sábado, 11 de diciembre de 2010

QUIERO TRABAJAR, PERO NO ENCUENTRO DÓNDE

Hoy en día la cosa de encontrar trabajo está más que chunga. El mundo del trabajo se divide en tres sectores:

1.- El empleo vitalicio y seguro, compuesto sobretodo por funcionarios al servicio de la cosa pública. Un sector completamente privilegiado.

2.- Los empleos fijos del sector privado, compuesto por los afortunados que están fijos, aunque su destino va paralelo al rumbo que tome la empresa: si la empresa va al garete, ellos también terminan en la puta calle, aunque algunos tienen la suerte de recibir indemnizaciones y dinero procedente del público “Fondo de Garantía Salarial”

3.- Los contratados: suelen ser los más vulnerables a perder el puesto de trabajo, los que más eficientemente y mejor trabajan por poder conservar o prorrogar el empleo, y los más expuestos a la explotación y abusos, tanto por parte de los empleadores como por parte de los anteriormente mencionados. Son fácilmente sustituibles en épocas de crisis, ya que la escasez de empleos pone fácil a los empleadores a escoger a los candidatos solicitantes más preparados y menos exigentes en medio de una feroz y salvaje competencia, en la que los menos aptos terminan por quedarse permanentemente en situación de desempleo

Naturalmente la situación es completamente injusta, y buena parte de ello recae en las malas leyes y en la indiferencia o ineptitud de los políticos en resolver ese gravísimo problema ciudadano. Y no digamos la gravísima injusticia del presidente del gobierno de retirar incluso la miseria caridad pública de los 426 euros a los parados que terminaron su derecho al subsidio por desempleo.

Si antaño para buscar un empleo, el interesado podía ir directamente al pedirlo al empresario con quien podía tener una entrevista en persona, hoy en día eso ha desaparecido prácticamente, y las circunstancias han llevado a que se tengan que hacer por medio de otros canales, aunque los buenos y verdaderos empresarios son los que atienden en persona a los peticionarios de trabajo, y además como mínimo lo hacen con el debido respeto que se les debe de tener al solicitante dada su mala situación. Pero ese tipo de empresario hoy en día casi ha desaparecido. Las empresas hoy echan mano de intermediarios como ETT’s, “jefes de personal”, recepcionistas o vigilantes que tiene puestos en las entradas de las empresas y a quienes entregas los curriculums (que por lo general terminan en las papeleras y sin mirarlos ni leerlos), etc… Además hay otra cosa: si antes las ofertas de trabajo por lo general aparecían en la prensa, hoy en día todo esto se ha encaminado e implantado en el universo Internet. Es decir, hoy en día los contactos profesionales deben de buscarse en Internet, que es donde hay más posibilidades de encontrarlos, aparte de usar los antiguos tradicionales de encuentros en cara a cara (que lógicamente son los más eficaces, y como ya he señalado, este sistema sólo lo usan los buenos empresarios).

He encontrado una buena lista de páginas web para la búsqueda de empleo en España, donde uno puede colgar su perfil y currículo y mostrarlo al mundo, para que pueda servir para un posible primer contacto con el empleador interesado en la demanda de trabajo expuesta. Pero hay que tener presente que también en el mundo virtual del trabajo la cosa está tan chunga como en el mundo real: por ejemplo, para una vacante de albañil, se ve la existencia en la misma página web de unos 350 solicitantes, lo que nos da idea de la competencia brutal y feroz existente, aunque todo esto es como una montaña que hay que ir cribando, ya que los empleos no vienen por si solos, o a veces vienen por simple suerte.

He aquí un listado de páginas web que se centran sobretodo en el mercado español, que dejo aquí en mi blog para poder echar mano de él cuando haga falta, y que al mismo tiempo también pueda ser de utilidad para los lectores seguidores de mi blog: