viernes, 30 de julio de 2010

ZAPATERO PRORROGA LA LIMOSNA DEL PARO




Hoy he sabido que el presidente Zapatero el próximo més de agosto va ha hacer la segunda prorroga del presente año referente a la ayuda de los 400 y pico euros al mes a los parados, por un término de otros 6 meses, según parece.

De los muchos y tremedos errores que el presidente ha cometido, y que nos han llevado a un país más empobrecido que nunca, esa prorroga es una de las pocas decisiones acertadas, aunque con un aprobado más bien tirando a regular.

Salvo algunas empresas bonitas y privilegiadas, entre la inmensa mayoría de las empresas españolas se ha institucionalizado como algo normal la precariedad e incertidumbre laboral, llegando a unos límites de sueldos de miseria, por lo que incluso el poco trabajo que pudiera salir en el mercado laboral, no vale la pena aceptarlo.

Si se tuviera un mínimo de dignidad por parte del presidente, esa ayuda a los parados españoles debería de acercarse como mínimo al valor del salario mínimo interprofesional vigente que se fija en 633,30 euros/mes ( o mejor sería hasta los 725,20 euros mensuales, que esto es el caso de la pensión mínima de jubilación) , y no a esa miseria de cuatrocientos y pico euros, que en comparación con las nóminas de toda la casta política y funcionarial que tienen sus sueldos completamente seguros, blindados y garantizados, son todo un insulto gravemente discriminatorio a toda esa inmensa mayoría de españoles desamparados de la remuneración mínima que necesitan para poder vivir de un modo mínimante decente. Además lo reclama en justicia el incremento del coste de la vida, reflejado en las distintas subidas de cosas de primera necesidad, así como la subida del IVA (butano, electricidad, agua, alimentos, transporte, etc..)

Con todo un mal ejemplo de despilfarro del dinero público en casi todos los sentidos, lo mínimo que debería de hacer un presidente del gobierno responsable, es dar un subsidio digno a los parados con el que poder vivir, ya que aparte de que no abunda demasiado el trabajo, tampoco vale la pena trabajar por un sueldo de miseria.

Además la ayuda del subsidio de paro hace más bien a la economía del país, que cualquier "Plan Estatal de Empleo" que siempre viene acompañado de la picaresca de la que se aprovechan los grandes capitalistas de las empresas beneficiarias, porque es dinero que al gastarse los casi cinco millones parados oficiales en sus necesidades básicas y las de sus familias, se pone en circulación e indirectamente activa el consumo, y con ello por otro lado se consigue mantener los empleos de los sectores menos afectados.

Con todo eso quiero decir, que lo inteligente y políticamente acertado, dada la gravísima situación en la que estamos, sería subir la paga del paro y prorrogarla indefinidamente hasta que de nuevo se de la ocasión de salir de la crisis y volver al pleno empleo.Esa la considero como una solución de mal menor, dado que para que se crea empleo como es debido, debería de hacerse dos cosas: 1.- reeditar las leyes del modo que favorezca a los emprendedores y a los inversores (que son los que de verdad crean los empleos, y con ello la riqueza); y 2.- Bajar progresivamente toda clase de impuestos, así como eliminar toda clase de servicios públicos innecesario (ya que esos últimos son los causantes de la lacra de los impuestos).