jueves, 26 de agosto de 2010

LA CUESTA DE SEPTIEMBRE EMPIEZA EN LA ESCUELA

Tenemos una Constitución vigente desde hace más de 30 años, del que teóricamente se supone un tiempo lo sobradamente largo como para que ya se hubieran desarrollado y hacer realidad operativa sus artículos más básicos a cargo de los poderes públicos. Uno de esos derechos es el de la enseñanza, que según el artículo 27 de la Constitución es gratis y obligatorio para todo español, pero que todos sabemos que es una muestra del mal gobierno y de lo lejos y discriminatorio que es ese derecho entre todos los escolares españoles, y más cuando hoy en día lo de "obligatorio y gratuito" prevalece más sobre el extranjero, que no sobre el propio español (y eso, de que la Constitución no menciona al extranjero en el caso del derecho a la enseñanza). Lamentablemente en nuestro país, los extranjeros tienen prioridad en cuanto se refiere a las plazas escolares más próximas, y a toda clase de becas y ayudas de asistentes de autobús y acompañamiento a domicilio (que a estos sí que de verdad les sale todo gratis), mientras que muchísimos españoles no tienen derecho a que sus hijos dispongan de la plaza escolar más cercana, ni becas, y hasta incluso con ayudas de comedor sensiblemente recortadas. Con esto no estamos dando buen ejemplo a los futuros ciudadanos, ya que esa muestra misma es la semilla misma de la discordia, y no sólo porque no se aplica el principio de "los españoles primero", sino porque se hace patente siempre una prioridad y favorecimiento a los extranjeros desde las propias administraciones, antes que a los propios españoles. Un mal ejemplo, porque aquí se debiera de aplicar el "o todos igual, o nadie", o la cosa da lugar a la discriminación, a la injusticia y a la discordia, creando para el futuro (en el presente ya lo es) una sociedad marcadamente insolidaria, donde sólo saldrá adelante el más fuerte.Y luego lamentamos, por ejemplo, de que sigan la violencia de género, la explación laboral, etc..., en un país donde el buen ejemplo no empezó precisamente desde la escuela.

A los recortes sociales a los que se ven obligados a acudir las administraciones debido a lo excesivamente endeudado que está el país, llega en un mal momento cuando la inmensa mayoria de los ciudadanos sufre los efectos de la crisis. Para ese nuevo curso muchos ciudadanos se encuentran con las ayudas revisadas: se les niegan y recortan becas para educación especial de refuerzo, libros, transportes, comedor, etc..., que tendrán que hacerse cargo de su propio bolsillo, cuando para los extranjeros esa ayuda no se les toca, y eso de que apenas no han contribuido ni con cotizaciones, ni con pagos de impuestos. ¡Muy bonito, por parte de los actuales políticos!.

Aquí de gratis en la enseñanza no hay nada de nada, pues es un mogollón lo que los padres se ven obligados a gastar en el tema de la "escolarización obligatoria" : libros, comedor, transportes, ropa de deporte oficial del colegio, etc.... etc...., y con adelanto del inicio del curso que a muchos les joderá las vacaciones de septiembre, sólo porque se quiere conceder vacaciones a los docentes para alguna semana de febrero, un mes en el cual los padres que por obligaciones de trabajo no tienen donde dejar a sus hijos, sorteando un nuevo gasto de buscarse una canguro que los cuide y vigile en su ausencia.

El promedio del precio de cada uno de los libros ronda aproximadamente los 30 euros (ya podéis multiplicar por la cantidad de asignaturas y de hijos que tengáis), la compra de material escolar, la ropa, el pago casi obligatorio en algunos colegios de cuota de "asociación de padres" (algo que es más bien un negocio de unos pocos), y los demás gastos derivados a lo largo del curso (salidas, excursiones, etc....), por no contar además el gasto veraniego de colonias o actividades por el estilo ...con todo eso veréis qué gran tajada se lleva del presupuesto familiar, y que eso que dice la Constitución de que la enseñanza es un derecho "obligatorio y gratuito", no es nada más que un cuento chino. Con millones de familias en la incertidumbre laboral, con un país donde hay millones de parados, y encima se tienen que pagar todo esto, y con las ayudas totalmente quitadas o recortadas, aparte de muy claras discriminaciones según la nacionalidad de la familia del escolar. ¿Es esto justicia?, ¿es esto un buen ejemplo para la futura ciudadanía?. Con las escuelas, la cuesta de septiembre está servida, aún a pesar de que los Reyes, como cada año, se dejarán ver en el inicio del curso escolar, cuando ellos ironicamente sí tienen gratis todo a cargo de los contribuyentes españoles.

Y por si fuera poco, lo del ordenador portátil que dijo el presidente Zapatero que les iba a regalar a cada niño en edad escolar, es otra de las promesas que han quedado en un cuento chino. Y eso de que con un buen portátil y un buen programa de enseñanza a través de internet, hubiera ahorrado a las familias todo este excesivo gasto, aparte de ser más respetuoso con el medio ambiente.

Si como dice el viejo proverbio de que "el mejor maestro es el profesor Ejemplo", menudo mal ejemplo que estamos dando en nuestro país.