domingo, 14 de noviembre de 2010

ENERGIA RENOVABLE PRÁCTICA

Este fin de semana el presidente Zapatero estuvo por Seúl (en el país asiático de Corea del Sur), y soltó algo de que las “energías renovables” iban a crear un millón de empleos en España, algo complicado de creer, sobretodo si viene subvencionado, ya que esa es la forma con la que indirectamente se endeuda aún más un país a costa de más impuestos, y por ende se destruye empleo.

Me vino a la cabeza de que conocía una sencilla y baratísima energía renovable, que se podría aplicar en naves industriales, áticos de pisos y plantas más altas de la vivienda. Consiste en algo tan sencillo como una simple botella de Coca-Cola, o de agua, que se llena de agua, se tapona bien, y se deja colgado en la cubierta, totalmente sellado a su alrededor con una especie de silicona para evitar las goteras en días de lluvia. Eso sería para aprovechar los momentos de luz solar, ahorrándose el consumo de la electricidad de pago con disminución de la factura de la luz, que esa última habitual fuente de energía sólo se encendería cuando se pusiera el sol por la noche, o los días de lluvia o cielo muy nublado. Aunque también me conozco un sistema, con el que esa luz natural que absorben del sol las botellas llenas de agua, a través de un empalme de tubos de fibra óptica, también pueden transportar la luz a aquellas habitaciones de abajo, e incluso hasta los sótanos donde no hay cubierta en el techo superior. De ese modo la iluminación en los momentos de sol saldría totalmente gratuita, con su consiguiente ahorro en la factura de la luz, que como sabemos, Zapatero nos la ha ido subiendo constantemente para suponiendo que sacar el dinero con el que subvencionar a esas empresas que dicen que tienen la forma de aplicar las “energías renovables”, pero que en realidad la cosa se transforman en picarescas con las que aprovechar ese dinero que saca el gobierno.

Es una posible aplicación alternativa para la industria, el comercio y de uso particular que cualquiera aplicar, si no fuera por los excesivos impuestos, y aún sin necesidad de subvención alguna.

Para ver más claro de lo que estoy hablando, observar ese video demostrativo que adjunto en mi publicación de hoy: