martes, 18 de agosto de 2009

LECCIÓN DE ECONOMIA DE 1000 EUROS


LECCIÓN DE ECONOMIA DE 1000 EUROS PARA POLÍTICOS MIOPES: SIN AHORRO NO HAY INVERSIÓN, SIN INVERSIÓN NO HAY TRABAJO, Y SIN TRABAJO EL FUTURO ES LA MISERIA

En un antiguo pequeño pueblo pesquero, que ahora es importante atracción turística de la Costa Brava, en el litoral gerundense. Estamos en agosto del año 2009, un año con fuerte crisis económica.

El lunes, Olga, la bella y dulce prostituta de un famoso sex-disco- club de una carretera ampurdanesa, se fue al BBVA para depositar en su cuenta de ahorro una parte de la recaudación de todo ese intenso fin de semana de noches locas de folloteo: 1000 euros.

Estamos en plena temporada turística, y a José, el dueño de un pequeño hotel decide que en la entrada haría bien de tener un pequeño baño, por lo que decide convertir el pequeño trastero de la entrada en un nuevo pequeño baño, con la que su clientela se sentirá mejor atendida con ese servicio de más. Como que por la crisis está sin dinero, se va al banco a pedir 1000 euros de préstamo, con lo cual busca un paleta autónomo en apuros dispuesto a hacérselo sin papeleos, y en negro para ahorrarse en controles, tasas e impuestos, que en cuatro días el paleta le deja un pequeño baño como nuevo. Los funcionarios públicos, en ese mes, lógicamente no trabajan, por lo que logra escaparse a los controles.

Con los 1000 euros prestados, el paleta corre a pagar sus deudas con la casa de materiales de las afueras del pueblo. El gerente de la casa de material, aprovecha para pagarle al mozo del almacén los 1000 euros de las pagas de vacaciones retrasadas desde el año pasado, puesto que la semana que viene se casa y se tomará unos días de vacaciones. El feliz novio, con los 1000 euros decide organizar una despedida de soltero en uno de los mejores restaurantes del pueblo donde invita a todos sus amiguetes más íntimos.

En el restaurante paga 1000 euros por una buena cena entre todos sus amiguetes de siempre. Como es sábado noche y es víspera de fiestas mayores, al cierre del restaurante, los 10 de los 25 empleados del gran restaurante deciden irse al conocido sex-disco-club de la carretera, en pleno Ampurdán, donde han oído decir que hay una tal Olga, una que hace unas excitantes folladas de esas que te dejan de lo mejor pelado; entre los 10, toda la noche se la estarán turnando, puesto que el prostíbulo cierra a las 5 de la madrugada. Llega lunes, y Olga la dulce, vuelve de nuevo a su banco con otros 1000 euros para ahorrar, ya que con el paso del tiempo piensa llegar a poner un negocio de perfumería en la parte vieja del pueblo turístico, cuando pueda dejar tan dura y sacrificada profesión. En la medida que pueda ir ahorrando, poco a poco, comprará un viejo local en una de las zonas más concurridas de la ciudad turística, y buscará un buen paleta autónomo que le construya una bonita tienda. Que luego el paleta se lo gastará en otras cosas, eso ya sería una cadena muy larga de la que hablar. Lo que no sabe nuestra hermosa protagonista, es que el origen de aquellos 1000 euros que ahorra semana tras semana, son sus anteriores 1000 euros que su banco había prestado a un tal hostelero la semana anterior.

MORALEJA: El ahorro es bueno para la economía del país: es bueno que la gente lleve sus ahorros al banco, y que el banco preste su dinero a la gente. Cuando ese dinero se pone en circulación, de nuevo se reactiva el trabajo y se terminan las deudas de los demás, con el punto final de que el último que toma el dinero, si lo ahorra, lo termina reinvirtiendo en beneficio de todos. Asustar a la gente con impuestos, con reglamentos irracionales, endeudarse, y todas aquellas políticas torpes que hacen el gobierno y alguna gente irresponsable, es agotar ese ahorro necesario para inversión y circulación de capital, que sólo puede llevar a la parálisis económica, al paro, y finalmente a la miseria. Para salir de la crisis, es necesario dar todas las facilidades para que el capital pueda circular libremente, y los tres principales pilares de la economía de esa región: la prostitución, la construcción, y la hosteleria, son los motores básicos que contribuyen como nadie, haciendo posible trabajo y riqueza para todos. Es bueno para la economía: el “laissez faire”, es decir, el dejar hacer y dejar ser con plena libertad, sin apenas leyes que estorben la dinámica de trabajo. Es malo para la creación de empleo: los impuestos, las excesivas y exigentes leyes, los parásitos (vagos, funcionarios improductivos, etc..), las hipotecas agobiantes que impiden ahorrar a la gent, etc... Sin una economía que tenga la prioridad de crear empleo, no se crea riqueza en el país. Los impuestos, las leyes que castigan la libertad y la iniciativa de trabajo,...son la antesala de la futura miseria del país. Tomen nota los aprendices de político, así como aquello miopes que son los que ahora llevan las riendas del país.



NOTA: Esta publicación la dedico a la memoria del bueno de “El Tigre”, viejo compañero mío, manobra-paleta soltero, y buen putero.