólo servirá para que unos cuantos listos se enriquezcan; da que pensar que ese dinero haría más bien en gastárselos en la construcción de grandes depósitos de agua por todos los rincones de las comarcas, que sirvieran para recoger esa agua que se pierde, y garantizar para siempre agua abundante y barata para toda la población, ...y hacer todo eso, en realidad costaría muchísimo menos hormigón que todo este que se gasta en las aparentemente inútiles obras del AVE. Eso sí que es una de las cosas que permitiría crear muchísimos puestos de trabajo que buena falta nos hacen hoy en día, en la construcción y mantenimiento de los depósitos y las redes distribuidoras del agua, y que además recogiendo esa materia prima de la naturaleza que ya viene totalmente gratuita, nos permitiera para siempre tener agua disponible y abundante, a pesar de las posibles sequías que inevitablemente volverán a venir, según capricho del tiempo que haga en cada momento.

Dejo aquí colgadas como recuerdo algunas fotos de la histórica nevada.