jueves, 4 de junio de 2009

OSCURA SEDUCCIÓN: BUSCANDO CHICA POR INTERNET, DE MEETIC A FACEBOOK.

Hace cosa de unos dos años, llevaba una vida muy intensa, tanto familiar como laboralmente hablando, que no me dejaba libre prácticamente ningún día, hasta el punto de que ni siquiera podía ir a los bancos para seguir y controlar el estado de mis cuentas. Entonces me sugirieron que hiciera las operaciones a través de internet, cosa que al final no hice, pues me siento más seguro haciéndolo de forma personal a través de la oficina, en vez de complicadas contraseñas, códigos, tarjetas de coordenadas, y otras claves por el estilo difíciles de memorizar; por lo que finalmente lo del internet tan sólo me sirvió para observar y consultar el estado de mis cuentas bancarias. Y de ahí fue como descubrí el internet, aunque hacia años que tenía unos conocimientos propios sobre informática a nivel de usuario, sobretodo en cuanto se refiere al MS-DOS y el Windows, con sus utilidades de procesador de textos, hoja de cálculo, base de datos, diseño de dibujos, juegos, funciones multimedia, etc… Cuando descubrí el internet, me fijé que allí existían unos buscadores, como el Google, para buscar cualquier cosa en la red, y que también podías tener las utilidades de los mejores correos electrónicos, que además son gratis. Más tarde descubriría los blogs, y me haría uno propio, que es el que tenéis delante.

Al poco de descubrir el internet, vi una interesante película interpretada por Nicole Kidman y Ben Chaplin, titulada “Oscura Seducción”. Trataba sobre un solterón inglés, que trabaja en un banco, uno de esos sectores laborales que mejor empezaron a dominar la informática y el internet, que se propone buscar una novia a través de la red, y da con una atractiva rusa que aparentemente conoce el inglés, y por eso llevan un tiempo escribiéndose a través de la red. Quedan que para conocerse ella irá a su país a visitarle, y él va al aeropuerto para conocerla y recibirla, y de ahí la acción se precipita, pues por una parte descubre que se ha equivocado de chica, ya que no conoce su propio idioma, pero ella sabe cómo retenerlo a base de mostrarse sumisa i entregarse por entero sexualmente, aunque luego resultaría que es una estafadora que junto con otros cómplices rusos, lo que realmente pretendía es a robarle, aunque al final la historia termina bien, puesto que los dos cuando se descubren, se dan cuenta de que se han enamorado recíprocamente y están hechos el uno para el otro. Nada de extraño, un caso más de la típica búsqueda de una novia rusa por internet, tan de moda en los últimos años entre los solteros internautas que tratan de quemar su último cartucho en buscar la chica ideal de su vida: una chica hermosa, poco problemática, y aparentemente sumisa, el tipo de mujer más soñada por el común de los solterones.

Entonces fue cuando me planteé que por qué no probaba yo de buscarme una novia por internet, porque claro, a mí me ocurría peor que con el personaje de “Oscura Seducción”: que si trabajas las 48 horas del día, no te queda tiempo ni suficiente margen de maniobra para conocer a ninguna de las que tienes alrededor, aunque en tu país sean aproximadamente 20 millones de mujeres. Entré en internet y escribí en el buscador: “busco pareja”, y me salieron una lista de portales, entre los que estaban “Friendscout 24”, “Match”, “Meetic”, Parship, “Onedate”, etc… Todos eran portales de pago, que prometían encontrar a la mujer de tus sueños. Estuve un mes en el friendscout 24, para ver de qué iba eso, con un particular nickname: “Emperador de Roma”, y eso era porque en aquel tiempo estaba leyendo un libro sobre romanos, y de repente no se me ocurrió otra cosa. Un mes allí, valió la pena, porque aparte de conocer a algunas chicas, conocí a alguien especial que me recomendó el meetic, y me pasé al meetic por tres meses,….pero como alguien me cuestionó mi nickname de Emperador de Roma, haciendo mención a unos supuestos aires de grandeza, me planteé otro nickname para el meetic. Después de darle algunas vueltas, me decidí por el de “El homo sapiens”, y de ahí que mi correo de contacto tuviera el nombre de “Especie Evolucionada”, nombre final que escogí cuando una amiga mía argentina que conocí a través del meetic, me recomendó el Facebook, que no sólo era mejor que el meetic (que además era de pago, caro, y poco provechoso), sino que además era más práctico y por si fuera poco gratis.
Poco a poco, y a base de probarlo, descubrí las funciones del meetic, pero no os creáis que apareció la mujer de mis sueños, tal como promete la propaganda. Quedé sorprendido que poniendo los datos de, por ejemplo a 50 kms de donde vivo, el meetic me vomitaba todo un listado de posibles candidatas. Pero no sólo me miré lo que había a nivel local, sino hasta en los últimos rincones del mundo. Pensé que buscar la mejor de las mujeres, valía la pena un poco de esfuerzo y tiempo. Busqué, añadí un montón a la carpeta de favoritos, leí a fondo centenares de perfiles, bombardeé con flechazos a centenares de ellas. Pero muy pocas respondieron, y la que respondían, lo hacían con bastante pobreza de comentarios. Muy poquísima gente encontré que valiera la pena, pero entre esa poca gente que encontré, como ya he dicho: valió la pena. Allí quedó claro, que para encontrar a la aguja adecuada, antes hay que remover bien todo el pajar, porque lo que hay en internet es eso: mucha morralla, pero muy poca gente de la calidad humana que uno desea. Me encontré de todo, desde mujeres que me rechazaban por ser padre de dos niños, mujeres que me proponían ser socio comercial de un negocio, hasta incluso con prostitutas que aprovechaban el portal para anunciarse y ofrecer sus servicios. Curiosamente a la hora de escribir, quienes menos lo hacían o menos interés mostraban eran las que estaban más cerca, como si por ejemplo, la provincia de Girona estuviera totalmente seca de mujeres disponibles, pero mujeres de países lejanos como Latinoamérica o Rusia, eran más propensas a escribirme. Me di cuenta que en el complicado proceso de buscar y conquistar al otro sexo, en internet ocurre lo mismo que en el mundo no virtual: las mujeres son muy pasivas, y los hombres muy activos. Los hombres suelen ser generalmente dinámicos, escriben y responden; las mujeres aparte de que muy poco responden, parece como si estuvieran allí para lucirse, y para coleccionar admiradores, como si su prestigio femenino se midiera a cuantos más, más alto sea en visitas o en flechazos. Pero el internet tiene la ventaja de que uno puede ir cribando, y con paciencia y dedicación, descubrir las pocas pepitas de oro que puedan encontrarse, cosa que requiere demasiado tiempo y esfuerzo, que termina por desanimar los buenos propósitos de cualquier hombre que busque una chica adecuada por la red. No me acuerdo de cuánta gente me visitó en mi página meetic, pero creo que en unos tres meses me visitaron poco más de 3000 personas, y recibí unos 200 flechazos, y eso siendo un usuario muy activo, porque en el ciberespacio, igual que en la vida, “el que no llora, no mama” y “el que no la sigue, no la consigue”.
Al igual que al personaje de “Oscura Seducción”, también me salieron algunas rusas muy interesadas por mí. Me escribían en un pésimo español, salido de uno de esos traductores del Google, pero el suficiente para entenderlo, sobretodo si uno mismo sabe algo de inglés, que facilita más el traducirlo al ruso. Después de intercambiar algunas cartas electrónicas, y sin esperarlo, aparecieron algunas rusas que ya me manifestaban a las primeras que se habían enamorado de mí a través de mis fotos, que yo era el hombre de sus sueños. Y no eran mujeres de despreciar, porque con las fotos que me enviaban, bien podría decirse que debían de ser como esas bellezas de pasarela. A mí me extrañó eso de enamorarse tan pronto y además por unos e-mails intercambiados, aunque suponía que eso debería de ser algo normal en un portal como meetic, que para esto está, para que la gente encuentre a su otra media naranja, y se supone que la gente se mete allí para ligar, buscar pareja, buscar sexo, y todas esas otras cosas parecidas. Conociendo los tópicos de que en Rusia los hombres son bebedores, se casan demasiado pronto, y maltratan a sus mujeres,…pensé que el sueño de una mujer rusa era casarse con un occidental, que por otra parte, para ellas supone una nueva oportunidad en otro país con mayor nivel de vida y donde se respetan más a las mujeres, aparte que en Rusia tradicionalmente las mujeres suelen preferir a hombres de edades un poco más avanzadas. Se suponía que las rusas son ese tipo de mujer más hogareñas, distintas de las mujeres de aquí más liberadas, en el sentido de que las españolas han aparcado su tradicional papel de llevar bien la casa, la familia, y tener contento al hombre., convirtiéndose en el nuevo y moderno tipo de mujer “liberada y dominante” con la que el hombre sólo desea para ligar y pasarlo bien hasta que se cansa, pero no para algo tan serio como compartir una casa y otros proyectos de compromiso matrimonial a largo plazo, que para eso último es más ideal una mujer de mentalidad antigua. A algunas que me escribían del modo más inteligente, les respondía que me parecía bien eso de conocerse, pero haciendo bien las cosas: les propuse que pasaran unos días de vacaciones en algún lugar turístico de la Costa Brava, como por ejemplo, Lloret, y yo iría allí a conocerla y tener una relación con ella de unas cuantas semanas para conocerse bien los dos mutuamente, y que tendría que ser en agosto, cuando tuviera vacaciones. Y cuando veía que a la rusa esa propuesta no le parecía bien, entonces tuve mis dudas aparte de que por muy efusivas cartas que me escribieran, y por mucho que me dijeran que se habían enamorado de mí por mis fotos, me llegaron a pedir dinero, aparte de que no me contestaban sobre determinados importantes comentarios que les proponía yo por mi parte. Por ejemplo, me pedían dinero para su madre enferma, a lo que yo respondí que sabía que en Rusia la Seguridad Social cubre toda necesidad de persona enferma, aparte de que también expuse que yo nunca prestaba dinero a nadie que no conociera en persona y de un tiempo suficiente, por lo que en este aspecto era más exigente que un banquero a la hora de solicitar garantías de devolución. Ante esta situación, la bella interesada dejaba de dar señales de vida, quizás sea porque me consideraba un tacaño y un desconsiderado. Supongo que el haber visto esa película era lo que me puso en guardia, aunque también mi madura edad de cuarentón y el haber vivido ciertas experiencias con mujeres, me hace más desconfiado a cierta facilidad de preposiciones que pueda hacerme una mujer joven de 28 años, y además bellísima. Algo me olía a gato encerrado y a trampa, como se evidenció. Por otra parte algunos amigos ya me habían hablado del tema de las mujeres rusas: curiosamente el que me recomendó que la buscara por internet, era un pintor que conocí en una de las obras donde trabajaba, que me comentó que a su pareja la conoció por internet, que es rusa, se casó con ella y tienen hijos, y son muy felices. Otro amigo mío de la infancia, que es profesor de inglés, me comentó que él también conoció a una rusa por internet, y que cuando la fue a buscar al aeropuerto (curiosamente igual como en la película “Oscura Seducción”), si bien era una rusa alta y esbelta, como una modelo, se dio cuenta de que lo que ella buscaba era un hombre de alta categoría social, y por esa razón la relación al final no le funcionó. Otros me comentaron de amigos suyos que habían sido estafados por rusas, y que andara con mucho cuidado. Pero una vez me fui con los amigos a Lloret, donde allí me ligué a una treinteañea rusa de verdad que conocía bien el español, y me comentó esa falsedad de los tópicos que se tienen sobre las gentes en Rusia: me explicó que los españoles son tan bebedores y maltratadores como los propios rusos, y que en todas partes del mundo los hombres son iguales. Yo pensé que razón debía de tener, y que a una persona hay que valorarla por sus cualidades, por encima de la nacionalidad a la que pertenezca. No obstante si buscáis por el internet, veréis que existen muchísimas agencias matrimoniales o de busca-parejas que tienen una base de datos llenas de mujeres rusas en busca de pareja occidental; nunca he entrado en eso, quizás sea porque me huelen complicaciones, y estoy en una situación económica, familiar y laboral, que no me anima demasiado a arriesgarme a esas cosas. Quizás también sea que mujeres a las que he amado muchísimo han sido españolas, y eso no me haya planteado nunca el “desde Rusia con amor” como si fuera una especie de agente 007 James Bond.

A continuación me lleva a hablar sobre Facebook, que creo que lo tengo para un poco de todo, aunque todavía no me he animado a buscar pareja por ese medio. Facebook no es como meetic donde pones edad, alzada, ojos, cabello, profesión, país, etc.. de la mujer que buscas,…sino que en Facebook existen una infinidad de puertas que entrar, llamar y tener la suerte de que te abran. Y aparte de gratis, mucho más práctico. Facebook es un nuevo medio de comunicación social que acaba de estrenarse, aprovechando las posibilidades que de esa gran invento que se llama internet. Algo que hace tan sólo un año, era algo desconocido porque no existía su versión en español. Sirve para tener relación y comunicarte con: tus amigos, familiares, compañeros de estudios, colegas de trabajo, promocionarte laboralmente, hacer publicidad tuya, buscar oportunidades de trabajo, encontrar oportunidades de compra-venta, buscar nuevos amigos o nueva pareja, buscar o crear grupos afines, participar en foros, ser participe en eventos, compartir videos musicales, videos propios, fotografías propias, blogs personales, practicar idiomas sea escribiendo o chateando, etc.. etc…. Pero no están todos los que tú podrías desear, pues como es algo muy reciente, no todos saben de su existencia, ni de las ventajas o inconvenientes de tener una página Facebook (que además es gratis) y poder relacionarse socialmente y con libertad con el resto del mundo. Mi agenda más antigua data de 1978, y tenía unas 200 direcciones de amigos y conocidos, y busqué a todos ellos por Facebook, y tan sólo aparecieron un par de los personajes que ahí figuraban. Mi otra agenda más reciente, la cardfile de windows, contaba con unas 400 direcciones, que aún no he probado de aprovecharlo como buscador por el Facebook, por falta de tiempo. Con eso quiero decir, que de momento, tan sólo puedes relacionarte con gente que sepa algo de informática, del internet, y del uso del Facebook. Supongo que con el paso del tiempo más gente descubrirá las utilidades del Facebook, y se hará su propia página para poder estar en la red, y aprovechar en aquello que pueda serle útil como medio de comunicación social. Hace unos días me contaba una tía mía, jubilada, que tiene mucho tiempo de ver la televisión, que en muchos programas aparecen gente que hablan de que han encontrado a su pareja a través del internet. Puede que incluso a través del Facebook pueda encontrar uno a esa persona tan especial que espera encontrar, ampliando los horizontes y posibilidades. Por lo que animo a todos que tengan su propia página, pues como medio de comunicación social puede servirles para todo: relacionarse con familia y amigos, ligar o buscar pareja, debatir en foros, tener contacto con colegas de trabajo o clientes, buscar curro o oportunidades de negocio, buscar alquiler o venta de vivienda, anunciarse para ofrecer servicios-chapuzas, escribir blogs, obtener información, compartir cotilleos, crear un nuevo partido político, etc… etc…Todo un montón de ventajas, que además son gratis, pero acompañado siempre con el arriesgado inconveniente de convertirte sin esperarlo en un personaje público y famoso, que puede ver algo reducida su parcela de intimidad al estar expuesto y abierto a todo el mundo, al compartirse con los demás de alguna manera, sobre todo si se dispone de una página Facebook que es muy activa y que se convierte en muy interesante para los que la siguen. Por cierto, he hecho algunas amigas cibernéticas muy interesantes por Facebook, pero de pareja, nada de nada de momento, aunque sé que en eso algunas sueñan, y yo lo considero algo totalmente normal. Y es que a veces resulta sorprendente la cantidad de cosas que puedes saber de alguien a través del Facebook, que no sabías conociéndolo en persona en el mundo real; y por tanto creo que el Facebook es como un complemento más para conocer mejor a esas personas que te interesan.

Mientras tanto, a ver si la “oscura seducción”en la que uno se mete por el ciberespacio, se convierte en “excitante seducción”, con final feliz. Son nuevos tiempos, los cambios que inevitablemente ha traído la era de las tegnologias de la comunicación.

1 comentario:

Larisa dijo...

En este articulo aparecen solo puntos de vista de los espanoles.
Soy ucraniana. Creo que todo es verdad en este articulo. UNA COSA QUE NO ES VERDAD: hay una gran diferencia entre maltratar a una mujer en Rusia o en Espana. En Espana si una mujer denuncia a una hombre por violencia machista- le detienen. EN RUSIA Y UCRANIA LOS HOMBRES NO TIENEN MIEDO A LOS POLICIAS DE ALLI, POR QUE POLICIAS SON MUY PEREZOSOS Y CORRUPTOS. Otra cosa - en Espana NO SE EMBORRACHA TANTO COMO EN RUSIA, creo que aquella rusa que dijo que los hombres son iguales en Rusia y en Espana, no sabe bien la estadistica. Pero es verdad que hay chicas dignas en Meetic. Yo pouse mi perfil en un sitio web ruso y en otro espanol. Finalmente me he vuelto a casar con un ucraniano, porque los espanoles tardaban mucho en llegar a mi pais a conocerme, me desconfiaban, etc. Para mi casarme con espanol no era un mayor objetivo, sino encontrar pareja. NO TODAS SOMOS IGUALES.