jueves, 22 de septiembre de 2011

LA BOLSA EN CAIDA LIBRE (22-9-2011)


Se traspasa la línea roja pasando otra vez por debajo de la línea psicológica de los 8000 puntos. Ya habíamos pasado por eso hace unas semanas en la que se asustaron los mercados, y para calmarlos, inmediatamente intervinieron los políticos para tomar algún tipo de medida que devolviera la confianza a dichos mercados, y luego nuevamente rebotó la Bolsa, volvió a subir, y nuevamente los políticos empiezan a criticar, a hacer mal los deberes, a ser incapaces de buscar soluciones, a dejarse llevar por presiones internas que les impiden tomar las medidas necesarias, y nuevamente se vuelve a asustar a los mercados, que vuelven a caer de nuevo en picado tal como ocurrió hoy y ayer. Muy mal hacen las cosas los políticos, y ahí tenemos las consecuencias, y cuando las bolsas se muestras a la baja, ello es algo muy malo para el conjunto de la economía, porque muestra que nadie tiene confianza, y nadie está dispuesto a tirar la economía por delante. Y los mercados son siempre mucho más sabios que todos los políticos y sus leyes, porque las cosas sólo pueden ir buen, cuando el dinero va bien, y todos lo demás son cuentos. En lo político, las únicas reformas válidas son las que pasan por crear empleo, fomentar la libertad de empresa, reducir los impuestos, abolir los abusos sindicales y las huelgas, suprimir los corporativismos, y volver a los valores del trabajo esforzado y bien hecho en libertad, en un marco en el que cada cual pueda prosperar y recibir la recompensa de su trabajo, y no se le persiga con leyes paralizantes de la iniciativa individual y con impuestos abusivos. En tanto eso no se haga, seguirá crónicamente la incertidumbre en los mercados, con medidas económicas equivocadas según los intereses de cada político de turno, propicia para el arriesgado juego de los especuladores, y para lo demás la sociedad civil subsistirá a su manera, sea en blanco o en negro, porque de una forma y otra, la gente necesita comer, y la vida termina por enseñarle a uno que nada es gratis en ese mundo, y que hay que trabajar y esforzarse para ganarlo.

El espinoso y reiterado tema de Grecia, que tantas patacadas bursátiles ha dado, tiene completamente desorientados e indecisos a los políticos, porque quienes están interesados en mantener su rescate (Francia y Alemania) es porque el país heleno debe muchísimo dinero a los bancos de los países germano y gabacho, y no pueden dejar que el enfermo crónico se muera sin que le devuelva lo prestado. En otras circunstancias, ya se habría abandonado a Grecia a su suerte, o dejarlo a disposición de otra entidad más internacional como el caso del FMI, relacionado con la ONU, que les exigiría igual o peores medidas que las que exigen los europeos para poder prestar ese dinero fresco que Grecia sigue necesitando. Los otros países que no tienen nada a ganar con ese rescate a Grecia, sean europeos o americanos, aprovechan cualquier chorrada de dato económico para ponerse a criticar la situación griega , porque saben que en las actuales circunstancias es muy difícil de creer que un verdadero estado-mendigo arruinado pueda devolver a sus acreedores un solo euro del monumental fiasco en el que lo metieron sus políticos, en especial los socialistas, y se muestran muy poco inclinados a ayudar al país heleno con los impuestos de sus contribuyentes, a pesar de que como países de la Unión Europea, se imponga el otro criterio que respalda los intereses franco-alemanes, los verdaderos motores de Europa. Son avaros y celosos de sus intereses nacionales, y no están dispuestos a ayudar a nadie, si no es a cambio de un provecho garantizado, pero esto último lo disimulan: es que no les conviene dar una imagen de no europeísta. Y luego lo de Irlanda y Portugal. Esperando, además que no les ocurra lo mismo a España e Italia, que necesiten rescate por la falta de liquidez en sus arcas públicas. Las elecciones del 20 de noviembre, tendrían que dar el golpe de timonel para ir a un rumbo más seguro y acertado, aunque esto último lo dirán las Bolsas, mirando si tras esa fecha empiezan a rebotar al alza, que sería lo recomendable y lo que se espera, pues ya estamos bastante castigados por la crisis, el paro, la pobreza, la discriminación, y la corrupción que nos dejará en herencia el legado de Zapatero, y ya nos conviene que empiecen a hacer bien algún mínimo de cosas. Las Bolsas, naturalmente, serán el indicador que señalarán si se están haciendo bien o mal esas cosas de cambio que son tan necesarias para salir de la verdadera mierda en la que estamos metidos (y eso de la “mierda” en palabras del propio Berlusconi que así ha definido a su propio país, en situación no muy distinta de cómo estamos en España).