viernes, 3 de diciembre de 2010

LA FÁBULA DEL CONTABLE SORDOMUDO


Un padrino mafioso descubrió una vez que su contable había desviado 50 millones de euros de la caja. El contable era sordomudo.
Por eso fue admitido en el trabajo, pues como no podía oír nada ni decir nada, y en el caso de que lo detuvieran, no podría testimoniar.
Cuando el Jefe de la Mafia le fue a preguntar por los 50 millones, llevó consigo a su abogada de confianza, una joven y bellísima letrada que conocía el lenguaje de las señales de los sordomudos.
El padrino pregunto al contable:- ¿Donde están los 50 millones que te llevaste? . La letrada usando el lenguaje de las señales, le hizo llegar la pregunta al contable, que a su vez respondió con señales.
-Yo no sé de que estáis hablando.
La abogada se lo tradujo al padrino: “Dice que no sabe de lo que le hablamos”.
Enfurecido a rabiar, el mafioso sacó su pistola tipo magnum y apuntó a la cabeza del contable, gritando: ¡Pregúntale de nuevo a ese cabrón!...
La letrada por medio de señales le dijo: Te va a matar si no le cuentas donde está el dinero.
El contable respondió con señales: “Vale, habéis ganado, el dinero está en una maleta negra de cuero, que está enterrada en el jardín de la casa de mi primo Paco, en el Nº 35 de la calle Grande, adosado 7 del barrio de Santa Maria. Mi primo no está ahora y regresara en dos semanas”.
El mafioso le preguntó a su abogada. ¿Qué dice el hijoputa?
La abogada le respondió: “Dice que se la chupe y que se vaya con su puta madre, que no tiene miedo de morir y que no tienes cojones para apretar el gatillo....”
Inmisericorde, el padrino le metió una bala en el cerebro y lo mató.

La moraleja es: cuando tienes un montón de dinero en tus manos, no te puedes fiar ni de Dios, ni de tu contable, ni de tu abogado, ni de tu propia mujer, ni del diablo, ni de nadie….pues todos tarde o temprano intentarán quitártelo, o por lo menos arrancarte un pellizco del mismo, con la idea de que tú ni lo notarás.