domingo, 27 de diciembre de 2009

OBSERVATORIO DE LA “VIOLENCIA DE GENERO FEMINISTA”

Apareció ayer 26 de diciembre de 2009, San Esteban, en la edición digital de ELPAIS.com, una muy interesante carta escrita por una tal Aurora Rodríguez Carballeira, que es la mejor exposición sobre lo que podríamos llamar “violencia de género feminista”, y “discriminación positiva a favor de la mujer”,....de la que apenas nunca se habla en los manipulados medios de comunicación, que tienen la consigna oculta de estar siempre hablando a favor de las mujeres y en contra de los hombres, en esos tiempos que corremos en la que tanto se habla de violencia de género, que hay que denunciar los malos tratos, y que tanto hay que promocionar la igualdad de la mujer, hasta tal punto que no sólo el ejecutivo ha sacado leyes a favor de las mujeres y teniendo creado un ministerio de la “igualdad”, sino que incluso en algunos estatutos de comunidades autónomas como la catalana, los derechos de las mujeres priman claramente con la letra de la ley sobre los de los hombres. En realidad, mujeres y hombres no son iguales ante la ley, tal como teóricamente establece la Constitución, sino que esta desigualdad se acentúa aprovechando el permanente estado de corrupción en la que se haya inmersa la justicia española. Incluso, cada vez que hay un asesinato derivado de violencia de género, si la persona muerta es mujer, se lanza la noticia a bombo y platillo en los medios de comunicación, sobretodo las televisiones, con el claro mensaje de lo maltratadores que suelen ser los hombres. Si el asesinado es un hombre, la noticia apenas transciende o se calla. En apenas una generación, hemos pasado de una sociedad donde primaban los derechos del hombre (la institución del “pater familias”), a otra con el extremo opuesto, donde han terminado primando exageradamente los derechos de la mujer,....y lo que es peor: a nombre de una supuesta “igualdad de genero”. La situación es tan corrupta e inmoral, que para nada facilita las relaciones entre ambos sexos, cada vez más distanciados, con las sorprendentes muestras de que cada vez las parejas se comprometen menos, y terminan para divorciarse más. La institución del matrimonio, totalmente desamparada por unas leyes injustas y discriminatorias, es algo en la que cada vez es menos la gente que se arriesga a pasar a ese estado civil. La injusticia se da empezando por no respetar el principal de los principios: el respeto a la propiedad privada: en vez del sabio y bíblico principio de “dar al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”, se prima que sea la mujer la que se quede con la vivienda y el dinero que no es suyo, así como los hijos que también son de su padre. Para los hijos, esa situación de impedir las relaciones con el otro de sus progenitores, les produce unos grandes daños psicológicos y emocionales que no se merecen. Y pienso que para ser justos, en nada deberían de impedirse que los hijos deban de dejar de relacionarse con uno de los padres, salvo que sea el propio hijo el que manifieste que no desea esa relación, no el cónyuge que se queda con la custodia (y que en este caso, aprovechando su posición de superioridad, presiona y manipula al hijo a su favor) o los jueces y psicólogos-peritos judiciales. Lo que es un padre o una madre, ya lo captará el hijo por si solo,....pero lo que considero una inmoralidad, es impedirle tener relaciones con ellos, sobretodo por parte de los poderes públicos que se supone deberían de estar para protegerle. Es más, creo que seria beneficioso para los hijos, que si así lo desean ellos y el progenitor no custodio, disponer de un amplio régimen de visitas (eso es que por cuenta de un fin de semana alterno, también tengan derecho a visitas uno o dos días a la semana, en el período de fuera de los horarios escolares, aunque devolviendo los hijos para que duerman en el domicilio del progenitor custodio), cosa que a mi modesto parecer resultaría muy beneficiosa para las relaciones de los hijos con sus padres separados. También encuentro totalmente corrupto e inmoral que la justicia o un organismo de gobierno pretenda arrebatarle los hijos a los padres, como hemos tenido noticia de los niños que padecen obesidad en Galicia o Andalucía. Menos fundamento carecen ese tipo de decisiones, cuando tanto el hijo como los padres no están de acuerdo que pasen a ser tutelados por la comunidad autónoma de turno, que es como un secuestro que para nada beneficia al hijo al que terminan ingresando en una institución o internado donde reciben cualquier tipo de trato menos el que de verdad necesita: el familiar. Y eso es otro de los ejemplos de cómo se destroza la familia , y se deja en situación de verdadero desamparo a los menores desde los poderes públicos, una escandalosa inmoralidad tal, que se oculta a la sociedad la existencia de los miles de menores tutelados (en realidad secuestrados a sus familias de origen) por las distintas comunidades autónomas, en la que tanto hijos como padres no han consentido ese arrebato de la potestad y la custodia, a pesar del supuesto “maltrato” en el que se fundamenta ese tipo de decisiones. Los seres humanos son imperfectos, y en todas las familias existen un tipo u otro de aquello que califican como “maltrato”, pero el verdadero maltrato es separar a los hijos de sus padres y familiares, puesto que les impiden relacionarse y disponer de esa seguridad y amparo que proporcionan los lazos de sangre. Lo que finalmente hace el poder publico (jueces e instituciones públicas de menores –por ejemplo, en Catalunya, la dirección general de la infancia , y las E.A.I.A , siglas que significan “equipo de atención a la infancia y adolescencia”) al quitar los hijos a sus padres, no es otra cosa que como un secuestro en la que el hijo se queda en permanente estado de cautividad, perdiendo las señas de identidad familiares, y recibiendo cualquier clase de trato, que muchas veces es frío, pasivo e indiferente, que acaba siendo en realidad otra modalidad de “maltrato” institucional contra el menor.

Son tantas las injusticias que el llamado “Derecho de Familia” precisaría una urgente revisión más acorde con el espíritu de la Constitución que señala que todos somos iguales ante la ley. Y algo habría que hacerse contra tanta denuncia falsa, y tanta falta de pruebas. Pero, dejénomos ya de crueles y embrollados malos rollos, y veamos ahora la interesante carta publicada ayer, que explica muy bien parte del problema, y que nadie debería de ignorar:

Carta de una (mala) madre divorciada a los jueces de familia.

ILUSTRÍSIMOS JUECES MAGOS:
Os escribo esta carta después de la agradable experiencia del año pasado en el que me trajisteis todos los regalos que os pedí, e incluso hubo alguna sorpresa inesperada de última hora. Antes de nada he de deciros que os estoy enormemente agradecida por todo ello.
Estoy segura de que os acordáis de mí, soy la madre que estaba divorciándose y os pidió unas cuantas cosas:
Me gustó mucho que me regalarais el piso conyugal, aunque hasta ahora vivía en él, a partir de ahora sólo lo disfrutaremos mis hijos y yo, por supuesto mi ex marido seguirá pagando la hipoteca, como tiene que ser ¡Faltaría más!
También estuvo muy bien la pensión de manutención y alimentos que me adjudicasteis (y no digamos la pensión “compensatoria”) con parte de ese dinero ya he hecho dos viajes ¡No podéis imaginar como me lo he pasado de bien…! ¡Cuanta razón tenía mi amiga Piluca que sabe de estas cosas, pues trabaja en la Casa de la Mujer y además ya se ha divorciado dos veces y siempre me ha dicho que para nosotras las mujeres es un buen negocio el divorciarse!
(Para los hombres un negocio ruinoso.. ¡Je, je!)
Respecto de la custodia de los hijos no sé si daros las gracias, porque como es lo más normal que se discrimine al padre por el hecho de ser hombre, sin darle ninguna opción; no sé si es mérito vuestro o de los políticos que no hacen nada para cambiar el Derecho de Familia, pero bueno... Gracias, sobre todo, por la pensión de los niños, ¡París me encantó!
La orden de alejamiento que le pusisteis a mi ex estuvo muy requetebien…. De todos modos, creo que os pasasteis un poquito en mi interrogatorio; ¡pero si sabíais que no tenía ninguna prueba, ni testigos, ni nada más que mi declaración! ya deberíais haber supuesto que se trataba de una denuncia falsa como tantas otras. Entonces ¿para qué perder tanto tiempo con tantas preguntas? ¿Acaso no ha hecho el Gobierno la Ley Integral contra la violencia de género para condenar a los hombres sin ninguna prueba? ¡Pues condenadlos y ya está! ¡Que se preocupen ellos de demostrar que son inocentes, total si cuando lo consiguen a nosotras tampoco nos pasa nada!
¡Ah!, me olvidaba! Gracias por archivar todas las denuncias que me puso el pesado de mi ex por no dejarlo ver a los niños, pero ¡¿Pero, cuando se va a enterar de que los niños son míos y cuando a mí me parezca ya se los dejaré?! y si no está de acuerdo que ponga denuncias y vosotros las archiváis, y así que pierda más tiempo y se desespere más, ¡Hombre es que ya está bien! ¿Cuándo se dará cuenta de que como yo los he parido, son “solo” míos y de nadie más?
Con el curso de manipulación que me enviasteis me fue muy bien, mis hijos ya no quieren ir con su padre, incluso he conseguido que le tengan miedo…! ¡Les he contado unas historias! Lo del Síndrome de Alienación Parental lo he aprobado con sobresaliente, están muy bien manipulados. Incluso los he llevado a una psicóloga que ha recomendado que de momento los niños no tengan contacto con el padre. La verdad es que la psicóloga fue muy buena conmigo, me hizo el informe sin ningún rigor, ni siguió la praxis correcta, ni el protocolo que el Código Deontológico del Colegio de Psicólogos considera obligatorio. Las mujeres debemos estar muy contentas y enormemente agradecidas de como se hacen los informes psicosociales en España. ¡No sé que haríamos sin la valiosísima ayuda de las psicólogas (bueno, y de algunos psicólogos) un besito para ellas!!!
(Bueno, sería imperdonable olvidarme de la inestimable colaboración de los fiscales de familia y algunos secretarios judiciales…)
Mi madre, o sea, la abuela de mis hijos no realizó el curso de manipulación pero la verdad es que los manipula y les inculca cosas maliciosamente de una manera envidiable; es toda una experta (perito lo llaman sus señorías… ¿no?) el otro día los convenció de que su papá los había abandonado y que no le daba nada de dinero a mamá, ¡que criaturas tan inocentes, son una ricura!
Lo que no me enviasteis fue el cursillo de mantenimiento de mis hijos, como antes de separarme todo lo hacía mi ex, no sé ni cuando les tocan las vacunas, pero bueno, se supone que soy una buena madre y los cuido bien, es lo normal ¿No?
Permitidme –sin intención de ser abusona- que este año os pida que me aumentéis un poquito la pensión, y así mato dos pájaros de un tiro, hundo un poco más en la miseria a mi ex y me cambio de coche, que he visto un modelo que es una monada. Si os parece, me podíais aceptar una denuncia falsa de... Ummmmm... ya está, de abuso sexual a mis hijos por ejemplo, así cuando me la aceptéis, mi ex estará más deprimido, de lo que está en estos momentos, y lo podré chantajear=coaccionar un poco más, si me da más pensión, digo que todo ha sido un malentendido y ya está, como tengo impunidad por ser mujer, pues eso, ¡que se fastidie!(Gracias ZP por haberle dado órdenes a Conde Pumpido para impedir que los fiscales persigan las denuncias falsas que las mujeres ponemos a nuestros ex maridos… ¡Gracias mil!!)
Ya puestos, os voy a pedir otra cosa: Tenéis que hacer también, que le pongan la pulsera de maltratador, que eso fastidia mucho, si hace falta me lesiono yo misma un poco, me ha dicho Piluca que con un moradito es bastante (estaos tranquilos, que tengo yo una amiga médica que me firmará un certificado en el que diga que he sido maltratada por mi ex…) Le digo que venga un día a ver a los niños y cuando venga le monto un pollo y mi madre testificará que me ha agredido y todo listo, le ponéis el brazalete y andando. Si puede ser fluorescente, mejor, para humillarle más todavía.
Bueno, ya no os pido nada más, que tampoco es cosa de pasarse de ambiciosa.
Solamente me queda deciros que no olvidéis, mis queridos e Ilustres Jueces Magos, que este año he sido muy mala, tal como os gusta a vosotros.



............................................................................................................

Como anexo a la anterior carta publicada en el mencionado diario digital, se añadió:


DATOS SOBRE VIOLENCIA Y MALTRATO EN EL PERIODO COMPRENDIDO ENTRE 2001 Y 2005, MINISTERIO INTERIOR, ANUARIO 2005
MUERTES EN EL AMBITO FAMILIAR Autores: Cónyuge, Ex cónyuge, Novio, Novia, Compañero/a sentimental, hij@s, padre/madre o pariente.


AÑO 2001:
68 mujeres...............64%
38 hombres..............36%
Total.........................106 personas.

AÑO 2002:
77 mujeres.............61%
49 hombres...........39%
Total......................126 personas.

AÑO 2003:
84 mujeres.............63%
49 hombres............37%
Total......................133 personas.

AÑO 2004:
79 mujeres.............71%
31 hombres............29%
Total.......................110 personas.

Año 2005:
71 mujeres..............51,8%
56 hombres.............48,2%
Total......................127 personas.

Ano 2009: (hasta hoy, 26 de diciembre)
54 mujeres…… 64 por ciento.
Alrededor de 30 hombres…. 36 por ciento.
Cualquiera que “sepa leer” llega de inmediato a la conclusión de que de estas cifras poco o nada se habla en los medios de comunicación… Y por supuesto, no son opiniones, son datos reales de la violencia intrafamiliar en España.