domingo, 18 de julio de 2010

LA DERECHA DEMOCRÁTICA ESPAÑOLA NECESITA CAMBIAR DE LIDER

Ayer llegó la última encuesta del l Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre el debate del estado de la nación de esta semana, que como siempre daba la victoria al presidente Zapatero, al mismo tiempo que con el mensaje de que el líder de la oposición no convence a la inmensa mayoría de los ciudadanos.Lo cual indica que la inmensa mayoría de los ciudadanos, a pesar del desgaste provocado por la gravísima crisis económica, y a pesar del descontento con el gobierno , sigue prefiriendo más a Zapatero que a Mariano Rajoy, de tal modo que si hoy mismo se celebraran elecciones generales, el PSOE repetiría victoria con Zapatero como cabeza de cartel.

Lo que evidencia, una vez más, que si de verdad se pretende una alternativa de gobierno que pretenda vencer al socialismo en unas próximas elecciones generales, desde el mismo PP, Mariano Rajoy debería de dimitir y abrir un nuevo congreso extraordinario que diera paso a la elección democrática de otro nuevo candidato más capacitado y con mayor capacidad de carisma que ilusionara al electorado, para que pudiera liderar la alternativa al socialismo que representa el proyecto del PP.

Basta recordar la valentía y generosidad que tuvo el propio fundador del PP Manuel Fraga Iribarne en su día, en dimitir y ceder el liderazgo al ya olvidado Antonio Hernández Mancha, cuando las voces críticas dentro de su mismo partido cuestionaban su liderazgo para ganar las elecciones. Es hora de que Mariano Rajoy siga el ejemplo y lección de Don Manuel, cuando está probado que las encuestas repiten una y otra vez que él será siempre derrotado en unas elecciones. Digamos en otras palabras, que lo que necesita el P.P., es una especie de carismático Felipe González de derechas, con sobradas dotes oratorias, y capaz de arrasar en las urnas, venciendo al socialismo de Zapatero.