sábado, 1 de enero de 2011

EL AÑO NUEVO 2011, VISTO DESDE MI BOLA DE CRISTAL


Tengo la pretensión de que este blog tenga larga vida, y que la primera entrada del año sea dedicada a la economía y a los posibles previsiones, como si fuera un brujo que lo mirara en una bola de cristal, aunque de Rappel no tengo nada de nada, empezando con que no me pongo las gafas al revés, y además tampoco soy economista, aunque mi nivel de estudios de EGB es muy parecido al de ministros como la Pajin, el Blanco, o el Sebastián, como la prueba de que hoy en día cualquiera vale para ministro o para economista.

Por supuesto, que para tener una referencia con la que partir, voy a incluir los datos de las principales Bolsas a nivel mundial, y la paridad entre euro y dólar (de momento las principales monedas a nivel internacional, aunque supongo que con el tiempo inevitablemente se añadirá el yuán chino). Al cierre del año 2010, el euro valía un dólar con 34 céntimos estadounidenses.

En primer lugar, se prevé un mal año 2011 debido a las repetidas chapuzas de los políticos, aunque no hemos de olvidar que en economía, la verdadera inercia la hace la sociedad civil, la que tiene que espabilarse en sobrevivir; es decir, depende del dinero que suelten y muevan los inversores (los más ricos tienen escondidos sus capitales en paraísos fiscales seguros como Las Islas Caymán, o Singapur), y de las ganas de trabajar que pongan los emprendedores (muy castigados por las rígidas medidas economico-laborales y fiscales del gobierno). Creo que a los políticos le conviene un cursillo de economía, la lectura de libros clásicos tales como “La causa de la riqueza de las naciones” de Adam Smith, “La filosofía de la miseria” de Proudhon,o “El Capital” de Carlos Marx, aparte de algun repaso de los escritos sobre economía de Marco Tulio Cicerón, para hacer algo con el que refundar el capitalismo, eso que una vez expuso Nicolás Sarkozy, tras las convulsiones financieras de los últimos años, y de lo que nunca más se supo. Y de los premios Nobel de economía, ni digamos: nunca aciertan en prácticamente nada de lo que exponen en sus complicadísimas tesis. Y todo esto, porque a nivel mundial existe una preocupante deuda de todos los países y organismos oficiales (ayuntamientos, diputaciones -y sus derivados: consejos comarcales, verguerias, etc..-, gobiernos autónomos, comisión europea,…..aparte de los de los bancos, y el resto de las empresas privadas,….cuyo nivel de endeudamiento es tan grande,que provoca pánico o incertidumbre en los mercados, a pesar de que exista eso que ahora llaman “mercado de la deuda” con el que financiar los nuevos déficits que se generan más el refinanciación de los vencimientos de cada año, que están provocando serias inquietudes en los mercados financieros de tal modo que no tienen claro lo que es ir por seguro, y tampoco con qué garantías y con qué avales oficiales cuentan. No teniendo suficiente con haber aprendido del crack del año 1929, y de la reciente crisis provocada por los créditos-basura y la burbuja inmobiliaria, creo que las autoridades financieras deberían de aprender a saber controlar la dañina acción de los especuladores, así como controlar la concesión de préstamos irresponsables, aunque es inevitable que la ingenieria financiera sea cada vez más sotisficada en un marco de libre mercado.


Veámos cómo se presenta el nuevo año:

TIPOS DE INTERÉS: Siguen estando muy bajos: en torno al 1%, que en Estados unidos son mucho más bajos aún. Sería una señal de que la economía empieza a mejorar, si vemos un pequeño repunte, aunque personalmente yo siempre he dicho que en una economía ideal, los tipos de interés deberían de estar entre el 6 y el 12%, y siempre por debajo de la inflación. Dado los bajos tipos de interés y las torpezas fiscales de los políticos, mi recomendación es que quien quiera tener el dinero seguro y libre de impuestos, lo esconda en la caja fuerte de su sótano, que es lo mismo que decir dentro de la almohada, o la teja. Para los demás, corriendo riesgos, los canales habituales: bolsa, fondos de pensiones, etc..., aparte de los varapalos fiscales que acompañan.

EURIBOR: A principios del año 2010 estaba al 1’23%, y al terminar el año estaba ya al 1,54%, si mal no recuerdo, aunque para el presente año creo que tenderá a remontar a ritmo lento. Lo cual significa que los que tienen la mala suerte de haber contratado una hipoteca, les puede resultar un poco más caro el pago mensual de la cuota. En otras palabras, salir de la crisis va a significar también, que la gente hipotecada tendrá que pagar algo más de cuota mensual (como véis, nunca llueve al gusto de todos). Aunque como alivio cabe decir que el euribor sigue estando por debajo de la remuneración al ahorro o de los tipos de interés con los que se retribuye la deuda pública (letras, bonos, obligaciones), aunque no es lo lógico que una hipoteca cueste menos que la remumeración de un depósito, porque la hipoteca es un préstamo y debe de dar su beneficio a la entidad bancaria con el que sacar el dinero para pagar los intereses de los depositantes.

LA BOLSA: El Ibex, con un cierre a 9859, ha tenido una pérdida de aproximadamente el 17% en 2010, lo que indica lo muy mal que ha ido la economía española, que contradice con la bolsa alemana que casi ha tenido una ganancia al revés de la bolsa española, o el caso de Inglaterra que se ha revalorizado en poco más de un 7% si mal no calculo. ¿Cómo irá la bolsa española en 2011?, supongo que mientras no mejore la economía, seguirá en plano o volátil, con la ventaja de que muchas acciones ya están corregidas y baratas, aunque lo aconsejable es comprar cuando empieze a notarse cierta mejora de la economía (si es que eso ocurre en la segunda mitad del año, o bien habrá que esperar a las próximas elecciones con las que el PSOE salga derrotado por su nefasta y errónea economía, y ver si se nota mejoría, empezar a comprar acciones con la finalidad de que se revalorizen, de lo cual os aconsejo que escojéis y os fijéis en las más tradicionales con largo historial y con el PER bien barato).

EL EURO Y EL DÓLAR: La economía norteamericana es más fuerte, y la mentalidad de sus gentes es la de ser competitivos, lo cual significa que a la larga el dólar tendría que estar fuerte por lógica, aunque de momento en un contexto de crisis no le conviene para facilitar las exportaciones. En Europa no les conviene un euro debilitado porque no les conviene que entren demasiadas importaciones, y porque como la factura del petróleo la pagan en dólares, la subida de los carburantes (que de hecho, ya ha subido demasiado) les provocaría una inflación tremenda, que dificultaría aún más la salida de la crisis, sobretodo a los países más afectados, como es el caso de España. Al término del año 2010, creo que un euro valía 1,34 dólares. Creo que en este año nos moveremos entre la franja de los 1’30 y 1’50 dolares el euro. Aunque a largo plazo, el euro se debilitará por la fuerza competitiva de la economía norteamericana, muy distinta de la europea que es más rígida e intervencionista con gente muy poco preparada en la cultura de la competividad. Lo que quiero decir que cuando se empieze a notar que el euro empieza a valer menos que el precio psicológico de los 1’30 dólares, sería aconsejable comprar dólares que se revalorizarán, porque se estará invirtiendo la tendencia, y porque estamos en una situación artificial en el que el dólar vale menos de lo que realmente vale, y el euro es más caro de lo que realmente cuesta.

Mucha suerte a todos, y nos vemos en este mismo blog, dentro de un año, para analizar mis previsiones de hoy.