jueves, 2 de julio de 2009

FÁBULA PARA ANIMAR A LAS MUJERES A NO DARSE POR VENCIDAS EN CUALQUIER CIRCUNSTANCIA

(LA PRESENTE FÁBULA LA DEDICO A AQUELLAS GUAPAS, VALEROSAS, Y LABORIOSAS MUJERES QUE SON LAS QUE NOS VAN A SACAR A ESPAÑA DE LA ACTUAL GRAVE CRISIS ECONÓMICA QUE PADECEMOS)


Erase una vez una joven campesina hija de jornaleros sin tierra que vivía en un pesebre, acababan de morírsele sus padres de tuberculosis.
Se fue al mercado y vendió su botijo, única herencia de su padre.

Con el dinero se compró una gallina y unos huevos.

Vendió los pollos que al paso del tiempo reunió, y adquirió una ternera.

Y siguiendo los ejemplos anteriores, reinvertió las ganancias en adquirir más gallinas, más huevos, más pollos, y más terneras, hasta llenar todo el pesebre. Como ya no cabían más animales en el pesebre, los vendió todos para comprarse una pequeña casa.

Y cuando tuvo casa, volvió a lo mismo: comprar gallinas, huevos, pollos, ternera,....criarlos y luego volver a venderlos. Ya con toda una finca propia, no le fue difícil encontrar marido.

Pero el marido le salió holgazán, maltratador, y mala cabeza. Se separaron. Por su culpa la campesina tuvo que vender toda la finca.

Con el dinero compró otro pesebre, con algunas cuantas terneras. Pero no le fue bien por una epidemia, y al final tan solo le quedó una única ternera solamente.

Nada le daba el tal animalejo, de modo que lo vendió y se compró unos pollos y alguna gallina.

Se le murieron todos de enfermedad, y terminó con la única gallina que le quedaba que ni siquiera ponía huevos.

-Estás acabada -le dijo alguien.

-No es cierto -respondió la campesina-. Tengo otro botijo como el de mi padre que me compré en recuerdo suyo.

- Si tengo que venderlo, es con eso que volveré a empezar


MORALEJA DE MI RELATO:



El ser humano, igual que la economía, por la vida puede pasar por períodos de grave crisis: momentos de prosperidad...otros de incertidumbre y preocupación...De pronto cuando creemos tener todo en la vida alguien o algo derrumba nuestro castillo, nuestro imperio, nuestras ilusiones...y allí solo quedamos nosotros...A veces llenos de miedo, otras a la espera de que todo sea una simple pesadilla y tarde o temprano despertemos...

Pero nunca debemos perder la esperanza, como siempre ha dicho el viejo proverbio romano...De pronto al actuar de nuevo, al volver a trabajar a pesar de todo, ocurre que al mirar alrededor siempre encontramos algo que nos dice que podemos resurgir de nuevo...

De todo debemos aprender...aún cuando nos encontremos mirando con temor nuestro futuro, llenemos nuestro corazón y nuestra vida con un fuerte deseo de seguir trabajando, sobretodo por amor a aquellos que queremos de verdad y que son muy importantes para nosotros, puesto que esto es lo que da un sentido a nuestra vida

Que nada ni nadie nos desaliente...Somos nosotros los únicos que podemos elegir: sentarse, dormir o cruzar los brazos, ó bien seguir peleando pese a quien pese, porque la vida es lucha, tal como está escrito en la Biblia.

La vida no es fácil a veces...Pasamos por pruebas difíciles, pero siempre debe existir en cada uno de nosotros la voluntad y la fuerza necesaria que nos permita levantarnos y seguir caminando...Sólo así, por lo menos nos quedará la tranquilizadora conciencia de haber intentado superar los obstáculos.


( EN LA MEMORIA DE MI MADRE YA JUBILADA, MUJER QUE NUNCA A DEJADO DE SER ADMIRABLEMENTE TRABAJADORA )