martes, 26 de abril de 2011

EL P.S.O.E. ( “Podrian Ser Oposición Eternamente”), PODRIA VOLVER A GANAR LAS ELECCIONES DE 2012


Hoy ha sido noticia que una reciente encuesta de Publiscopio que nos indica que tras el anuncio del presidente Zapatero de no volver a repetir como cabeza de cartel para las próximas elecciones, ha llevado a que las distancias en intención de voto entre los dos principales partidos se hayan reducido hasta quedar casi en empate técnico. La misma encuesta indica que la ministra de defensa Chacón y el vicepresidente Rubalcaba incluso están mejor situados que el líder del PP Mariano Rajoy.

José Luís Rodríguez Zapatero ha sido el peor presidente de la historia de nuestro país, llevando al país a unas cotas de paro y a un agravamiento del coste de la vida considerable, aparte de un amplio abanico de recorte de libertades, favoreciendo en muchos aspectos a los extranjeros antes que a los propios españoles. Pero el líder de la oposición, como tal ha sido incluso peor, y si se es mal lider de la oposición, cabe el riesgo de que se sea peor presidente del gobierno. Nadie duda de que Rajoy dice pretender crear empleo, bajar impuestos, recuperar libertades, etc…, pero no sabe explicarse cómo va a hacer todos estos buenos propósitos. No sabe explicar cómo hará para crear empleo, qué impuestos va a suprimir, de qué modo van a recuperarse ciertas libertades ya pérdidas, etc… Además, en comparación con el centenario partido PSOE, la democracia interna del PP es mucho menor. Por no hablar de la inexistencia de unas listas abiertas, que no interesan a nadie de los partidos tradicionales, ya que todos los apoltronados en los cargos temen perder los privilegios con los que se aprovechan del sistema actual.

Desde que se retiró el presidente Felipe González, en el PSOE siempre ha habido elecciones primarias para elegir candidatos, tales como son los casos de Borrell, Almunia, o el propio Zapatero. Sin Embargo, en el PP fundado por Manuel Fraga apenas se conocen sonadas elecciones primarias, aunque en un principio tras la renuncia de Manuel Fraga, un joven y efímero Antonio Hernández Mancha se hizo con las riendas del PP, pasando luego a manos de José María Aznar, que tras retirarse nombraría directamente a un gris y mediocre Mariano Rajoy su sucesor, con el objeto de que no le hiciera sombra. Pero no se conocen abiertamente casos de elecciones primarias en el PP, salvo que lo más correcto de decir es que celebraban convenciones para reafirmar al aparato del partido y a los candidatos designados por dicho aparato. De tal modo que hoy por hoy, la derecha española se encuentra completamente huérfana de ese líder que debería ilusionar al electorado español y demostrar ser la alternativa capaz de vencer al socialismo en las próximas elecciones generales.

Ante una situación así, sin listas abiertas, sin claros procesos verdaderamente democráticos dentro de los mismos partidos, da lo mismo quien gane, porque para el escaso mensaje de verdadera alternativa que pudiera lanzar el PP con ese aparato actual que tiene con Rajoy como jefe de filas, lo único que transmite es que suponiendo que ganara el PP, no sólo no se lograría vencer al socialismo, sino la política de Rajoy no se diferenciaría mucho de la de Zapatero, siendo quizás el resultado del método de Rajoy tan sólo una especie de socialismo light. Con esto España no puede salir ganando.

España necesita para salir de la crisis no sólo que sea posible la implantación de un sistema electoral de listas abiertas que de oportunidades a los candidatos mejor preparados y que más confíen los electores, sino también por parte de la derecha española una especie de Margaret Thatcher que se postule como la alternativa capaz de vencer al socialismo que necesita España para salir de la ruina y del estancamiento en la que se haya sometida. El problema es ¿dónde está este líder?, porque como ya hemos comprobado y nos indican reiteradamente las encuestas, Mariano Rajoy carece completamente de carisma entre la inmensa mayoría del electorado español, inclusive entre los mismos que se definen de "derechas". Por la parte que le toca al PSOE, sólo decir que anda sobrado de posibles candidatos, aunque hoy por hoy nadie quiere las listas abiertas en nuestro país, sean de derechas, centro o izquierdas.