viernes, 5 de febrero de 2010

SAN VALENTÍN, DÍA DE LOS ENAMORADOS, ¿CÓMO ESCRIBIR UNA CARTA DECLARATORIA DE AMOR?

¡Eh, chicos!, se acerca un día terrible: San Valentín, día de los enamorados. El otro día recibí a través de una de mis amistades facebook, una invitación para participar en un certamen de cartas de amor, convocado por un ayuntamiento. La cosa me llamó la atención, pero la lejanía del lugar me ha impedido participar en tan tentadora convocatoria.

¿Pero es que realmente alguien sabe escribir una carta de amor?. ¿Alguien sabe expresar con las letras las más grandes chorradas que se le puedan escribir a una mujer?. Me vino en mente Cyrano de Berguerac, y me estuve preguntando, si al igual que él, sería capaz de redactar alguna carta de amor. Así que me voy a inventar una Roxana, y los que leáis mi texto, lo copiáis y pegáis, pues al igual que Cyrano, quiero seros de utilidad en escribirle un modelo de carta romántica que os sirva de declaración de amor por esa chica tan especial para vosotros que os tiene el corazón totalmente como chiflado. Dado que quedan pocos días para que llegue San Valentín, el día de los enamorados, y como no voy a participar en concurso alguno, espero que por lo menos seros de utilidad en plan Cyrano, así que me voy a poner a escribir como el señor de Berguerac, aunque eso sí: no contéis con que tenga la nariz tan larga como él,... ni el ingenio, por supuesto. Mi propósito, claro está, es ayudaros a encontrar novia o amante, para que podáis saborear esas mieles del amor que tanto anheláis.

Aunque he visto en el cine dos versiones distintas del Cyrano de Berguerac, leí el libro cuando era jovencito, que está escrito como una obra de teatro, y es muchísimo más interesante que las películas, y os recomiendo su lectura. Dicho libro era la consecuencia de que su autor, Edmund Rostand, en su juventud había vivido el drama de un amor no correspondido (algo que nos ha ocurrido a muchos, incluido yo mismo), y de alguna forma se encarnaba en Cyrano, ya llegado a una edad que sobrepasaba con creces los 50, y como espíritu de poeta que tenía, y como personaje culto que era conociendo a los clásicos, bien podríamos decir que Rostand era versus el Señor de Berguerac, el personaje que él mismo había creado en su obra de teatro. Relatando a Cyrano con esa nariz tan larga, Rostand quiso hacernos recordar lo crueles que son las mujeres cuando nos rechazan por cualquier defecto físico, cuando finalmente el físico no es lo único que importa, sino la esencia de la persona misma, su forma de ser y de hacer. La obra “Cyrano de Berguerac”, en su presentación en Francia fue toda una revelación, que el presidente de la república francesa terminó por concederle a Edmund Rostand la medalla de la Legión de Honor, una de las más altas distinciones de Francia.

Chicos, empezaré por explicaros que una buena carta de amor puede ser clave en conseguir llamar la atención de esa moza que os tiene como embelesado. Y como sois jovencitos, o sois inmaduros, o sencillamente sois inexpertos, sé que os pasaréis horas delante de la mesa con el folio y vuestro bolígrafo preferido, ahora mejor dicho, delante del ordenador, friéndolos los huevos en escribir algo amoroso, pero sin que os salgan ideas de vuestro seco cerebro, ni que sepáis qué escribir, dado vuestra inexperiencia o vuestra incultura. Por lo que voy a intentar ayudaros a redactar un modelo de carta de amor a ver si por fin conseguís novia ya por San Valentín, de la que, os aviso: yo mismo soy un total ignorante, pero lo intentaré con las palabras que conforme me vayan saliendo, pues algo cultillo soy también, y escribir no es que se me de tan mal que digamos. Luego vosotros lo adaptáis o pulís a vuestra manera, que los enamorados sois vosotros, y yo a mi edad no estoy para esas gilipolleces propias de adolescente chalado por una chica guapa. De lo que se trata es de hacer llamar la atención de esa chica tan especial para vosotros que os tiene como locos, que con esto ya habréis dado el primer paso, que en caso de que logréis el anhelado trofeo, para ella será algo muy importante (y tonto, naturalmente) que siempre recordará de vosotros. En cuanto tengáis la carta lista se la enviáis, y si no tenéis su dirección, pedirle a alguien próxima a ella que os haga el favor de entregar tan preciada e importante carta. Y si es en el mismo día de San Valentín, esa fecha tan señalada para los enamorados, mejor. Y otro detalle: lo bueno sería enviarle la carta junto con unas presentables flores, pero mejor sea con su perfume preferido; pues cada vez que se lo ponga, seguro que piensa en vosotros. Escoged un perfume caro y distinguido, de muy buen olor: tengo pensado en el perfume Montana, muy preciado por toda América; el Chanel-5 o J’adore, de la casa Dior, ambos muy elaborados (y por ello muy caros; pero para mi gusto personal, lo mejor sería el perfume ruso Maroussia, de aires más excitantes y aventureros, un poco salido de la discreción). Pero como que en gustos no hay nada escrito, mejor os informéis a través de las amigas de ella sobre cuál podría ser su perfume favorito. La combinación carta de amor y perfume, posiblemente hará todo el efecto que se pretende, que no es otro que llamar poderosamente la atención de ella, para que de alguna manera se entere que estáis sufriendo el mal de amores por ella, y que por tanto, ella es vuestra medicina, vuestra cura..

Para empezar, hay que escribirle una carta interesante, no de esas gilipolleces de inculto cutrilla del tipo “Hola, ¿cómo estás?, ¿qué tal si nos vamos por ahí a tomarnos una copa, y luego hacemos algo calentito que nos deje bien cachondos a los dos?, espero encontrarte, Adiós, besos y hasta pronto.”, o otra vulgaridad peor del tipo “ todas las noches pienso en ti, que inevitablemente en la soledad de mi cama no me queda otro remedio que hacerme una pajita”. No hay que ir tan rápido en vuestros sentimientos más instintivos, pues ponerse en plan Kama Sutra, es más efectivo si se deja para lo último, cuándo la tengáis ya claramente a vuestro alcance, y entonces ya tendréis tiempo de sobras para todos esos festines eróticos de ese alimento que es ella y que vais a necesitar comeros sin hartura con mucha frecuencia, a base de besos, abrazos, caricias,...y otro montón de escandalosas “dulces y excitantes guarradas”. Tiene que se una carta un poco larga en la que expliques mucho sobre lo que sientes por ella, pues las mujeres siempre encuentran muy interesante todo lo que puedas contar sobre ella misma, ya que es algo que alimenta mucho su propio ego femenino. Explicarle aquella sensación que sentiste la primera vez que la viste, cuando te sentiste conmovido, cómo se te encendió el fuego de la pasión inesperadamente aquel primer flechazo, aquel amor a primera vista. Hay que escribirle un poco con estilo poético, aunque sin el excesivo lirismo propio del Cyrano de Berguerac, que para ello quizás nos inspiren las famosas rimas o versos de nuestro poeta Gustavo Adolfo Bécquer, que dado la edad juvenil en la que murió, no sería de extrañar que supiera pasmar con estilo pausadamente lírico en sus poesías los ardores amorosos que sentía por una joven mujer. Explicarle todas esas cosas que se te cruzan en tu cabeza, puesto que a todas horas es casi prácticamente la única persona que ocupa tus pensamientos, sea de día, tarde o noche. Inspiración no te faltará, pero es preciso que empieces a redactar esa carta unos días antes del Día de los Enamorados, que vas a entregar esa carta, porque en determinados momentos vas a sentir la inspiración de ir contando todas esas cosas que piensas sobre ella, ya que a lo largo de todo del día, como enamorado que estás, la tienes en mente a todas horas. Y tu declaración de amor será lo mejor que ella podrá esperar en tal día como ese de San Valentín, un día muy importante para toda chica que espera ese detalle de que alguien que se sienta enamorada de ella, se lo haga saber. Sentimientos aparte, debiéndose que para ti es la mujer más hermosa que has visto jamás; debes de decirle también lo mucho que la quieres, lo mucho que la amas, lo mucho que la tienes en su corazón, y pedirle que te dé una oportunidad para demostrárselo. Ahora os preparo un modelo de carta declaratoria de amor, cual un Cyrano ayudando a un jovenzuelo Cristian (si queréis, copiar y pegar mi texto, cambiando el nombre de Roxana por el de vuestra amada, y del de Javier-Cyrano, por vuestro nombre de pila), pero os advierto que no me va el excesivo lirismo de Cyrano, por lo que redactare algo con más estilo propio:


Querida Roxana:

La primera vez que te vi, me quedé como embelesado, fue como si mi corazón se parara de repente, pero que en unos instantes renacía de nuevo para latir con más intensa fuerza. No podía morirme,... necesitaba amarte, y por eso mi corazón latía con tanta fuerza por ti, por la emoción que me inspirabas, y como siempre he sido valiente, me atrevo a decirte que te quiero. Con decirte que te quiero, imagino que te vas a quedar parada, pero no te asustes, ni te enfades, pero si quieres darme una bofetada, ya puedes hacerlo, que te ofrezco la mejilla. Será la bofetada más dulce que habré recibido en mi vida, y la señal de que algún punto de interés habrás captado de mí. Prefiero más una bofetada tuya, a que ignores mis dulces sentimientos hacia ti. Eres muy bella y hermosa, y me atrevo a decirte que me gustaría poder besarte, sentir el calor que desprenden tus labios. He estado todos esos largos y eternos días estoy pensando en ti, a todas horas, con intensos deseos de estar junto a ti. Incluso he soñado muchas veces en ti, Roxana. Pero no lo aguanto más, así que dada la proximidad de San Valentín, quiero hacerte saber que estoy enamorado de ti y que te amo.

Por anticipado te pido perdón, pues siendo eso una carta en la que te declaro mi amor, no sé cómo escribirla. Por lo menos me queda la intención, pero quedará como quede. Sigo escribiéndote.

¿Pero qué puede ofrecerte ese desechado de defectos y virtudes que yo soy, amada mía?. Pues decirte que si tú también me correspondes con tu amor, voy a ser el hombre más feliz del mundo, ya que tú serás mi fuerza, el aire que respiro para vivir. Quiero que me ames, poder besarte, sentir las caricias de tu piel, los tiernos abrazos,... que te vengas a vivir conmigo, que me hagas un par de niños,..¿serás tan cruel e ingrata que me vas a negar todos esos sueños, oh, dulce Roxana?. No lo dudes, yo soy el mejor hombre para ti, y tan sólo tienes que darme una oportunidad para demostrártelo, pues el amor lo puede todo, y con que tú lo consintieras, tú serías mi fuerza, la razón de mi vida. Porque presiento que sin ti no voy a poder vivir, o que la vida no va a ser lo mismo. Bueno, te digo que soy algo cultillo, trabajador, y también algo simpático, además de que me gusta el deporte....por lo que es como decir que no es que sea tan aburrido como digamos, por lo que espero que te guste mi carácter, a pesar de todo. Cuando estemos juntos, podrás preguntarme todo lo que quieras saber de mí. No dudo de que al igual que yo, muchos otros se habrán interesado por ti, y además sé que soy todo lo estúpido que pueda imaginarse, con un montón de defectos,...pero si me aceptas a mi, si te entregas, si recibo de ti unos abrazos, una sonrisa, unos besos, unos gestos cariñosos,....todo eso que necesito de ti, ...serás totalmente agradecida, Roxana, y ten por seguro de que voy a hacer de ti la mujer más adorada y feliz del mundo.

No te ocultaré que la vida es dura, cariño mío, y hay que luchar cada día, pues se encuentran por el camino muchos obstáculos y muchos cabrones que la existencia te la amargan, ....pero si cuando llegan esas nefastas horas en la que ésa da golpes, cuando sufro, cuando estoy triste, cuando casi me rindo,....y estás tú para animarme, para ayudarme; si cada minuto puedo contar con tu complicidad, con tus palabras cariñosas siempre,....entonces podré decirte simplemente que ¡eres maravillosa!. Que no sólo eres guapa, sino que también eres la mujer en la que siempre había soñado, que tú eres la mujer de mi vida.

Oh, Roxana, amada mía. Si pudieras mirarme tan intensamente como yo te miro a ti, si sintieras lo mismo que yo siento por ti, si correspondieras a ese loco amor que siento por ti, sería el hombre más feliz del mundo.¿Serás capaz de darme el feliz regalo de tu amor?, ¿serás capaz de hacer realidad ese milagro que espero de ti?.

Ahora ya te he declarado mi amor. ¿Estás dispuesta a ser mi novia, Roxana?, ¿estás dispuesta a recibir cada día ese amor que pienso darte?.

En fin, esperaré tu sí y tus besos, que buena falta me hacen. Y si no me quieres, te pido perdón por mi atrevimiento.

Ahora ya sabes que desde el instante que me digas que sí, y que correspondas al amor que siento por ti, soy todo tuyo, Roxana. Te amo y te quiero con todo mi corazón. Firmado, JAVIER – CYRANO DE BERGERAC.



Bueno, después de hacerle llegar ese modelo de carta que he redactado improvisadamente, cualquier día de estos te topas con ella, que es muy posible que recibas los engorrosos nones femeninos, que te lace una mirada como asesina, o hasta que incluso te dé una bofetada. Que esté como nerviosa y sorprendida por tu atrevimiento. O bien que te mire con unos ojos embelesados, como de admiración, como de satisfacción de que le hayas declarado esa cosa tan importante que es preludio de un amor. Entonces, como el riesgo vale la pena, intentas acercarte a ella, haces como si la tomas suavemente, e intentas besarla. No existe ninguna técnica sobre cómo tomar y besar a una mujer, lo que hay que hacer es dejarse llevar, y obrar con naturalidad. Y entonces, según cómo reaccione ella, sabrás si eres correspondido o no. Y teniendo en cuenta de que la mujer es una especie muy frecuentemente ingrata que son legión a los que rechazan e incluso terminan por reírse de ti, haciendo toda clase de cotilleos entre su gente afín; pero si la cosa no sale bien, lo mejor es reconsiderarlo y buscarse otra hembra más generosa, más entregada, más accesible. Existen millones de mujeres en el mundo, que esperan tener para ellas el mejor amor que sólo puede entregarlo el mejor hombre (que se supone que eres tú, claro, pues sólo tú sabes lo que puedes ofrecer, y estoy seguro que el amor cada cual lo da a su manera, sin necesidad de maestro que le enseñe cómo), y si esté amor sólo tú se lo puedes proporcionar, lo mejor es que te olvides de la primera ingrata y te busques otra más generosa. En fin, que os deseo suerte en encontrar a la pareja de vuestra vida, cosa que como es bien sabido y comprobado, algo harto difícil, pero no imposible. Y pensad que es precisamente en medio de la dificultad que puedes encontrar una perla, pues existen muchísimas piedras, pero encontrar una piedra preciosa de muchísimo valor es algo raro, y algo parecido ocurre con encontrar a la mujer adecuada. Como el refrán que dice que para encontrar un melón bueno, antes hay que probar cincuenta, con las mujeres ocurre algo parecido. Ya decía el escritor alemán Goethe, que el “eterno femenino” atrae. Ciertamente que las mujeres atraen, y mucho,...pero cuidado: al ser lo más deseable, es también lo más arriesgado, que puede ser fuente de tu perdición, que te esquilme en todo, que te traiga amargura y desgracia, .....causarte todos aquellos males, tragedias y dramas, de los cuales los juzgados y los bufetes de abogados matrimonialistas están llenos de las mas variadas descripciones. Como dice la Biblia: el que encuentra a una buena mujer, ha encontrado un tesoro. Y entonces cuando hayas tenido la inmensa suerte de haber encontrado a esa mujer tan generosa y entregada, dale y muéstrale siempre tu amor, cada día, que ella se sienta inmensamente valorada y querida, porque ya verás que a cambio ella también te dará todo ese amor que inesperadamente recibirás de ella. Las mujeres pueden ser muy crueles e ingratas, pero la otra cara de la moneda es que están muy hechas para el amor, y si logras conquistar a aquella que se lo merece de verdad, tendrás el mejor amor que se pueda esperar de una mujer. Pero no desesperes pensando que a los demás el amor les va bien menos a ti: existen parejas que al principio quedaron enormemente impresionados el uno del otro, pero luego con el tiempo terminaron enormemente decepcionados. Se trata, pues, de tener suerte con la pareja, y si además te encanta, mejor que mejor. ¡Ánimos y suerte, conquistadores enamorados,..y feliz San Valentín a todas las parejas de enamorados!. Pues el amor, cuando lo encuentras, es lo mejor que hay en la vida, y vale la pena buscarlo, encontrarlo, y vivirlo. Muchas sonrisas, besos y abrazos entre todos, ¡siempre!. Nada tan maravilloso cuando alguien te sonríe y te dice sinceramente “te quiero”. Pero no te olvides nunca de algo muy importante siempre: esfuerzate cada día para merecerte todo ese amor que ella te entrega, pues al fin y al cabo, como hombre personalmente ya he dicho varias veces que soy algo estúpido y no sé mucho sobre el amor, pero lo que sí tengo muy claro es que el amor no es nada gratuito, y que hay que ganárselo con mucho esfuerzo.