lunes, 26 de octubre de 2009

TABLAS PARA APRENDER A HABLAR EN POLÍTICA

Igual como ocurre con las tablas de multiplicar, que nos las tuvimos que aprender de memoria y nos han sido de una gran utilidad para los cálculos, existen las otras tablas para poder ejercer de político como pez en el agua.

Los veteranos políticos mediocres saben que en política sobrevivir consiste en no responder a las preguntas. La habilidad, en no dejar que las hagan. La política exige mucha cháchara, tener el don de la palabrería fácil para poder de decir mucho sin pretender decir aparentemente nada; para dar imagen de que se trabaja, sin trabajar en absolutamente nada; para poder seguir cobrando fabulosos sueldos, vestir trajes con corbata y zapatos caros, viviendo del cuento y de la hipocresía, tomando el pelo a los tontorrones del pueblo que acuden a las urnas a depositar su voto. Por eso cualquier nulidad o mediocridad puede hacer carrera de político con muy poco esfuerzo; el truco consiste en saberse de memoria las dos tablas que inserto abajo, combinándolas de vez en cuando con el nombre del país, región, o pueblo, al que uno quiere hacer referencia, y acompañándolo de esas promesas o proyectos que ya sabéis que no cumpliréis o que tan sólo haréis a medias. Os servirá para burlaros de los pesados periodistas, debatir en los plenos, replicar a los contrarios, dar imagen de que trabajáis mucho, y dar unos mítines que para ser efectivos, al final vuestros pagados organizadores de los mítines terminen dando unos fuertes aplausos. Nada tan fácil, sólo el pequeño esfuerzo de saberse de memoria esas tablas, y cualquiera ya es todo un político experto.

Y como la política es un gran negocio, porque en ella corre mucho dinero, cualquiera puede aprovecharse de ella. La razón está en que cada vez que hay elecciones, hay nuevas promesas o se repiten las anteriores; y claro, las promesas de ayer son los impuestos de hoy; y las promesas de hoy, son los impuestos de mañana. Entras en política, te votan en las elecciones y sales elegido, te encuentras sobre la mesa de la cosa pública un montón de cosas para arreglar, lo que significa que te encuentras delante de muchísimo dinero, y con ello la tentación de fijarte un buen sueldo a costa de ello, y hasta de montar una corruptela si la codicia te puede. Por eso vemos que hoy en día, cualquier nulidad elegido en listas cerradas que obedezca la voz de su líder, igualmente se forra y se hace rico viviendo de la política sin hacer apenas nada.

Si pensáis que la honradez es cosa de tontos, y queréis haceros ricos haciendo una buena carrera política, memorizaros las tablas que os adjunto abajo. Moisés no hubiera encontrado unas mejores tablas en el Sinaí, si se hubiera querido dedicar a la política.

Os explico cómo hacer uso de esas tablas:

Leed una cualquiera de las frases de la columna 1, seguida de otra cualquiera de las frases de la columna 2, a continuación otra cualquiera de la columna 3, y otra cualquiera de la columna 4. Luego sigues tu discurso escogiendo otra frase de la columna 1, más otra de la columna 2, más otra de la columna 3, más otra de la columna 4... y así sucesivamente hasta la eternidad. No hace falta que las frases sean de una misma línea. Cuantas más variaciones hagas, más importante parecerá lo que dices. Como complemento, añadid vuestras promesas o proyectos, junto con el nombre del país, región, o pueblo que queráis representar.

Intentar probarlo:


AQUI TENÉIS LAS MILAGROSAS TABLAS (haced clic-clic con el ratón para aumentar las imágenes):




2 comentarios:

bonaventura-ayats dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
bonaventura-ayats dijo...

Corrijo: Esto se llamaba hace años; Como hablar dos horas sin decir nada.

Un abrazo.