lunes, 9 de agosto de 2010

LA CODICIA RECAUDATORIA EN LA CARRETERA

Hoy mientras cenaba, veía en el telediario la noticia de que ese primer fin de semana de agosto, ha sido el peor del año en muertes por carretera, y que la DGT (dirección general de tráfico) señala como causa de ese empeoramiento a la actitud de "boligrafos caídos" por parte de la guardia civil (es decir, en su intención de aflojar la imposición de denuncias (multas), y también para reivindicar igualdad de equiparación con los salarios del resto de los otros cuerpos de policia que también se cuidan del tráfico..
Lamentablemente, lo que nunca se informa por la televisión y los medios, es todo ese afán recaudatorio por parte de la DGT de Pere Navarro (un ex gobernador civil socialista de Girona, que lleva en el cargo de mandamás de tráfico desde que Zapatero fue nombrado presidente, y que desde entonces está al frente del antipático organismo) en obtener todo el dinero posible a base de multas: por una parte, poniendo en todos los rincones de las carreteras del país radares y cámaras ocultas, y segundo recompensando como "plus de productividad" a los agentes que más multas impongan a los sufridos conductores sin tener en cuenta su condición social y circunstancia. Como llegó a decir el propio Pere Navarro: “a más vigilancia y control, es decir, a más multas, habrá menos infracciones y menos accidentes y hay una relación directa, desgraciadamente”, y “es necesario poner multas para que los ciudadanos se comporten bien en la carretera”. Y por si fuera poco, la gran putada contra las libertades públicas que ha supuesto a implantación del carnet de puntos, y los incómodos cinturones obligatorios por todos los lados del coche. O sea, otra manera de decir que simplemente se multa por multar, para que los policias de tráfico puedan conseguir a través de las multas algún plus complementario de más que buena falta les hace para llegar a fin de mes a los dichosos agentes de tráfico, al mismo tiempo que incrementar abundantemente sin que se sepan las vacías arcas de Zapatero que no consigue llenar con el resto de sus abusivos impuestos. "No podemos conducir por tí", dice la publicidad de la DGT hipocritamente; pero por nosotros los ciudadanos no tienen ningún reparo en freírnos a multas y más multas, tendiéndomos trampas con los radares, y encima prohibiendo los GPS que incorporan avisador de radars y velocidad.Y el caso es que el Sr Navarro se sacó el carnet con más de 40 años, y apenas ha conducido un coche en su vida, lo que hace sospechar que se penso más en poner en el cargo de la DGT a un codicioso burocráta recaudador socialista, que no a un experto conductor de vehículos conocedor del día a día la acción de la carretera y sus problemas.


El video que inserto es toda una muestra del nivel de abuso y de corrupción al que ha llegado la DGT, que se ha convertido más en un organismo de insaciable codicia recaudatoria, antipático e impopular, que no un verdadero servicio público de atención y asistencia al ciudadano por carretera. Fijáos bien el los disparos de los flashes del radar y contad el impresionante importe de todas las multas conseguidas en tan pocos minutos, y tendréis idea de lo ladrones que son esa gentuza de Pere Navarro y compañia. El segundo video es para que veáis que incluso el sinverguenza de Pere Navarro se saltó por la torera sus propias leyes y sus malos ejemplos.