sábado, 25 de julio de 2009

NUEVO ESQUEMA DE LA CODICIA RECAUDATORIA




Cuando millones de conductores que apenas habían sido multados en toda una vida con el carnet, desde hace muy poco han sido frecuentemente, abusivamente, e inesperadamente multados, os interesa aquí el esquema de la nueva normativa en materia de circulación, aprobada por el congreso hace unos días, que se supone la aprobarán en breve en el Senado. A partir de esta fecha ya podéis tenerla bien en cuenta, pues a esos parlamentarios cabrones no se les ocurre otra forma con la que exprimirnos el dinero, no teniendo bastante con lo que ya os sacan con los impuestos. Lo más impactante es que se elimina ese famoso margen del 10-15% sobre la velocidad permitida, pues si pasamos en sólo 1 km/h ese límite, ¡zas! , 100 euritos de multa como mínimo de nada, teniendo en cuenta los fabulosos sueldos y prebendas que se sacan a costa del pueblo español esos diputados y senadores. Llegados a aquí la cuestión es mirar la franja de velocidad en la que más se mueva uno y echar cuentas del dinero que tenéis disponible para pagar las multas que sus señorías y el gobierno ya sabrán en qué despilfarrarlo –que eso es lo único que saben hacer fácil y bien esos señores que ostentan democráticamente el poder- (haced clic-clic sobre la fotografía que os adjunto, y aumentará para que la veáis mejor). A través de ese medio, van a implantar (como ya vienen haciendo poco a poco) todo un nuevo régimen de terror por las carreteras, que espantará y pondrá nerviosos a los conductores al tener que mirar el velocímetro cada vez que se topen con una señal de aviso de radar o de límite de velocidad, frenando bruscamente y causando, como es lógico, un aumento del riesgo de accidentes y de muertes por la carretera. Las auto escuelas, como es lógico, ven una mina de oro en la nueva medida, y la van a aplaudir.

Como ciudadano, me avergüenzo totalmente de esos padres de la patria que dicen representarnos, y que tan sólo se dedican a recortar nuestras cada vez más reducidas libertades públicas, y a robarnos el dinero que cada vez más falta nos hace y más difícil nos es conseguirlo. No es de extrañar que seamos el país de los ladrones y la picaresca, empezando por el mal ejemplo del gobierno, y los parlamentarios cómplices todos que votaron esa nueva vergüenza nacional, sin que apenas nadie denunciara esa vergonzosa reducción de las libertades públicas y ese expolio de rapiña con escaso dinero que dispone el ciudadano medio.

Mientras tanto, en las próximas elecciones generales, acordaros de aquellos que os han sabido tomar tan magistralmente el pelo, a la hora de volver a votarlos, pues si al final para eso ha servido ir a votarlos, menudo país de mierda nos hemos convertido.